Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bebé

Siete síntomas del embarazo anteriores al retraso menstrual

Las primeras señales del embarazo se pueden confundir con las de la regla, pero en ocasiones es posible advertirlas y realizar un test antes de que el retraso se produzca

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 18 noviembre de 2015

El cuerpo de la mujer comienza a prepararse para ser madre en el momento mismo en el que se queda embarazada. Pero no es hasta poco después cuando comienza a dar señales de que gesta una nueva vida en su interior. La más clara y notoria es, en general, el retraso de la regla. Pero ya antes se hacen presentes otras que, aunque no tan fáciles de advertir, avisan de que se ha producido la concepción. Este artículo enumera siete de esos síntomas del embarazo que se pueden notar antes del retraso menstrual: cambios en los senos, un pequeño sangrado vaginal, náuseas, más cansancio y ganas de orinar, cambios de humor y mayor sensibilidad ante olores y sabores.

Advertir el embarazo antes de que falte la regla

Imagen: CandyBoxImages

El síntoma más evidente del embarazo es el retraso de la menstruación. Sin embargo, hay otros que son menos claros pero que aparecen antes de que se perciba la falta de la regla. Son señales sutiles, que no se manifiestan todas en una misma persona (en ocasiones, de hecho, no se evidencia ninguna) y que, a menudo, pasan inadvertidos o se confunden con signos premenstruales.

A continuación se enumeran siete de los síntomas más comunes que suelen llegar antes del retraso del periodo. Los dos primeros -los cambios en los senos y el pequeño sangrado vaginal-, si bien se puede creer que son signos de la regla, son más notorios y, si se observan con atención, dan una pauta bastante clara de la existencia de un embarazo.

Los otros cinco son más parecidos a los que acompañan al periodo o más fácilmente atribuibles a factores externos. Pero si una mujer advierte que han aparecido juntos y permanecen durante varios días, quizá pueda empezar a sospechar. Para confirmarlo, puede realizar un test casero de embarazo, cuya eficacia, después de unos 12 días de producida la fecundación, es muy alta.

1. Cambios en los senos

Una de las primeras partes del cuerpo en que se notan diferencias es en los senos. Aumentan su tamaño y, sobre todo, su sensibilidad de un modo más pronunciado (y, en general, molesto) que durante la bajada de la regla. Además, las areolas se oscurecen y se forman en ellas unos pequeños bultos: son pequeñas glándulas, llamadas tubérculos de Montgomery, que comienzan ya entonces a preparar los pechos para la lactancia.

2. Pequeño sangrado

Algunas mujeres sufren un pequeño sangrado vaginal, que en ocasiones se confunde con la regla. Sin embargo, la cantidad de sangre que se pierde en este caso es mucho menor y es de un color algo diferente, rosado o amarronado. Se produce unos días después de la fecundación, como resultado de la rotura de algunos conductos sanguíneos durante el viaje del embrión desde la trompa de Falopio hasta el útero. Este sangrado es normal y no tiene ninguna consecuencia. Pero si se origina en gran cantidad o se acompaña de dolor, hay que acudir de inmediato al médico, porque podría tratarse de un aborto espontáneo u otro problema.

3. Náuseas

Este es otro de los síntomas más frecuentes de los primeros tiempos del embarazo. Es normal creer que se debe a alguna comida que haya sentado mal, u otro motivo similar, pero conviene que la mujer que sufra estas náuseas (o incluso vómitos) deba estar atenta a la posibilidad de que lleguen acompañadas de otros de estos síntomas quw se tratan en este artículo.

4. Cansancio

La sensación de mayor cansancio del habitual también es típica de las primeras semanas de la gestación. Se debe a varios factores: el aumento de la temperatura basal (la del cuerpo al despertarse, antes de levantarse y desayunar), la aceleración del ritmo cardiaco y la menor tensión arterial. Además de más cansancio, también es normal que la embarazada tenga más sueño. Al igual que las náuseas, también estas sensaciones pueden hacer pensar no en una gestación, sino en otros factores, como una mayor actividad en esos días.

5. Cambios de humor

Los cambios de humor también son frecuentes durante el embarazo. Se deben a la "revolución hormonal" que el cuerpo de la mujer experimenta a partir del mismo momento en que se produce la fecundación. Por supuesto, los estados de ánimo cambiantes -que pueden ser positivos o negativos- también se pueden atribuir a otros motivos, o incluso variar sin razón aparente. Pero la causa puede ser esta: una gestación todavía inadvertida. Esto, sumado al mayor cansancio y a las náuseas, a veces genera un malestar como el que tiene una persona cuando está a punto de constiparse o sufrir alguna enfermedad parecida.

6. Más ganas de orinar

La necesidad de ir más veces al baño también se corresponde con cambios hormonales, ya que en el cuerpo de la mujer aumenta el nivel de líquidos. Otra causa de tener más ganas de orinar (aunque esto tiene mucha mayor influencia según avanza el embarazo) es que el útero, al incrementar cada vez más su tamaño, ejerce presión contra la vejiga.

7. Mayor sensibilidad ante olores y sabores

Las hormonas, una vez más, son las responsables de que, durante la gestación, se agudicen algunos sentidos. La percepción de los olores cambia: la futura madre nota aromas que, por lo general, le pasan inadvertidos o le generan repulsión y rechazo perfumes a los que está acostumbrada. Con los sabores pasa algo parecido, y de esto se derivan los famosos "antojos", esos deseos muy pronunciados de comer algo en particular que desde siempre se atribuye a las embarazadas.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones