Comercio, hostelería y turismo exigen una drástica reducción en las comisiones de las tarjetas

Las patronales dicen que son demasiado altas y "están teniendo repercusiones inflacionistas"
Por mediatrader 20 de septiembre de 2002

Las grandes patronales del comercio, la hostelería y el sector turístico español han constituido una comisión intersectorial con el objetivo de lograr «una drástica reducción» de las comisiones que pagan a los bancos por las compras que los consumidores realizan con tarjetas de crédito y débito. Este conjunto de sectores, según la Confederación Española de Comercio (CEC), agrupa a más de un millón de empresas, a tres millones de trabajadores, suman el 70% del sector servicios, y generan con su actividad el 30% del Producto Interior Bruto (PIB) español.

Las patronales, que con su reclamación pueden desatar un nuevo conflicto de las tarjetas bancarias, estiman que las comisiones por el uso de tarjetas impuestas por las empresas de medios de pago y las entidades financieras son demasiado altas y «están teniendo repercusiones inflacionistas».

La primera iniciativa del grupo de presión será pedir la intervención urgente del Tribunal de Defensa de la Competencia (TDC) y recabar, en una próxima reunión, el apoyo a sus posturas del Ministerio de Economía. La comisión propondrá al TDC que traslade al mercado español la resolución que adoptó el pasado mes de julio el comisario europeo de la Competencia, Mario Monti, con respecto a las comisiones por el uso de tarjetas Visa.

Trabas a la competencia

Según CEC, Monti obligó a Visa a reducir con carácter inmediato las tasas de intercambio -las comisiones que se pagan entre sí los bancos por facilitar transacciones con tarjetas de otras entidades- y que repercuten en las empresas. CEC considera que esta medida debe suponer una inmediata reducción de las comisiones que las empresas pagan a los bancos por el uso de tarjetas.

La resolución de Monti señala que «la fijación de la tasa de intercambio entre bancos constituye una restricción a la competencia y que la misma no es siempre razonable y equitativa». Así, según CEC, la resolución obliga a que los únicos costes que los bancos trasladen a las empresas sean «los relativos al procesamiento de la transacción, la garantía de pago, y el período de financiación gratuita».

Los españoles manejan 50 millones de tarjetas bancarias, 33 millones de débito y 17 millones de crédito. Con este dinero de plástico pagan al año unos 36.466 millones de euros, lo que equivale al 11% de sus compras y adquisiciones de servicios.