Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje

Pasos previos para teñir la madera

Hay que eliminar el barniz antiguo, alisar la superficie y aplicar una capa de selladora

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 11 julio de 2001
Img madera listado Imagen: Sophie

La madera se puede teñir para mejorar su aspecto. Es posible tintarla del mismo tono que el original o aprovechar para renovar el exterior. El requisito previo es, eso sí, someterla a un proceso de reparación para que el tinte agarre y se disimulen las imperfecciones.

Cuando la madera está muy deteriorada es imprescindible eliminar la pintura o el barniz antiguos. Un utensilio muy útil es la rasqueta, aunque se debe manejar con cuidado, siempre en el sentido de la veta, para no dañar la superficie. En todo caso, si se pretende dar a la madera un acabado envejecido, el tratamiento puede ser mínimo.

Siempre se debe trabajar en el sentido de la veta para no dañar la superficie

Si la superficie presenta clavos o puntas es importante retirarlos con unas tenazas. Hay que hacerlo cuidadosamente para no agrietar la zona que rodea al clavo. Si éste se encuentra muy profundo, se puede forzar la salida con pequeños golpes debajo de la cabeza. Es posible que esta operación provoque la aparición de astillas, que se retirarán con una esponja o similar.

Cubrir poros y agujeros

Además de los agujeros que quedan en la madera, en ocasiones se forman poros abiertos. El lijado de las astillas sirve para alisarlos antes de rellenar las cavidades con masilla. Existen dos posibilidades: recurrir a masilla blanca que se puede pintar o adquirir masilla coloreada.

Este producto debe sobresalir por encima del agujero para, una vez seca, lijarla. Así se consigue que quede nivelada con el resto de la superficie. Según el grado de deterioro, primero hay que emplear una lija de grano duro para eliminar irregularidades y rematar el trabajo con una lija de grano fino. El movimiento debe respetar siempre la dirección de la veta, sin presionar en exceso sobre la superficie.

Sellado

El último paso antes de teñir la madera es el sellado. Es importante sellar correctamente los nudos, lijar la madera para que quede lisa, aplicar una capa de imprimación y, una vez seca, cubrir la superficie con selladora. Este producto mejora la adherencia de la imprimación y de la capa de base, que han de ser compatibles.

Mejora la adherencia de la imprimación y de la capa de base

Para depurar el alisado y tapar todos los poros, es común lijar la madera entre capa y capa. También hay que retirar el polvo que se produzca, ya que sus partículas impiden la adherencia del resto de capas. Por último, no conviene sumergir por completo la brocha en el tinte si se quiere evitar que ésta gotee y ensucie la madera.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones