Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente

Olas de frío

Los meteorólogos aseguran que su formación puede obedecer al cambio climático

El Instituto Nacional de Meteorología advierte de la bajada de temperaturas en nuestro país en los próximos días. Una situación que no sorprende a nadie después de las duras temperaturas que se registraron en toda Europa y en España el pasado invierno con la ola de frío polar y siberiano. ¿Cómo se forma este fenómeno? ¿Qué medidas conviene tomar ante su llegada? Las olas de frío son masas de aire ártico o siberiano que afectan a amplias extensiones geográficas y se caracterizan por presentar unas temperaturas extremadamente bajas, hielo y precipitaciones de nieve. Los meteorólogos aseguran que su formación puede obedecer al cambio climático que parece afectar al planeta en los últimos años y que la ola de frío puede llegar a ser tan fuerte que es capaz de dejar un tiempo helador incluso en aquellas zonas acostumbradas a inviernos cálidos. En estas situaciones conviene tener muy presente una serie de advertencias para no quedar aislado en la carretera, ni helado en la propia vivienda ante la congelación de las tuberías.

Enero y febrero, los meses más proclives

El pasado invierno sorprendió a más de uno por las bajas temperaturas que se registraron en toda Europa y en España, llegando incluso a los 15 grados bajo cero en la meseta central. Entonces, una ola de frío polar y siberiano atravesó todo el territorio y dejó imágenes desconocidas hasta ese momento, con temperaturas que incluso en las zonas más cálidas de la costa española bajaron los termómetros varios grados bajo cero. Este año la situación se repite y el Instituto Nacional de Meteorología (INM) ya ha advertido de que el fin de semana un temporal de lluvias, nieve y viento azotará la península.

Ni siquiera las islas se salvarán de sus efectos y tanto la península como las Baleares se verán afectadas por la interacción de dos perturbaciones. “Por un lado -alerta el Instituo Nacional de Meteorología-, se presentará una profunda borrasca proveniente del continente europeo, que provocará la entrada de aire frío en niveles bajos, y por otro, una borrasca que se va a situar inicialmente en el golfo de Cádiz y que enviará aire húmedo sobre la península”. Como consecuencia de esta situación, las lluvias serán fuertes en el suroeste para desplazarse después hacia el nordeste. Además, la entrada de aire frío desde el norte producirá nevadas en cotas muy bajas, que en la zona del Cantábrico podrán llegar al nivel del mar, y la costa mediterránea registrará precipitaciones fuertes.

/imgs/2006/12/frio1.jpg

Según el Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante, todas estas características definen lo que se conoce como “ola de frío”, caracterizada por el ambiente helador, con registros térmicos exiguos y que puede llegar acompañada, en ocasiones, de nevadas copiosas. En términos científicos, este centro universitario enmarca estos fenómenos dentro de un proceso mediante el cual llegan masas de aire frías, que es el mecanismo meteorológico que las genera. Dentro del hemisferio norte, en Europa y Estados Unidos, especialmente, este fenómeno climático tiene su época principal de riesgo entre los meses de noviembre y marzo, con especial relevancia en enero y febrero. En este sentido, el Laboratorio de Climatología señala que masas polares, siberianas y árticas alcanzan valores térmicos mínimos en sus manantiales. Estos registros se mantienen, en gran medida, en su desplazamiento hacia latitudes templadas.

Con ello, amplios territorios quedan bajo los efectos de las vaguadas instaladas en las capas altas de la troposfera y ocasionan graves daños en la actividad agraria y humana al provocar las bajísimas temperaturas destrozos en cultivos de temporada por congelación. Pero, ¿por qué sucede? Paradójicamente, la virulencia de las últimas olas de frío podría estar relacionada con el proceso de calentamiento en el que parece está inmersa la Tierra. Por lo tanto, la explicación a esta situación habría que buscarla en los cambios que ocurren en el extremo norte del planeta.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones