Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Mascotas > Perros > Cuestiones legales

Peligros de comprar un perro a un particular

Pagar pedigrís falsos o comprar animales enfermos son algunos de los riesgos que conlleva la adquisición de canes en centros no autorizados

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 10 enero de 2013

Comprar un perro a un particular implica peligros que conviene conocer, con el fin de evitarlos. Tras un negocio de compraventa particular de animales hay riesgos, entre ellos, la posible sobreexplotación de los canes para la cría. Además, el cliente puede pagar una cantidad de dinero desorbitada por un pedigrí que no es tal. Este artículo explica cuáles son los riesgos de comprar un animal a un particular y las pautas para evitarlos.

Imagen: Bev Lloyd-Roberts

1. El riesgo sanitario de adquirir un perro a través de un particular

Comprar un perro a un particular implica riesgos. Según Matilde Cubillo, gerente del Centro integral de acogida de animales de la Comunidad de Madrid, "las personas que adquieren un perro por esta vía pueden comprar un cachorro lleno de parásitos, enfermo de moquillo, e incluso, malnutrido".

Los cachorros caninos necesitan cuidados específicos, como desparasitaciones, vacunas y revisiones a partir de determinadas edades. No tener en cuenta estos cuidados implica que la salud del cachorro puede verse afectada.

Comprar un perro a un particular tiene más riesgos que hacerlo a un criador profesional autorizado

La compra de un animal a un particular no garantiza que haya recibido los cuidados sanitarios adecuados. Al no ser una actividad comercial reconocida, no se le exigen los mismos requisitos que a un criador profesional o a un establecimiento autorizado de venta de animales. En España hay más de 5.000 comercios especializados en animales de compañía, según la Asociación del Sector del Animal de Compañía.

Los negocios autorizados de compraventa de animales están en la obligación de cumplir ciertos requisitos, como unas correctas condiciones higiénico-sanitarias para los animales que albergan. Los particulares que crían perros en su casa pueden obviar esta premisa porque no están sometidos a los controles de los establecimientos y negocios autorizados de animales.

2. Imposible reclamar si surgen problemas con el perro

Imagen: brianabaud

Sin factura por la compra del animal no hay posibilidad de reclamación, en caso de que sea necesaria. El perro puede estar enfermo e, incluso, morir días después de su compra debido a determinadas patologías. "¿Cómo reclamar si el particular no figura como dueño de un negocio o actividad legal?", se pregunta Cubillo.

La compra de un animal en un establecimiento autorizado suele implicar una garantía de 15 días. Durante este periodo, si el animal enferma o muere, el comprador puede reclamar una compensación económica. Sin embargo, según Cubillo, "hay enfermedades latentes que se manifiestan pasados los 15 días de la compra del perro y, para entonces, también es complicado reclamar en el establecimiento".

3. Contribuir a la compraventa de animales sobreexplotados

Algunos criadores sobreexplotan a las hembras para tener más cachorros

Algunos animales comprados sin garantía proceden de una cría intensiva que implica la sobreexplotación de las hembras de perro. "Hay cachorros que, incluso, mueren durante el viaje", asegura Antonio Zorrilla, presidente de la Federación de Asociaciones para el Fomento y Conservación de las Razas Caninas.

"Los clientes de estas personas contribuyen de manera inconsciente al mantenimiento de este maltrato, ya que no tienen en cuenta su bienestar", añade Cubillo.

4. Pagar por un pedigrí falso al comprar un perro a un particular

Los fraudes en la compraventa de perros con una supuesta raza y un pedigrí determinados "no son extraños", asegura Zorrila. La forma de evitar estafas es "solicitar una prueba de ADN para determinar quiénes son los padres del perro", advierte Zorrilla.

En cualquier caso, la compra no frena el abandono de animales en España. La adopción de un perro es una opción solidaria y necesaria, si se tiene en cuenta que en España se recogen cerca de 110.000 perros abandonados cada año.

En España, miles de canes estás disponibles para la adopción

"Es absurdo comprar un perro cuando en España tenemos superpoblación de animales en los albergues a la espera de ser adoptados", concluye Cristina García, presidenta de la asociación Galgos Sin Fronteras.

Pautas para evitar riesgos al comprar un perro

  • Acudir al club de la raza del perro que se pretende comprar.

  • Visitar al criador del can que se desea adquirir.

  • Analizar las instalaciones donde vive la camada y sus condiciones higiénico-sanitarias. Es la manera de averiguar si el criador es profesional y responsable con los animales que cría y vende.

  • Conocer los orígenes (padres) del can es recomendable para comprobar su procedencia.

  • Solicitar una prueba de ADN para comprobar el origen y salir de dudas sobre su pedigrí.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones