Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud y psicología > Problemas de salud

Síndrome de las piernas inquietas

El desconocimiento que existe sobre esta enfermedad genera diagnósticos erróneos

Mover las piernas, el único alivio

El cuadro característico de las piernas inquietas es una sensación molesta en la parte más baja de las piernas y que los pacientes describen como calor, dolor, pinchazo, hormigueo o inquietud. En términos médicos se habla de parestesias (sensaciones anormales) y disestesias (sensaciones molestas o dolorosas) que ocurren, por lo general, cuando las extremidades se hallan en reposo, es decir, en las horas de sueño o de descanso.

El único alivio que los individuos encuentran ante este padecimiento neurológico es mover las piernas, provocando así alteraciones del sueño que normalmente derivan en insomnio. Además, el movimiento sólo alivia las molestias, pero no las elimina del todo. En algunos casos, inclusive, las sensaciones suelen aparecer cuando ya se está en un estado profundo de somnolencia. Y en ocasiones también se pueden desarrollar en periodos de inactividad, como por ejemplo mientras se está en el teatro, en el cine o viajando en coche.

El síndrome de las piernas inquietas, según explica el doctor Diego García-Borreguero, especialista de la Unidad del Sueño de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, se sigue considerando como una enfermedad rara pese a que tal valoración es errónea. De hecho, en algunas bases de datos este trastorno figura entre el grupo de las enfermedades menos frecuentes, si bien entre un 5% y un 10% de la población de los países occidentales la padece. Un 2%, dice el doctor García-Borreguero, presenta un cuadro severo.

Desde la Federación Española de Asociaciones de Enfermedades Raras (FEDER), una portavoz incide también en el hecho de que esta enfermedad se considera rara por el gran desconocimiento que de ella existe. En esta organización, sólo seis personas están registradas con este trastorno. Ello se debe, dice la portavoz, a que en ocasiones el síndrome no altera demasiado la vida de los pacientes y a que estos acaban acostumbrándose a vivir con el dolor y las molestias.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones