Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Naciones Unidas insta a terminar con la segregación entre los ricos y los pobres del planeta

La Cumbre de Johannesburgo comenzó ayer con mejores pronósticos para un acuerdo final

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 27 agosto de 2002
El secretario general de la Cumbre de Johannesburgo, Nitin Desai, reclamó ayer durante la apertura de las sesiones el fin del "apartheid" que divide el mundo entre ricos y pobres. Este llamamiento y las demandas de un desarrollo sostenible y respetuoso con el medio ambiente presidieron este lunes el arranque de diez días de debates entre las delegaciones e invitados de casi 190 naciones, con mejores expectativas de acuerdo final que en las jornadas previas.

"El mundo debe mostrar la misma solidaridad en la lucha contra esta discriminación (entre ricos y pobres) que la que mostró en la lucha contra el apartheid racista en Sudáfrica", explicó Desai. Es imprescindible acabar -dijo- con esa brecha que separa "a los que tienen acceso al agua potable y los que no la tienen, los que tienen acceso a la energía y los que no". Más de 800 millones de personas malviven en el mundo con menos de un dólar al día, 2.000 millones carecen de energía y casi una cuarta parte de la población mundial no dispone de agua saneada para consumo básico.

A esta realidad abrumadora se refirió también Thabo Mbeki, presidente de Sudáfrica. El sucesor de Nelson Mandela dio la bienvenida a los delegados presentes en la inauguración -más de 50.000 pasarán por la sede de la Cumbre hasta su clausura, el día 4- y pidió a los gobiernos convocados a esta cita de Naciones Unidas el paso inmediato de las palabras a los hechos.

Si la Cumbre de Río (1992) ha pasado a la historia como la de las promesas incumplidas, ésta debe ser -señaló- la que fije acuerdos vinculantes, con calendarios de actuación, presupuestos y mecanismos de control para el cumplimiento de los objetivos marcados en los principales puntos de la agenda: agua, salud, energía, agricultura, pobreza, medio ambiente y comercio mundial.

Después de dos días de intensas negociaciones previas, representantes de la Unión Europea (UE), se mostraban ayer más optimistas sobre las posibilidades de un buen acuerdo final, tanto los de nivel 1 -que obligan a los Gobiernos que los asuman y quedan fijados como meta para la comunidad internacional-, como los de nivel 2, con un sesgo más voluntarista y menor concreción en metas y recursos en juego.

"La atmósfera es muy constructiva", explicaba Carsten Staur, responsable de la presidencia danesa de los Quince, que daba cuenta de avances serios sobre cuestiones como la financiación, globalización y comercio. Este arranque prometedor no oculta, sin embargo, que "queda mucho trabajo por hacer", en palabras de Catherine Day, directora general de Medio Ambiente de la Comisión Europea. "La manera de mostrar una voluntad real es fijar objetivos cuantificables, calendarios de aplicación y mecanismos de control", apuntó.

Nadie oculta, sin embargo, que el desinterés de EE.UU. amenaza cada uno de los debates de la Cumbre. Durante una reciente conferencia en Washington, el secretario de Estado y titular de la delegación estadounidense en ausencia de George Bush, Colin Powell, indicó que Estados Unidos acudiría con tres mensajes básicos: que EE.UU. se compromete a apoyar el desarrollo sostenible; que éste último debe comenzar internamente mediante la aplicación de políticas adecuadas por parte de los países en vías de desarrollo; y que los gobiernos, la sociedad civil y el sector privado deben trabajar conjuntamente para movilizar los recursos necesarios.

En Johannesburgo está previsto que Estados Unidos se rija por el texto adoptado en la Cumbre sobre Financiación al Desarrollo de Monterrey (México) del pasado marzo, y defienda la filosofía de libre mercado, argumentando que los mercados abiertos aseguran por sí mismos un crecimiento económico sostenible.

A la espera del desarrollo de las discusiones y de que la llegada de las delegaciones oficiales de los gobiernos participantes para el tramo de alto nivel de la Cumbre, del 2 al 4 de septiembre, Naciones Unidas aprobó ayer más de 200 proyectos para el desarrollo sostenible en los ámbitos local, regional e internacional que anunciará en las próximas jornadas.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones