Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Los concesionarios de coches temen que la campaña de Hacienda dañe sus ventas

Representantes de la patronal aseguran que «no se lava dinero negro comprando vehículos»

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: sábado 26 enero de 2002
La Agencia Tributaria se dispone a detectar hasta el último ciudadano que ha ocultado dinero al fisco y lo ha utilizado comprando bienes de lujo, como coches, barcos, viviendas u obras de arte. La acción de Hacienda ha molestado a los propietarios de concesionarios de automoción, que temen que esta inspección masiva pueda dañar sus ventas y ahuyentar a clientes ajenos a los movimientos de dinero negro. Consideran que «no se lava dinero negro comprando un coche. Deberían buscar operaciones mayores y en otros ámbitos».

Se reconoce que los empresarios dedicados a la compraventa de automóviles están muy molestos con la campaña que ha iniciado Hacienda. La Agencia Tributaria se propone perseguir, por un lado, a todos los contribuyentes que no han declarado a Hacienda parte de sus ganancias y que, ante la llegada del euro, las han lavado a través de adquisiciones de vehículos, casas o barcos.

Este anuncio asustó aún más al sector del automóvil, que considera que su actividad no es un coladero de fondos no declarados. Francisco Pellicer, presidente de la Federación Regional de Organizaciones Empresariales de Murcia (Fremm), asegura que «los que tienen dinero negro se dedican a lavarlo en grandes operaciones, por otros medios, no comprando coches con unos ahorros. Ni siquiera si se trata de dos Rolls-Royce».

El malestar del sector ante la batida de inspectores de Hacienda, que están mirando con lupa los recibos de compra y los medios de pago de las personas que han adquirido un vehículo de gama alta durante el último año, llevó a Pellicer a reunirse con el delegado de la Agencia Tributaria para quejarse de que «se fiscalice» a este actividad.

A través de un programa informático, se cotejarán las declaraciones de la renta y del patrimonio de los contribuyentes con sus compras. Si éstas son suntuosas, de acuerdo a sus posibles, podrían haberse abonado con dinero tipo B. Así, si un contribuyente sólo gana al mes 1.202 euros (200.000 pesetas) y adquiere un Mercedes de 48.080 euros (8 millones de pesetas), los inspectores indagarán cómo lo ha podido pagado.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones