Más de 6.000 recetas con información nutricional para saber elegir la mejor

Filtrar recetas Cerrar

Croquetas de jamón y pollo

Img 138524 g
Tiempo > 2 h
Dificultad Media
Valor energético 1805 kcal
Nº de raciones 4
Temporada Invierno, Otoño, Primavera, Verano

Elaboración

Cocemos los muslos de pollo en una cazuela, cubiertos con agua junto con las verduras limpias durante 1 hora.

Una vez cocido el pollo, sacamos del caldo y lo reservamos para elaborar una sopa junto con las verduras cocidas y pasadas por el pasapurés. Quitamos la piel del pollo y cortamos la carne en trozos muy pequeños, casi desmenuzado.

Hacemos una crema muy espesa, llamada bechamel, con la mantequilla que pondremos en una cazuela para que se funda. Una vez líquida, añadimos la harina y dejamos que se cocine la harina en la mantequilla sin que coja color. Vertemos la leche caliente a la mezcla, poco a poco, y removemos de manera constante.

Mantenemos la cocción de la bechamel una vez haya comenzado a hervir durante 5 minutos sin dejar de remover.

Agregamos el pollo desmenuzado y el jamón troceado muy diminuto y ponemos a punto de sal y nuez moscada (opcional).

Al agregar el jamón, la masa nos cogerá sabor a sal (sobre todo cuando repose), por lo que tendremos en cuenta a la hora de poner el punto de sal dejando la masa bechamel un poco más sosa de la habitual.

Vertemos la masa de croquetas en una fuente tapada con papel film y agujereado para que no se endurezca la superficie y dejamos enfriar durante 2 horas en el frigorífico. Una vez enfriada la masa, cogemos porciones con una cuchara y formamos bolas ovaladas. Pasamos estas bolas por harina, luego por huevo batido y por último por el pan rallado.

Las freímos de pocas en pocas en una sartén con aceite muy caliente. Una vez fritas las sacamos a una bandeja o plato con papel de cocina para que escurran parte del aceite de la fritura y posteriormente pasamos a la bandeja o plato donde las serviremos calientes, acompañadas de una ensalada.

Semáforo nutricional

El semáforo nutricional es un sistema de colores que permite entender los valores nutricionales de una forma clara, rápida y completa.

Una ración contiene

Calorías Grasa Grasa saturada Azúcares Sal
1805 153,5g 27,9g 10,7g 1,3g
90% 219% 140% 12% 22%

* de la ingesta de referencia (IR) para un adulto

  • Baja: el 10% o menos de la ingesta de referencia
  • Media: entre el 10% y el 35% de la ingesta de referencia
  • Alta: más del 35% de la ingesta de referencia

Las recetas presentan normalmente ingredientes cuyo porcentaje sobre la Ingesta de Refencia (IR) es alto (predominan amarillos y naranjas). Estos platos están concebidos como plato principal de una comida o cena, con lo que su tamaño de ración es superior y su aporte nutricional es más elevado.

Por este motivo, las recetas tienen puntos de corte diferentes a los de los productos. Así, por ejemplo, mientras que un alimento cualquiera tendrá los nutrientes de color amarillo hasta un valor máximo del 20% de la IR, las recetas concebidas como una comida principal tendrán los nutrientes en amarillo hasta un valor máximo del 35% de la IR.

Calorías Grasa Grasa saturada Azúcares Sal
Qué es bajo por ración 200 Kcal o menos 7 g o menos 2 g o menos 9 g o menos 0,6 g o menos
Qué es medio por ración Entre 200 Kcal y 700 Kcal Entre 7 g y 25 g Entre 2 g y 7 g Entre 9 g y 32 g Entre 0,6 g y 2,1 g
Qué es alto por ración 700 Kcal o más 25 g o más 7 g o más 32 g o más 2,1 g o más
Nutrientes Cantidad Diaria Orientativa
Calorías 2.000 Kcal
Grasa 70 g
Grasa saturada 20 g
Azúcares 90 g
Sal 6 g

La Ingesta de Referencia (IR) es una guía sobre la cantidad total de calorías y de varios nutrientes que debemos ingerir al día para mantener una dieta sana. La información sobre los porcentajes de IR indica lo que supone la cantidad de nutriente de una ración respecto a la IR para ese nutriente en el día.

Los porcentajes de Ingesta de Referencia (IR) están calculados para una mujer adulta con una ingesta diaria de 2000 Kcal. Las necesidades nutricionales individuales pueden ser más altas o más bajas, en función de sexo, edad, nivel de actividad física y otros factores.

Las croquetas son entrantes muy apreciados, gustosos y fáciles de comer. Por el tipo de ingredientes que se utilizan para su elaboración (leche, harina, huevo..., además del relleno), son un plato nutritivo, aunque también muy energético, al tener que elaborarse siempre fritas. Es por esta razón que no se deben convertir en un recurso habitual de comidas y cenas, tampoco en la dieta infantil aunque guste mucho a los niños y estos las coman con agrado. Se trata de un plato bastante calórico por lo que conviene consumirlo de forma esporádica, más aun si se padece un problema de exceso de peso o se tienen niveles altos de colesterol o triglicéridos en sangre.

Enfermedades para las que está recomendada esta receta:
  • Ácido úrico y gota
  • Alergia al pescado
  • Anemia ferropenica (falta de hierro)
  • Anemia perniciosa (carencia de vitamina B12)
  • Anemia por carencia de ácido fólico
  • Diabetes mellitus
  • Estreñimiento
  • Gastritis
  • Hipertensión arterial
  • Meteorismo
  • Osteoporosis
Enfermedades para las que no está recomendada esta receta:
  • Alergia a la caseína
  • Alergia al huevo
  • Cálculos en la vesícula biliar
  • Cálculos renales
  • Hipercolesterolemia
  • Hipertrigliceridemia
  • Intolerancia a la lactosa
  • Intolerancia al gluten (celiaquía)
  • Obesidad o sobrepeso