Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Solidaridad


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad > Derechos Humanos

Tipos de contenidos: Solidaridad

Haces compras por la Red?
Λ

Cooperante: ¿profesión de riesgo?

Las misiones en países conflictivos obligan a respetar unas normas de seguridad muy restrictivas, pero vitales

  • Autor: Por AZUCENA GARCÍA
  • Última actualización: 1 de noviembre de 2011
Imagen: Angela Sevin

Los últimos secuestros de cooperantes de Médicos Sin Fronteras, la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui de Extremadura y Mundubat, entre otros, han puesto de relieve las condiciones de inseguridad en las que en ocasiones trabajan o, cuando menos, el riesgo al que se exponen. En el primer caso, dos trabajadoras logistas permanecen capturadas desde el 13 de octubre tras un ataque ocurrido en un campamento de refugiados en Dadaab (Kenia). A consecuencia del incidente, un conductor de la organización resultó herido. Apenas diez días después, en los campos de refugiados de Tindouf, se secuestró a una cooperante de la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui, un cooperante de Mundubat y otra compañera italiana, mientras que tres cooperantes más de una ONG danesa (Grupo de Desminado Danés) se convirtieron también en rehenes en el norte de Somalia. A estos hechos se suman otros tantos, hasta un total de 53 cooperantes españoles secuestrados en 15 años. Para evitar estos casos, las Organizaciones No Gubernamentales obligan a los cooperantes a cumplir unas normas de seguridad muy restrictivas, pero que resultan vitales para su integridad.

Riesgos de los cooperantes

El pasado 13 de octubre, dos trabajadoras expatriadas de Médicos Sin Fronteras (MSF) fueron secuestradas en los campos de refugiados somalíes de Dadaab, en Kenia. Este acontecimiento llevó a la evacuación de parte del personal internacional y a la suspensión temporal de las actividades en el campo de Ifo2. Diez días después, la noche del 23 de octubre, otros tres cooperantes de Mundubat, la Asociación Extremeña de Amigos del Pueblo Saharaui y la organización italiana CCISPP resultaron apresados en los campamentos de refugiados saharauis en el suroeste de Argelia. El día 25, el Grupo de Desminado Danés (Danish Demining Group, DDG) reveló el secuestro de tres cooperantes más en el norte de Somalia.

Este tridente de episodios similares cuestiona la seguridad del personal, pero sobre todo, deja a la población que atienden huérfana de ayuda. Ninguna de las organizaciones afectadas ha realizado declaraciones tras estos hechos, para no interferir en los procesos de liberación, aunque todas han destacado la importante labor que llevan a cabo los cooperantes en terreno. MSF ha reclamado la libertad de sus compañeras, mientras que Mundubat ha agradecido "las numerosas muestras de apoyo, solidaridad y cariño recibidas por parte de particulares, y de organizaciones e instituciones diversas", y ha expresado su reconocimiento a las gestiones realizadas por las autoridades "en aras de lograr un feliz desenlace".

Peor suerte han corrido tres trabajadores de ACNUR en Kandahar (Afganistán), donde el pasado 31 de octubre un ataque organizado contra las oficinas de la organización provocó su muerte y causó heridas a otros dos trabajadores. "Esto pone de relieve el alto riesgo al que están sometidos los trabajadores humanitarios en Afganistán", señaló el Alto Comisionado, Antonio Guterres. ACNUR trabaja en Afganistán desde los años ochenta para facilitar el retorno de refugiados y prestar asistencia a los desplazados.

Protocolo de seguridad de los cooperantes

La Asociación Profesional de Cooperantes (APC) ha recordado estos días que los cooperantes son ante todo trabajadores de la cooperación en el exterior y, como tales, están "expuestos a todo tipo de riesgos, ya sean de carácter sanitario, accidental, psicológico, desastres naturales, secuestros y un largo etcétera difícil de prever de antemano". No obstante, ha reconocido que la dificultad de prevenir estos riesgos no significa que no se pueda hacer "tomando las medidas más adecuadas al respecto". Por ello, ha solicitado a los organismos implicados en la cooperación internacional para el desarrollo, tanto de carácter público como privado, "que se tomen muy en serio el establecimiento de estrictos protocolos de seguridad que prevengan los riesgos profesionales" para así asegurar que su intervención en las zonas más conflictivas "se realice en condiciones aceptables de seguridad, tanto para los cooperantes, como para los demás".

El secretario de la entidad, Alberto Gómez, recuerda que el propio Estatuto del Cooperante, en su artículo 3, recoge la necesidad de "normas de seguridad básicas en el país de destino". Sin embargo, considera que no todas las ONG (sí la mayoría) cuentan con documentos de seguridad por países. "De ahí nuestro llamamiento a todos para cumplir con esos protocolos o normas", insiste.

Cada proyecto que pone en marcha una ONG en países ajenos al de origen tiene su propio protocolo de seguridad

Cada proyecto que pone en marcha una ONG en países ajenos al de origen tiene su propio protocolo de seguridad, que se suma a las normas generales previstas para todos los países. Estas directrices son de obligado cumplimiento para todos los cooperantes, que antes de partir a su destino deben firmar un documento o carta de principios en la que confirman que conocen las normas de seguridad y se comprometen a cumplirlas. "Tanto al comienzo de la misión como a su llegada a terreno, reciben instrucciones pertinentes en materia de seguridad que deben seguir estrictamente", destacaba ya en 2007 Médicos Sin Fronteras (MSF), tras el secuestro de dos de sus expatriadas en Bossaso (Somalia).

Esta entidad trabaja de forma continua en el desarrollo de estos protocolos de seguridad y en la aceptación de la organización en los países donde actúa. Tal y como explicó tras el secuestro en Dadaab el presidente de MSF, José Antonio Bastos, cuando se registra un incidente de seguridad, en el terreno se crea un comité de crisis para gestionarlo. Según estos protocolos, se evacua al personal no esencial, mientras el staff esencial permanece para el mantenimiento de las operaciones, al tiempo que se evalúan la situación y los pasos que se seguirán.

La seguridad es un factor fundamental en cualquier misión. En ocasiones, las normas pueden resultar muy restrictivas y difíciles de cumplir, pero son vitales. La ONG con la que trabajan los cooperantes debe asegurarse de que esto sea así. Una de sus funciones es velar por la seguridad de sus empleados y estar siempre disponible para atender cualquier problema que pueda surgir durante la misión. Incluso, la persona responsable del proyecto está autorizada para retirar de su equipo a cualquier miembro que no respete las normas de seguridad.

Los cooperantes tienen prohibido conducir un vehículo y deben estar de vuelta en la casa a una hora determinada

"En general, la gente está muy protegida. Si hay la más mínima sospecha de inseguridad, se toman las medidas precisas", aseguró a Eroski Consumer la responsable del departamento de Selección de Recursos Humanos de Acción Contra el Hambre (ACH), Silvina Campanini, tras el incidente registrado en 2007. De las casi 5.500 personas que trabajaban entonces con esta ONG, la organización solo había registrado una baja en toda su trayectoria. Fue el pasado 31 de diciembre de 2007, cuando un vehículo de la ONG recibió varios disparos en Burundi. En su interior viajaban una enfermera nutricionista y una psicóloga, que falleció poco después a consecuencia de las heridas.

Para evitar incidentes como este, en general, los cooperantes tienen prohibido conducir un vehículo. Siempre debe hacerlo un conductor profesional, que conozca bien las carreteras y caminos locales. Además, tienen una hora límite de regreso a la casa de la ONG, deben llevar siempre un teléfono o radio de contacto, ir acompañados en determinadas salidas y no frecuentar ciertos lugares públicos (en algunos países, está prohibido acudir a los mercados). Cada proyecto establece también unas normas concretas de desplazamiento: cuáles son las carreteras que se deben utilizar, en qué horario y cada cuánto tiempo debe establecerse contacto con la base durante un viaje, entre otras cuestiones. En contextos extremadamente inestables, estos protocolos se revisan casi a diario.

¿Por qué se registran ataques contra los cooperantes?

Los cooperantes en terreno realizan siempre labores de ayuda a la población. Según su perfil y el tipo de proyecto, se les destina a la oficina principal de la misión, en la capital del país, o a una de sus bases, en general localizadas en regiones menos desarrolladas. Lo habitual es que vivan en una casa común de la propia organización, con largas jornadas laborales y continuos viajes para comprobar los resultados de la misión en cada comunidad. "El cooperante es un profesional con muchas inquietudes, dispuesto a renunciar a los beneficios que un trabajo estable puede ofrecerle en su país", detalla el informe "De profesión, cooperante", editado por Acción Contra el Hambre.

"Los trabajadores humanitarios son testigos incómodos de los abusos y la falta de asistencia", asegura MSF

En este contexto, cuesta entender los ataques contra cooperantes. "Atacar a todo lo que tiene que ver con la comunidad internacional tiene una repercusión. El problema es que estamos allí porque vamos a atender al pueblo y, si nos vamos, los principales perjudicados son precisamente los beneficiarios de la misión, es decir, el pueblo", lamentaba Campanini.

Según datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), solo en Darfur se registraron en 2007 más de 65 asaltos directos contra trabajadores humanitarios. "Más allá de las cifras, lo que es evidente es que la desconfianza y hostilidad hacia las organizaciones humanitarias han aumentado en los últimos tiempos", constataba también entonces una portavoz de MSF, que ese año perdió a tres miembros: la logista francesa Elsa Serfass, en un tiroteo en República Centroafricana en junio, y los trabajadores sudaneses Adam Abduljabar Arja y Hassan Abakar Abdalla, que murieron durante los combates de Muhajariya, en Darfur. "Los trabajadores humanitarios son testigos incómodos de los abusos y la falta de asistencia, pero en todos los casos, la primera víctima es la población, que queda desatendida cuando la inseguridad obliga a las organizaciones a suspender actividades", mantenía.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto