Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Carpintería

Tipos de contenidos: Bricolaje

Consumo de leche y otros productos lácteos
^

Aislar la casa frente al frío

Los trasdosados de yeso laminado y los muros de ladrillo con cámara de aire evitan la pérdida de calor y ayudan a ahorrar energía

Imagen: Janet Morrell

El aislamiento de una vivienda permite reducir el consumo de energía. Según un estudio del Centro Nacional de Energías Renovables (CENER) titulado "El potencial de ahorro de energía y reducción de emisiones de CO2 en viviendas", un incremento en el espesor del aislamiento permite ahorrar entre un 13,7% y un 44,8% de energía. Este incremento puede ser de 5, 9 ó 13 centímetros, según la región en la que se ubica la vivienda o su orientación, entre otros factores.

El informe asegura que los mayores ahorros se obtienen en los periodos en los que se utiliza la calefacción, puesto que un buen aislamiento no sólo impide la entrada de corrientes de aire, sino que evita la pérdida de calor. El ahorro energético es especialmente notable en las casas unifamiliares frente a los bloques de viviendas, ya que, según el estudio, "las viviendas unifamiliares tienen mayor área expuesta por m2 que el bloque de viviendas y, por lo tanto, la influencia de los cambios en las características térmicas de los cerramientos es muy importante".

Paredes, techo y suelo son los principales puntos a reforzar, aunque también hay que prestar atención a las ventanas y puertas

Los puntos a los que hay que prestar atención a la hora de aislar una vivienda son, principalmente, las paredes, el techo y el suelo. En el caso de las paredes, es muy eficaz levantar dos muros de ladrillo u hormigón, separados por una cámara de aire de unos diez centímetros. Otra opción es construir paredes con ladrillos huecos o, cuando las paredes ya están construidas, levantar un segundo muro (trasdosado) con placas de yeso laminado. Las lanas minerales de vidrio o roca son un excelente material para rellenar la cámara que separa ambos tabiques. Por su parte, los techos se pueden aislar con placas de yeso o de pladur, mientras que la tarima de madera sobre poliestireno o poliuretano es la mejor opción.

La Asociación de Fabricantes Españoles de Lanas Minerales Aislantes (AFELMA) asegura que este material es el más adecuado para proporcionar aislamiento térmico y acústico, además de proteger contra el fuego. "Las lanas minerales son productos aislantes constituidos por un entrelazado de filamentos de materiales pétreos, que forman un fieltro que mantiene entre ellos aire en estado inmóvil", explica. Cuanto mayor espesor y menor conductividad térmica tenga un producto aislante, mejor será su resistencia térmica.

Otras zonas de la casa que hay que cuidar para frenar la pérdida de calor son las puertas y las ventanas. Aunque el grosor de los muros determina el calor que se escapa de una vivienda, si puertas y ventanas están mal ajustadas, es más fácil que el calor se escape por alguna rendija o, en el caso de las ventanas, a través de los cristales. Una solución son las ventanas de doble acristalamiento y rotura de puente térmico, que pueden reducir hasta en un 70% la pérdida de calor, o colocar unos burletes para sellar cualquier fuga de aire.

Componente geográfico

El informe "La vivienda que buscamos", realizado por la empresa de fabricación de yeso y placas de yeso laminado BPB Iberplaco, considera que la opinión de los españoles en relación al aislamiento térmico de sus viviendas es buena. De hecho, la mayoría cree que es "suficiente" y sólo un 1,90% realiza obras de aislamiento térmico en el hogar.

El 86% de las viviendas de las grandes ciudades dispone de calefacción, pero sólo un 46% de la población sabe cómo conseguir un buen aislamiento térmico

No obstante, el estudio reconoce que en esta cifra influye mucho el componente geográfico. "Así, en Santa Cruz de Tenerife se observa la mayor proporción de individuos que consideran que su vivienda dispone de suficiente aislamiento térmico (76%)", mientras que en Barcelona "se da la opinión opuesta y prácticamente uno de cada dos individuos considera que es insuficiente (47,4%)", revela el informe.

El lugar de residencia es un factor determinante a la hora de elegir el aislamiento adecuado para el hogar. Aproximadamente el 86% de las viviendas de las grandes ciudades de España dispone de calefacción, mientras que sólo un 46% de las personas encuestadas afirma conocer las posibilidades que existen para conseguir un buen aislamiento acústico y térmico.

"Básicamente este conocimiento se concentra en tres productos: las ventanas aislantes (73%), sistemas de placas de yeso laminado (65%) y lanas aislantes (27%)", concreta el estudio, que añade cómo el 38% de los españoles prefiere utilizar materiales ligeros (placas de yeso laminado) en las reformas de su hogar, frente a otros más tradicionales como el ladrillo y el yeso.

Materiales aislantes reciclables

Los tableros compuestos por fibras de madera de abeto y picea son una opción económica para aislar la casa de ruidos, evitar la disipación de calor y proteger del frío. Consiguen un aislamiento térmico y acústico, son un material totalmente reciclable y pueden fijarse en paredes, suelos y techos. Estos tableros presentan una porosidad que les confiere una gran capacidad de absorción de sonidos. Tanto de aquellos que proceden del exterior, como de los que se producen en el interior de una vivienda.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto