Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Albañilería y fontanería

Tipos de contenidos: Bricolaje

Concurso Relatos del buen Camino
Λ

Piscinas desmontables

A diferencia de las de obra, las piscinas desmontables son rápidas de instalar y están al alcance de los presupuestos más modestos

Imagen: Coen Deurloo

Hinchables, de madera, tubulares o autoportantes. Cuando el calor eleva la temperatura, las piscinas desmontables son la opción idónea para disfrutar de un refrescante baño. A diferencia de las de obra, estas piscinas son económicas, prácticas y rápidas de instalar. Además, su mantenimiento es mínimo y se pueden instalar en cualquier terreno que cumpla unos requisitos simples. En la actualidad, este tipo de piscinas cuentan con revestimientos y estructuras impermeables y de gran resistencia, que en algunos casos imitan a otros materiales naturales, como la piedra. Con frecuencia, se venden en un kit que incluye todos los componentes necesarios para su montaje.

Tipos de piscinas desmontables

Las piscinas más económicas y sencillas de instalar son las hinchables. Este tipo de piscina está orientada al público infantil, por lo que su tamaño y volumen es reducido. Al carecer de una estructura rígida, se instalan en poco tiempo.

Las piscinas autoportantes también son hinchables, pero más resistentes que estas, ya que están fabricadas en PVC y disponen de un soporte extrusionado. Carecen de una estructura rígida y una coronación inflable rodea la parte alta. Tras llenarla, la presión del agua hace subir las paredes. Su forma cónica facilita las tareas de montaje y, al igual que ocurre con las hinchables, se adaptan a casi todos los terrenos.

Si se desea una piscina de mayor tamaño, se puede optar por una tubular, que en función del modelo puede alcanzar un volumen de hasta 35.000 litros de agua. Estas piscinas están compuestas por un liner (lona de PVC de una pieza flexible y reforzada), que recubre la estructura y la impermeabiliza, y por una estructura que puede ser tubular o de paneles perimetrales. En ambos casos, el material empleado puede ser madera o metal. También destacan por ser ligeras y fáciles de transportar y guardar.

Son muy demandadas las piscinas elevadas con paneles rígidos debido a su gran variedad de tamaños

Otra opción muy demandada son las piscinas elevadas con paneles rígidos, debido a su gran variedad de tamaños, su estética y seguridad, y su durabilidad y resistencia, ya que están formadas por una pared de acero y liner. Estas piscinas se pueden instalar sobre el suelo o semienterradas.

Respecto a los materiales, las piscinas de madera son las más estéticas, aunque también son las más caras y que más mantenimiento requieren. Para fabricarlas, se utilizan a menudo maderas tratadas. Su interior está cubierto de liner de PVC y cuentan con un skimmer, que limpia y desinfecta la piscina, y un sistema de filtración de arena o de cartucho.

Montaje y mantenimiento

Antes de instalar una piscina desmontable, es indispensable asegurarse de que el suelo está nivelado, es firme y resistente.

El terreno escogido debe estar en una zona soleada, sin árboles y resguardada del viento. En las inmediaciones debe haber una toma eléctrica para conectar una depuradora y un desagüe, para vaciar la piscina con comodidad y evitar inundaciones en caso de rotura.

El terreno donde se coloque la piscina debe estar en una zona soleada, sin árboles y resguardada del viento

Es necesario realizar chequeos periódicos para comprobar que todas las piezas están bien ensambladas y que la piscina carece de fisuras y puntos de corrosión, que puedan poner en peligro a los bañistas.

Respecto al mantenimiento del agua, es necesario comprobar los niveles de cloro y pH. Los productos químicos utilizados en las piscinas desmontables, a menudo, se elaboran para preservar el color natural de las lonas.

Terminada la temporada de baños, hay que desarmar con cuidado la piscina, limpiar y secar todos sus componentes. A continuación, se debe guardar en un sitio libre de humedad para evitar la proliferación de hongos. Si las características de la piscina lo permiten, se puede dejar montada. Si no se vacía, es necesario añadir al agua un producto químico que la mantenga en buenas condiciones. En todo caso, habrá que cubrirla con una lona especial para piscinas.

Etiquetas:

natación, piscina


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto