Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Pianistas: salidas alternativas a la carrera tradicional

Pianistas profesionales y estudiantes se ganan la vida con trabajos temporales en restaurantes, actuaciones en eventos o componiendo para publicidad y videojuegos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 13 abril de 2008
img_pianista

Inestabilidad laboral

/imgs/2008/04/pianista.articulo.jpg

El sueño de todo pianista es tener un trabajo estable, ya sea dedicándose a componer o bien dando recitales y conciertos como solista o acompañado de otros músicos. Sin embargo, mientras llega tan ansiado día, muchos músicos profesionales y estudiantes de este instrumento tienen que ganarse la vida con trabajos temporales relacionados con la música, como tocar en restaurantes y hoteles, actuar en eventos o componer melodías publicitarias, para el cine o videojuegos.

Ser pianista y ganarse la vida como concertista no es una meta fácil de alcanzar, ya que generalmente no hay continuidad ni estabilidad laboral, según asegura el pianista Tomás Guerra Julià. Muchos de estos profesionales, que invierten una media de 14 años en estudiar la carrera de Solfeo y Piano, terminan como profesores en alguna escuela o conservatorio, porque es un trabajo más estable y, sobre todo, porque ser concertista exclusivamente es muy difícil. Algunos, para dar salida a sus dotes interpretativas, combinan su labor docente con trabajos como tocar en restaurantes o ceremonias, como explica Marina Alcolea, integrante de “Eufonía”, un dúo de violín y piano creado para actuar en eventos, quien asegura que poder vivir tan sólo de tocar es lo ideal, “aunque sea de pianista de hotel o restaurante”. Pero se trata de una profesión más arriesgada que la de profesor, porque “es casi imposible lograr que a un pianista de hotel lo hagan fijo”.

En lugares como Barcelona o Madrid, un pianista puede llegar a cobrar 200 euros por un par de horas de actuación

Los precios de sus actuaciones son sugeridos siempre por el propio artista, aunque están sujetos a lo que dicta el mercado y varían en función de la ciudad donde se ofrezca el trabajo. En lugares como Barcelona o Madrid, un pianista puede llegar a cobrar 200 euros por un par de horas de actuación, pero en otras zonas los honorarios oscilan entre 90 y 150 euros. Cuando el músico desea tener continuidad en un restaurante u hotel, suele pedir menos dinero por su trabajo, pero si le interesa tocar puntualmente puede solicitar más dinero y arriesgarse a que lo acepten o no, como asegura Guerra Julià. Respecto a sus deberes para con el fisco, los pianistas pagan sus impuestos bajo el régimen de artistas, lo que les permite no verse obligados a cotizar Seguridad Social. A veces -según indica el músico- se encuentran contratos por “obra o servicio”, pero son raras las ocasiones en las que se les ofrece un trabajo estable.

Paginación dentro de este contenido


RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones