Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Ideas y consejos

Safaris

Antes de realizar un safari es aconsejable contratar un seguro de viaje internacional y tomar medidas preventivas de vacunación

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 23 agosto de 2006
img_safarip

En los últimos años, el continente africano ha pasado a formar parte de los destinos predilectos de los viajeros más intrépidos. Según el Instituto de Estudios Turísticos, los españoles viajan a África un 8% más que hace cinco años. En su mayoría, se trata de safaris fotográficos en los que el turista es transportado en vehículos todoterreno por reservas o parques naturales. Los safaris de caza son muy puntuales. Por esta razón, desde las agencias de viajes se asegura que el turista apenas corre peligro, aunque es recomendable contratar un seguro de viaje internacional, que ronda los 100 euros y amplía la cobertura del que se contrata con la propia agencia. Antes de partir, también es necesario contar con la documentación exigida por cada país, tomar las medidas preventivas de vacunación y guardar en la maleta la ropa más adecuada. Se considera que un europeo tarda tres semanas en aclimatarse al calor de la sabana africana.

'Síndrome memorias de África'

Durante siglos, el término safari, que significa “viaje” en una antigua lengua africana, estuvo asociado a rifles, temor y parajes desconocidos y amenazantes. Poco a poco, según el colonialismo descifraba los retos de este nuevo continente, el miedo dejó paso a un cierto elitismo, que relacionaba el uniforme de explorador con las familias pudientes de la aristocracia europea. Hoy, en plena era del turismo de masas, los safaris son contratados por todo tipo de viajeros y los temores de estos se centran, sobre todo, en asegurar el aprovechamiento de una inversión elevada y conocer las claves para escoger el itinerario que mejor se ajuste a la personalidad y gustos del futuro explorador. Para el experimentado viajero de la agencia Agama, Toni Nogales -que ha realizado varios viajes de este tipo- quien se decide a contratar uno de estos viajes experimenta una especie de ‘Síndrome memorias de África’, tal y como él ha bautizado. “Es indudable que todos queremos sentirnos un poco como la intrépida doctora de la película ‘Gorilas en la niebla’, pero viajamos a algo más que un decorado, donde los animales saben poco de los altos precios de entrada a los parques naturales africanos. Un safari fotográfico es como una cacería ecológica y fascinante… Y todo cazador sabe que los mejores trofeos van destinados a premiar la paciencia y el temple”, comenta.

/imgs/2006/09/safari1.jpg

África es uno de los destinos más demandados por este tipo de viajeros. Sólo en el Cráter del Nrongoro, en Tanzania, cabe la ciudad de París. Las tierras del Kilimanjaro y el Serengueti acogen la mayor diversidad natural del planeta; mientras que en las playas de Senegal se observan día a día los usos milenarios de sus pescadores. Este placer para los sentidos ha convertido al continente africano en un destino turístico puntero, cuya popularidad ha conseguido reducir el precio de las expediciones y aumentar un 8%, en los últimos cinco años, el número de españoles que viajan a África, según datos del Instituto de Estudios Turísticos. La mayoría de los turistas confía en las agencias a la hora de contratar un safari, una moda relacionada con el gusto general por el exotismo que, sin embargo, no debe nublar las precauciones y las peculiaridades que exige cualquier visita a un continente que es casi un mundo nuevo.

Una vez que Miguel Heredero llegó a Tanzania, se dio cuenta de que nada era como había previsto en los cinco meses que tardó en decidirse a contratar un safari. Los recorridos en todoterreno estaban plagados de baches tan profundos como socavones y el tiempo parecía detenerse al contemplar, bajo un sol de justicia, el lento caminar de un león. “Todos los estereotipos que traía de Madrid se difuminaron y me impacienté terriblemente. Creí que había perdido el tiempo y sobre todo el dinero, casi 3.000 euros ahorrados poco a poco en varios años de trabajo, en un viaje más indicado para amantes incondicionales de la fauna salvaje que para viajeros intrépidos deseosos de nuevas aventuras”, explica Heredero.

La mayoría de expertos en safaris coincide en que la distancia entre la fascinación y la frustración es muy corta en el continente africano si el viajero no es capaz de adaptarse a la mentalidad del país. “Las agencias se esfuerzan por conseguir una transición lo más suave posible entre el continente europeo, donde todo está bajo control, y el africano, donde la incertidumbre sigue siendo la norma. Sin embargo, no se pueden prever incidencias como que el generador de electricidad del lodge, el bungalow donde se alojan los turistas, se estropee y tarde días en arreglarse, lo que obliga a todos los viajeros a ducharse con agua fría”, comenta Alex Póo, encargado de organizar las expediciones para la agencia catalana Tuareg Viatges.

Tampoco se puede luchar con la distinta concepción del tiempo entre dos mundos que tienen sus propias reglas y prioridades. “Para un guía local o un empleado de un lodge, un retraso de media hora en el desayuno puede ser la norma o, incluso, todo un éxito de gestión. Para un europeo puede significar, sin embargo, empezar el día de mal humor y con los nervios crispados”, reflexiona Nogales, para quien aceptar todas estas situaciones supone, en realidad “amar a África”: “Irritarse por las molestias de su vida salvaje y, sin embargo, descubrir la satisfacción que deja en cada persona enfrentarse por primera vez con uno mismo lejos de la calefacción, el aire acondicionado y la ropa planchada. Hay personas que llegan a un safari con un ropero digno de una estrella del rock y luego terminan repitiendo vestimenta sin darle la menor importancia”. Puede que, al final, ésa sea la esencia de un safari: descubrir que todos los estereotipos formados sobre un continente no le hacen justicia a la enorme libertad que se puede sentir dentro de sus fronteras.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones