Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad

La desnutrición infantil costó a Centroamérica y República Dominicana 6.700 millones de dólares en 2004, según un estudio

Los países más perjudicados fueron Guatemala, El Salvador y Honduras

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 4 junio de 2007

Los que mayores perjuicios registraron por la mala alimentación de sus menores en 2004 fueron Guatemala, con 3.128 millones, El Salvador (1.175 millones) y Honduras, (780 millones). Ello se debe, según el informe elaborado por el Programa Mundial de Alimentos (PAM) de la ONU y la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), a "la desnutrición prevalente en las últimas seis décadas". A continuación se sitúan República Dominicana, con más de 671 millones, y muy por detrás están Panamá (321 millones), Costa Rica (317,6 millones) y Nicaragua (264,3 millones). En relación al PIB, las pérdidas en Guatemala y Honduras superan el 10% mientras que en Costa Rica o Panamá llegan al 2%.

El estudio se basa para obtener estas cifras en los efectos de la desnutrición en la salud, la educación y la productividad. Así, el 90% de las pérdidas económicas son causadas por una mayor incidencia de la mortalidad como resultado de enfermedades relacionadas con la desnutrición, así como con los bajos niveles de educación. Más de 24.000 niños murieron en los países estudiados en 2004 por el hambre, de los cuales la mitad se registraron en Guatemala. En la región hay 880.000 niños con bajo peso que representan el 14% de los menores de 5 años.

Además estas cifras son "conservadoras", tanto en lo que respecta a las consecuencias económicas del hambre como al costo futuro que tendrá la continuidad de este problema, según los autores, que aseguran que luchar contra el hambre "es un buen negocio para todos".

Las causas de la desnutrición hay que buscarlas en la situación medioambiental, son socio-culturales-económicas (asociadas a los problemas de pobreza e inequidad) y político-institucionales, según las citadas fuentes. A pesar de ello, "la culpa por los actuales niveles de desnutrición no recae sobre los actuales gobiernos sino en décadas acumuladas de inacción", precisaron.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto