Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Finanzas

Tipos de contenidos: Economía

Navidad 2017
^

Olivia St. Mitchell, profesora de la Escuela de Negocios Wharton de la Universidad de Pensilvania

"Subir la edad de jubilación es inevitable"

  • Autor: Por GRACIA TERRÓN
  • Fecha de publicación: 14 de julio de 2010
  
Olivia St. Mitchell es profesora de la Escuela de Negocios Wharton de la Universidad de Pensilvania.

El debate está encima de la mesa, caliente y polémico: el déficit público de la Seguridad Social española hace inminente que se firme una reforma en el sistema de pensiones. Subir la edad de jubilación y prolongar la edad de cálculo de las prestaciones son dos de los aspectos que cobran más relevancia y tienen más posibilidades de salir adelante. Desde el punto de vista económico, numerosos expertos estiman que son necesarios para la supervivencia del sistema. Entre las voces reputadas y con una larga experiencia profesional en este tema figura la de la doctora Olivia St. Mitchell, profesora de la Escuela de Negocios Wharton, de la prestigiosa Universidad de Pensilvania. En su opinión, España tiene que abordar una reforma contundente respecto a las pensiones públicas, debido a factores estructurales como el envejecimiento de la población y la baja natalidad. Como experta en Planes de Beneficios para el Empleado, profesora de Gestión de Seguros y Riesgo y Directora Ejecutiva del Consejo de Investigación de Pensiones de Wharton, Mitchell ve difícil que en un futuro se mantengan los actuales niveles de pensiones públicas.

En España gana enteros la posibilidad de que suba la edad de jubilación desde los 65 a los 67 años. ¿Cree que es una medida inevitable para sortear la quiebra del sistema?

España, como muchos países, tiene una población jubilada que crece de modo muy rápido, debido, entre otras cuestiones, a la longevidad de los ancianos. También tiene una de las tasas de natalidad más bajas en Europa. Esta combinación de factores, junto con el hecho de que las pensiones públicas son bastante generosas, dan lugar a que haya muy pocos trabajadores para apoyar y cubrir las necesidades de tantas personas retiradas. Subir la edad de jubilación es inevitable. Desde el punto de vista económico y de eficiencia del sistema, quizá se podría pensar en los 70 años (o más) como la edad idónea de retiro.

La tasa de sustitución de las pensiones públicas de jubilación en España es de las más altas (en torno al 80% del último salario), ¿es esto negativo?

Mantener unas altas tasas de sustitución tras la jubilación (pensiones elevadas, en función al último salario percibido) tiene un efecto positivo, sobre todo, en los contribuyentes de rentas más bajas. Sin embargo, es caro y exige tasas impositivas altas a los trabajadores en activo. En el futuro, será cada vez más difícil que esta tasa se mantenga en España.

En su opinión, ¿cuál es el mejor método para calcular una pensión pública: tener en cuenta toda la vida laboral, sólo los últimos años, fijar un límite mínimo de aportación al sistema de la Seguridad Social?

Depende del coste de la fórmula elegida y de los incentivos que esto genere. Tomar para el cálculo los últimos años en activo puede ser problemático, ya que redunda en incrementar las pensiones. No hay una fórmula adecuada. Por su parte, utilizar para el cálculo toda la vida laboral lleva a los trabajadores a consumir menos.

Desde el punto de vista económico, ¿cuál cree que es la edad idónea de jubilación que debe establecer un estado para salvaguardar la supervivencia de su sistema público de pensiones?

Estará en función de la fórmula elegida, de la edad del retiro, de la evolución demográfica...

"Mantener en España unas altas tasas de sustitución tras la jubilación será cada vez más difícil"

Los sistemas públicos de pensiones son dispares entre países. ¿Cuáles son los modelos más eficientes, quizá Estados Unidos o los países escandinavos?

Es difícil identificar los países que tienen un modelo perfecto de pensiones públicas. Cada mercado cuenta con unas leyes y unos condicionantes sociales que influyen al elaborar sus políticas en materia de previsión social. Sí se puede decir que los mercados inestables son poco fiables respecto a la seguridad que ofrecen a los trabajadores cuando se retiran y que algunos proyectos que funcionan bien son los de Australia, Suecia y Chile, entre otros.

¿Qué países han acometido las mayores y más drásticas reformas en sus sistemas públicos de pensiones en los últimos años?

Una reforma muy perjudicial fue la que llevó a cabo Argentina en 2008, cuando el Gobierno nacionalizó las pensiones privadas y pasó a controlar los fondos. Un cambio menos drástico, pero también inquietante, fue el recorte que efectuó Japón, donde se rebajaron las pensiones a los jubilados para equilibrar los presupuestos nacionales. Una reforma menos dura, pero también contundente, ha sido la recién aprobada en Nueva Zelanda, donde la edad de jubilación se ha elevado de los 60 a los 66 años.

¿Cree en la colaboración público-privada en el ámbito de las pensiones?

Todos los países desarrollados cuentan con políticas de jubilación que contemplan una pensión para los más pobres, para quienes cuentan con menos recursos. Por encima de este tipo de pensiones, están las basadas en las ganancias, que tienen en cuenta las aportaciones realizadas al sistema. En la mayor parte de los casos hay una complementariedad entre los sistemas públicos y los privados.

¿Qué opina de las prejubilaciones y de su impacto sobre las arcas públicas?

Siempre habrá necesidad de contemplar jubilaciones anticipadas, como en el caso de personas con discapacidad. Pero no debería generalizarse esta práctica entre los trabajadores. La gente que permanece en activo gasta menos, gana más, está más sana y es más feliz. Su trabajo sirve para financiar a quienes no pueden hacerlo. Con unas tasas de envejecimiento al alza (es fácil que en un futuro vivamos más de 100 años), no tiene ningún sentido económico ni social dejar de ser productivo demasiado joven.

"Con tasas de envejecimiento al alza, no tiene sentido económico ni social dejar de ser productivo demasiado joven"

¿Es el plan de pensiones el mejor producto de ahorro con vistas a la jubilación? ¿Son preferibles los seguros de ahorro?

La seguridad de retiro depende bastante del ahorro y de la inversión realizada de forma inteligente. Los planes de pensiones tienen un tratamiento fiscal especial en muchos países, algo que los hace atractivos con vistas a planificar la jubilación. También son eficaces los planes de empleo, puesto que sus costes, al promoverse por un grupo con objetivos comunes, pueden ser más reducidos. Lo importante, en cualquier caso, es ahorrar bastante, elegir muy bien los activos y no gastar demasiado pronto el dinero tras al retiro.

En España se critican los planes de pensiones por sus elevadas comisiones, ¿es una práctica generalizada en el resto de potencias mundiales?

En general, las investigaciones confirman que los inversores prestan poca atención a las comisiones de sus planes. Esto implica que se necesita más educación financiera. Sólo así se potenciaría una mayor competitividad en este aspecto entre gestoras.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto