Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Electricidad

Tipos de contenidos: Bricolaje

Despilfarro de escuela de alimentaci�n
Λ

Cómo eliminar el mal olor de un frigorífico

La forma más efectiva de quitar el mal olor de un frigorífico consiste en lavarlo con bicarbonato sódico disuelto en agua

El frigorífico es un espacio sensible a los malos olores. Aunque se tomen precauciones, como guardar todos los alimentos bien envueltos o en envases cerrados, los aromas desagradables pueden hacerse presentes. Existen técnicas para eliminarlos, que van desde una limpieza profunda hasta la introducción en la nevera de zumo de limón, café o carbón vegetal. En este artículo se explica qué hacer cuando algo huele mal en el frigorífico, técnicas para quitar el mal olor y también formas de cuidar el aparato.

Cuando algo huele mal en el frigorífico

Si el mal olor es muy molesto en cualquier lugar, cuánto más en el frigorífico: allí es donde se guardan los alimentos, que corren el riesgo de contarminarse y que luego no se puedan disfrutar. Por eso, hay que tener especial cuidado con los aromas que puedan invadirlo.

Lo primero que se debe tener en cuenta es que los productos que se metan en este electrodoméstico estén protegidos y no emanen olor: ya sea bien envueltos en papel film o de aluminio, ya en envases cerrados. De esta manera, la barrera funciona en dos sentidos: por un lado, impide que el aroma del producto contamine a otros, y por otro, que ese género se impregne de perfumes ajenos (además de preservar su buen estado por más tiempo). Si se cumple con esta consigna, lo normal será que el frigorífico esté a salvo de malos olores y que cada alimento conserve su aroma sin mezclarse con otros.

Sin embargo, hay ocasiones en que, por descuido o por accidente, algún olor desagradable domina la nevera. Esto puede ocurrir por varios motivos. El más común es que, por olvido o distracción, algún producto pase demasiado tiempo allí y se ponga en mal estado. Pero también puede pasar que una familia se vaya unos días de vacaciones y que, mientras están fuera, se corte la electricidad en la casa: en ese caso no será un solo alimento el que se ponga malo, sino casi todos. El primer caso se puede remediar al sacar la comida en mal estado y limpiar bien la zona donde se encontrase. En el segundo, en cambio, el frigorífico necesitará una limpieza profunda.

Técnicas para quitar el mal olor del frigorífico

Hacer una limpieza profunda de la nevera exige desenchufarlo y descongelarlo. Hay que retirar todo lo que tiene en su interior -incluso la goma de la puerta- y lavarlo con agua templada en la que se hayan disuelto dos cucharadas grandes de bicarbonato sódico por cada litro. Después, se debe dejar que el interior del frigorífico se seque bien durante varias horas. Si la estancia donde está el aparato no tiene suficiente ventilación, se puede incluso ayudar a que se seque con un ventilador.

El café neutraliza los malos olores, pero llena el frigorífico con su propio aroma; es decir, cambia un olor por otro

En cualquier caso, si el mal olor persiste, pese a que se ha retirado la fuente que lo ocasionaba o se ha realizado una limpieza profunda, existen otras soluciones, como colocar en el interior de la nevera algunos productos capaces de neutralizar otros aromas. Uno de ellos es el propio bicarbonato sódico que, además, presenta la ventaja de reducir el índice de humedad en el interior de la nevera. También el café molido o el poso del café. Esta alternativa tiene un inconveniente: al mismo tiempo que quita el mal olor, instala el suyo propio, es decir, olor a café. De modo que esta solución solo vale para quienes les gusta el aroma del café.

Opciones parecidas son las de colocar en el frigorífico un recipiente con zumo de limón, un limón cortado en dos partes en las que se hayan incrustado clavos de olor, un trozo de carbón vegetal, una bola de miga de pan empapada en vinagre, una patata pelada o bolas de papel de periódico humedecido.

Formas de cuidar el frigorífico

Los expertos recomiendan, como una de las principales maneras de cuidar la nevera, descongelarla un par de veces al año. Este procedimiento tiene el objetivo de eliminar el hielo que se va formando en el interior, que dificulta el movimiento de los cajones, reduce el espacio útil y genera un mayor consumo eléctrico. El momento en que se descongela es el más apropiado para realizar una limpieza general de la nevera, que debe incluir la parte posterior del aparato, con la parrilla y la zona donde está el motor.

Además, es importante recordar el antiguo consejo de abrir la puerta de este electrodoméstico la menor cantidad posible de veces y solo durante el tiempo que sea imprescindible. Y hay que prestar especial atención a la goma de la puerta del frigorífico, ya que conviene sustituirla ante el menor síntoma de deterioro. Si la goma no queda bien adherida a su correspondiente juntura, se producen filtraciones y, como consecuencia, formación de hielo, pérdidas de frío y mayor consumo de energía.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto