Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Albañilería y fontanería

Tipos de contenidos: Bricolaje

Despilfarro de escuela de alimentaci�n
Λ

Paredes y suelos bien nivelados

El nivel de burbuja y la plomada determinan la verticalidad y horizontalidad de cualquier superficie

Dejar paredes y suelos lisos en una obra puede ser una tarea complicada. Se necesita gran precisión para conseguir la verticalidad u horizontalidad de una superficie. Por ello, existen diversas herramientas que facilitan este trabajo. Las más utilizadas son el nivel de burbuja y la plomada.

Nivel de burbuja

Imagen: Nik

El nivel de burbuja se utiliza, sobre todo, en trabajos de albañilería y carpintería. Al alicatar o alisar una pared, permite comprobar que ésta queda sin irregularidades. Asimismo, al colocar un plato de ducha detecta si el suelo está nivelado, mientras que al instalar una puerta sirve para asegurar que las jambas coinciden en la misma posición y, por lo tanto, la puerta cerrará correctamente.

Esta herramienta indica el nivel gracias a un tubo transparente que contiene líquido y una burbuja de aire en su interior. Cuando esa burbuja se encuentra en el centro de dos marcas realizadas en el tubo previamente, se considera que la superficie está nivelada. Los niveles de burbuja más habituales están fabricados en madera, aluminio o plástico, con forma alargada y estrecha.

Plomada

La plomada imita a un péndulo y sirve para comprobar la verticalidad de una obra

La plomada es un instrumento que consta, básicamente, de un hilo o cordón y un peso de metal. Imita a un péndulo y sirve para comprobar la verticalidad de una obra, cada vez que el peso cae y tensa el hilo. Es, en general, un accesorio ligero, pero muy resistente a caídas y golpes, ya que está compuesto por un hilo de nylon y una estructura de aluminio.

Para utilizar correctamente la plomada, hay que apoyarla en una superficie, dejar caer la pesa y comprobar en el cordón si la pared está o no inclinada. Algunos modelos incorporan un sistema de rebobinado automático y bloqueo de hilo, que se puede pintar con tiza para marcar la verticalidad en la pared.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto