Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Tecnología


Estás en la siguiente localización: Portada > Tecnología > Internet y telecomunicaciones

Tipos de contenidos: Tecnología

¿Nos aportan los envases seguridad a los consumidores?
^

Música gratis y legal en Internet

El problema de las alternativas a los programas piratas es la escasez de oferta

Internet es, en estos momentos, la mayor y mejor discoteca del mundo. Habría que hilar muy fino para no localizar en la Red una canción, ya sea de principios de los años 30 o el último superventas que no para de sonar en la radio. La mayor oferta se encuentra en los programas de intercambio de archivos perseguidos por la industria por no respetar los derechos de autor. Pero también es posible descargar música de Internet con la conciencia tranquila, y sin abonar un euro.

Los 'piratas' buenos de Internet

Las herramientas con las que cuentan actualmente los internautas para localizar canciones en Internet son múltiples, aunque existen dos grupos claramente diferenciados: los legales y los ilegales. Entre los últimos siempre brillará con luz propia el fallecido Napster, programa que encendió la mecha de la revolución musical al permitir que 60 millones de internautas de todo el mundo intercambiaran canciones sin pagar un solo céntimo. Al grupo de los que se encuentran al margen de la ley pertenecen asimismo los actuales Kazaa, Soulseek, WinMX o páginas web como Simplemp3s.com, 21century.com o QuickMusic.

La otra alternativa, aquella que incluye a los servicios legales de música, también se puede dividir en dos: aquellos que ofrecen archivos MP3 (formato de compresión que reduce el tamaño que ocupa la música) de forma gratuita, y los que prestan el mismo servicio cobrando una cuota al mes o por tema descargado.

A priori, entre las diversas opciones existentes, la más favorable es la de los sistemas que permiten conseguir música sin atentar contra los derechos de autor y, además, no cobran dinero por ello. Pero no siempre lo más favorable es lo mejor.

Poca variedad

El primer inconveniente con el que se topa el internauta que acceda a páginas legales de música es el de la variedad. El número de canciones disponibles es ridículo comparado con la barra libre que representan las páginas piratas que, cada día con más asiduidad, pululan por la Red.

Pero este no es el mayor problema. Lo que provoca más insatisfacción en el usuario es que, por mucho que lo intente, nunca podrá acceder a buena parte de un disco si quiere respetar, al mismo tiempo, las premisas de legalidad y gratuidad. Fundamentalmente, porque los servicios legales de descarga de música gratuita fueron concebidos como un cebo para el usuario.

El método es sencillo: ofrecen un tema por disco, al internauta le gusta y compra el álbum completo. Por supuesto, todas estas páginas cuentan con el consentimiento de las discográficas y los autores, ya que previamente han adquirido las licencias de distribución de las canciones.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto