Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Bebé

Secciones dentro de este canal: Bebé


Estás en la siguiente localización: Portada > Bebé > Embarazo > Perder el bebé

Tipos de contenidos: Bebé

¿Nos aportan los envases seguridad a los consumidores?
^

¿En qué etapa te encuentras?

Embarazo: Síntomas

¿Qué son los bebés arco iris?

Los bebés arco iris nacen después de la pérdida de un hijo para llenar de luz las vidas de sus padres

Imagen: Andrey_Kuzmin

Los bebés arco iris llegan después de la pérdida de un hijo, por un aborto natural o porque el pequeño muere poco después de nacer. Son niños que vienen al mundo después de un duelo y de un embarazo que, por lo general, se vive con miedo y ansiedad, pero que iluminan las vidas de sus padres, tal como el arco iris embellece el cielo tras una tormenta. Este artículo ofrece detalles acerca de los bebés arco iris, de los miedos del embarazo después de una pérdida gestacional o perinatal y de la importancia de acompañar y respetar a los padres de bebés arco iris.

Bebés arco iris, la luz después de la tormenta

Se llaman bebés arco iris a los que nacen tras la pérdida de un hijo anterior, es decir, después de una muerte gestacional o perinatal. El nombre procede de la imagen tan bonita que se ve en el cielo después de la lluvia o la tormenta, en clara alusión a lo bueno de la llegada de estos niños después de la tristeza que representa para cualquier persona o familia que la vida de un bebé quede trunca.

Según datos de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, entre el 10% y 20% de las gestaciones resultan fallidas y acaban en un aborto espontáneo. Las personas que pierden a sus hijos de esta manera deben atravesar una etapa de duelo, durante la que es importante afrontar y sobrellevar sentimientos como el enfado, la culpa, la depresión y la ansiedad. La pregunta "¿por qué a mí, por qué a nosotros?" no encuentra respuesta, y es el tiempo el que ayuda a aliviar las heridas, hasta que llega un momento en que la mujer o la pareja deciden buscar otro embarazo.

Según un estudio reciente realizado en Escocia, cuando una mujer queda de nuevo en estado antes de que se cumplan seis meses de un aborto natural, el riesgo de volver a sufrir otra pérdida es un 33% más bajo que si se deja pasar más tiempo, sobre todo si transcurren más de dos años. Sin embargo, la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es dejar pasar al menos un semestre desde un aborto natural, para que la mujer y su pareja tengan el tiempo mínimo para atravesar el duelo y cuenten con la solidez emocional necesaria.

Los miedos del embarazo después de una pérdida

"El marco de referencia de los padres para su siguiente embarazo es su experiencia anterior", se explica en la 'Guía para la atención a la muerte perinatal o neonatal', editada por las asociaciones El Parto es Nuestro y Umamanita. "Estos padres han perdido la inocencia. La probabilidad estadística les ha traicionado y, cuando se ha producido una muerte, viven con constante ansiedad pensando que la muerte puede golpearles de nuevo", se señala en el documento.

Y es un miedo inevitable. Pero entonces, ¿cómo se llega al bebé arco iris?, pregunta la doula y mamá bloguera Cheli Blasco en un artículo publicado en Mirar al cielo, una web dedicada a las pérdidas gestacionales y perinatales. Y se responde que quizás el temor no es a que algo salga mal durante la nueva gestación ("ya me pasó lo peor que me podía pasar, no le tengo miedo a nada"), sino a otra cosa: "A que termine de desaparecer el hijo muerto. Miedo a que la gloria del embarazo borre la memoria. Que borre el amor".

Cuando la gestación se produce, las madres que han perdido a su pequeño "tienen miedo a vincularse con su hijo antes de nacer", apunta Pepa Calero, psicóloga, matrona y también autora de un blog sobre maternidad. Es un temor "a cantarle, a tocarlo, a hablarle, a imaginarlo, a imaginarse con él, incluso a encariñarse", un miedo que solo es "una forma más de protegerse contra la incertidumbre de lo venidero". Calero cita a Denise Côté-Arsenault y Robin Marshall, dos investigadores estadounidenses según los cuales el embarazo después de una pérdida se vive "con un pie dentro y el otro fuera".

Acompañar y respetar a los padres de bebés arco iris

Los bebés arco iris llegan para iluminar la vida de sus padres, pero bajo ningún concepto se puede pensar que su presencia reemplaza la del niño fallecido. La "tormenta" de la pérdida, en realidad, no acaba nunca. "Si con cada hijo se multiplica nuestra capacidad de amar, cuando un hijo se va deja en el corazón un hueco imposible de llenar", explica Eloísa López, realizadora del blog Una maternidad diferente, asesora de lactancia y madre de un bebé arco iris. Reconoce que el niño no viene para llenar ningún espacio vacío, "sino a hacer más grande aún a nuestro corazón, a enseñarnos nuevas formas de amar y de vibrar, a reconciliarnos con nuestro cuerpo y nuestro útero".

En este sentido, es fundamental que las personas que estén cerca de la mujer -y de su pareja- que afronta un embarazo después de una pérdida sean cuidadosas con los comentarios. A veces, con la mejor intención, se dice alguna frase para animar o consolar y el resultado es justo el opuesto al deseado. "La experiencia del dolor por la pérdida de un hijo no es algo que se pueda contar ni, mucho menos, comprender -explica Pepa Calero-. Lo mejor que podemos hacer es acompañar y, sobre todo, respetar". Como detalla Sara Jort, miembro de la Asociación Española de Psicología Perinatal (AEPP), una gestación después de una pérdida "supone más desgaste físico y emocional que el habitual". Pero cuando el nuevo bebé llega, llena de luz las vidas de sus padres.

Como una forma de animar a las mujeres y parejas que han sufrido pérdidas gestacionales y perinatales, se han realizado varias producciones fotográficas con bebés arco iris que luego se ven a través de las redes sociales. Algunas de ellas son las compartidas en Facebook por las fotógrafas rusas Natalia Karpovovy y Elena Gannenko o las del estudio Shutter Darling, con sede en Estados Unidos. Los colores del arco iris predominan y, sin duda, dan esperanza a quienes la necesitan.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto