Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Plato de ducha o bañera

La decisión de instalar una bañera o un plato de ducha depende del presupuesto y de los metros cuadrados del baño, aunque también de las necesidades de cada familia

El plato de ducha parece estar ganando terreno a costa de la tradicional bañera. Más comodidad, necesidad de contar con menos espacio... Pero la decisión de instalar en el cuarto de baño un plato de ducha o una bañera depende, además, de las necesidades de quienes habitan la casa. Si la familia está compuesta por personas con movilidad reducida, lo más recomendable es optar por la ducha, ya que facilitará el desplazamiento dentro de la zona del aseo. En cambio, si hay niños pequeños en el núcleo familiar, es aconsejable la elección de una bañera. Precios y metros cuadrados son también determinantes para decantarse por una u otra opción. Mientras que las bañeras se pueden encontrar a partir de 300 euros -pueden alcanzar un coste de hasta 2.000 euros-, los platos de ducha parten de 120 euros y hay una gran variedad de modelos, tamaños y calidades. Con respecto a su funcionalidad, las duchas ocupan menos espacio que las bañeras, son más económicas y fáciles de limpiar, además de reducir el consumo de agua.

Bañeras: modelos y costes

Las bañeras cada vez se fabrican con mayor cantidad de servicios. Las hay con hidromasaje, radio y hasta teléfono. Las formas actuales dejan ver diseños redondos, ovalados, rectangulares, triangulares y con curvas. Pero además, se fabrican con materiales más ligeros que los de antaño y proporcionan al usuario mayor comodidad, ya que cuentan con formas ergonómicas. Algunas, incluso, disponen de aislantes como espuma de poliuretano, que evita la sensación de frío al contacto con la superficie de la misma.

Su principal desventaja es que están revestidas de una capa de esmalte que, con el tiempo, puede perder el brillo

Las bañeras fabricadas en acero son económicas, no demasiado pesadas y sólidas. Soportan los cambios de temperatura y su mantenimiento es sencillo. Su principal desventaja es que están revestidas de una capa de esmalte que, con el tiempo, puede perder el brillo. Por su parte, las de cerámica o loza se parten con facilidad si les cae un objeto pesado encima y pesan bastante, aunque su duración es ilimitada. El acrílico es el material más utilizado en la actualidad por ser más ligero, pero tiene el inconveniente de que puede agrietarse si no es de buena calidad. El precio de una bañera es directamente proporcional a la calidad de sus materiales; así, el coste medio de una bañera de acrílico de unos 170 centímetros es de de 400 euros, la más económica.

Duchas: economizar espacio

Los platos de ducha, al igual que las bañeras, se adaptan a todos los rincones del baño. Los hay cuadrados, rectangulares, circulares, semicirculares y hasta con asiento. También existen los modelos planos y los que son un tanto más profundos. Algunos cuentan con soportes de apoyo en caso de que no se quiera encastrar el plato al suelo. En el mercado se pueden encontrar modelos que incluyen un espacio específico para los pies, o un departamento para cambiarse de ropa. Hay platos de ducha desde 90 centímetros de ancho -el largo puede llegar hasta 170 centímetros-, y los materiales son variados: acrílico, madera, fibra de vidrio y acero, entre otros. Los precios varían dependiendo de la fabricación, marca y forma. Se encuentran desde 120 euros hasta 400 euros.

Instalación y mano de obra

Las obras en el cuarto de baño son siempre engorrosas porque mientras se realizan dificultan, o impiden por completo, su uso. Por ello, antes de realizar un cambio hay que considerar en qué momento se utilizará menos (cuando la familia esté en el trabajo o el colegio). En la actualidad, algunas empresas realizan las obras en poco tiempo, trabajos exprés realizados en 24 ó 48 horas, pero es imprescindible concretar la fecha de la instalación con anterioridad.

El precio de la mano de obra depende de la empresa contratada, el tamaño de la obra y la calidad de los materiales. El precio medio es de 20 euros la hora, sin incluir el material. En algunos casos, cuando se trata de empresas de fontanería, es posible financiar la obra y pagarla a plazos. En cualquier caso, siempre es recomendable exigir un presupuesto así como una garantía previa. También es importante conocer con anterioridad a contratar la obra, si el IVA y los materiales de obra están incluidos o no en el precio final. Hay empresas proveedoras de accesorios y muebles de baño que realizan ellos mismos las instalaciones. De esta manera, se cuenta con la garantía y la comodidad de conseguir el traslado y la obra de albañilería que se requiera en el mismo día.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto