Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

El calentamiento global dificulta la recuperación de los ríos que sufren los efectos de la lluvia ácida

Investigadores británicos han logrado atraer a los arroyos galeses a sólo cuatro de los 29 tipos de insectos previstos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 7 diciembre de 2008
La Universidad de Cardiff (Reino Unido) ha desarrollado un estudio que demuestra que el cambio climático está dificultando la recuperación a largo plazo de los ríos que padecen los efectos de la lluvia ácida, según informó el Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC). Publicado en "Journal of Applied Ecology", este trabajo abarca 25 años en los que se ha comprobado el déficit de recuperación biológica de las especies que habitan en estos ríos. Los investigadores evaluaron el número y la variedad de insectos presentes en los arroyos cada año a partir de una muestra de 14 corrientes de agua del entorno de Llyn Brianne, en la región central de Gales. Además de medir las concentraciones de ácido y otros aspectos de la química de la corriente, los científicos documentaron la variación climática, registrándose en concreto unos inviernos más cálidos y húmedos.

Una menor acidez media de las aguas gracias al descenso en los niveles de lluvia ácida propiciaría una vuelta de 29 especies de insectos a los arroyos galeses más salubres, según las previsiones de los investigadores. Sin embargo, los trabajos revelaron un gran déficit de recuperación biológica, con tan sólo cuatro nuevas especies de insectos en los ríos en recuperación incluidos en la muestra.

"Desde la década de 1970 se han realizado enormes esfuerzos para limpiar las fuentes de emisión de lluvia ácida y nuestra investigación refleja que los ríos van en la buena dirección", explicó Steve Ormerod, director del proyecto desde sus inicios en la década de 1980. Sin embargo, los resultados obtenidos apoyan la hipótesis de que las condiciones ácidas durante las tormentas matan a los animales sensibles, añadió. "En los últimos inviernos más húmedos, los arroyos de montaña se han acidificado lo suficiente como para contrarrestar hasta el 40% de las mejorías de los últimos 25 años: los efectos climáticos han dado al traste con buena parte de nuestros esfuerzos", señaló Ormerod.

"Cada vez hay más pruebas de que algunos de los peores efectos del cambio climático sobre los hábitats naturales se deben a su interacción con factores previos de estrés al medio; en este caso, la lluvia ácida", apuntó Isabelle Durance, coautora del artículo publicado ahora.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones