Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Servicios y hogar

Tipos de contenidos: Economía

Economía doméstica
^

Facturas de gas y luz más baratas

Las compañías disponen de distintas ofertas y créditos con condiciones especiales para instalar servicios de calefacción y electricidad

Instalar servicios comunes de calefacción y electricidad, y contratar ofertas de gas natural puede suponer para las comunidades de propietarios un ahorro de hasta un 20%. Las medidas para ahorrar energía son de especial importancia puesto que, según datos del IDAE (Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía), en una comunidad de propietarios la calefacción y el agua caliente pueden suponer, en la mayoría de las ocasiones, más del 60% de los gastos comunes.

Instalaciones colectivas

Como cada año, pero especialmente en el que acaba de comenzar, en enero suben los precios de servicios básicos como la electricidad o el gas natural. Una subida que se hace patente en las facturas que se reciben en febrero o marzo, que ya incluyen el incremento de precios, y que también se hace notar en la cuenta de las comunidades de vecinos. Para evitar sorpresas desagradables, es importante que una comunidad trate de ahorrar energía empleando algunas fórmulas como aislar las tuberías del edificio, sectorizar el alumbrado o utilizar temporizadores en los espacios de tránsito. Todo ello, a través de la instalación de servicios comunes de calefacción y de electricidad, que pueden suponer un ahorro medio cercano al 20% en la factura final.

Para poner en marcha las instalaciones colectivas de calefacción y agua caliente es requisito obligatorio que cada vecino cuente con contadores individualizados para ambos servicios, lo que permitirá repartir los gastos en función del consumo de cada vivienda y de las necesidades reales de cada unidad familiar. Para optimizar estas instalaciones y conseguir un mayor ahorro en la factura de cada mes se deben seguir una serie de pautas:

  • Evitar las pérdidas de energía que se producen a través de las tuberías de distribución, causa de más del 10% de pérdida de la energía total, para lo que es necesario aislar adecuadamente todas las tuberías que pasen por espacios no calefactados, es decir a donde no llega la calefacción, como son la sala de calderas, garajes, trasteros, falsos techos, etc. Aunque no es frecuente que la zona del portal, pasillos y vestíbulos estén calefactados, es recomendable instalar una doble puerta en el portal y mecanismos de cierre automático para las puertas que dan al exterior, para evitar que queden abiertas involuntariamente. Asimismo, las ventanas de las escaleras no deben dejarse abiertas más tiempo del que requiera la ventilación de las zonas contiguas.

  • Se puede conseguir un ahorro importante en la iluminación sectorizando el alumbrado, de manera que se enciendan las luces cercanas al pulsador. En las zonas de tránsito como escaleras o vestíbulos, se pueden utilizar sistemas de temporización o detectores de presencia que accionen automáticamente el encendido y apagado de la luz, eliminando un gasto innecesario cuando no se hace uso de estos espacios, que suele ser en la mayoría de ocasiones.

  • También es posible ahorrar haciendo un buen uso del ascensor. Para ello se pueden activar mecanismos de maniobra selectiva, que activan únicamente la llamada del ascensor más cercano al punto requerido.

  • Además, es muy importante que la contratación eléctrica sea revisada por un especialista ya que es posible que la potencia contratada sea mayor de la realmente necesaria, o que la tarifa contratada no sea la más adecuada.

  • Por lo que respecta a las calderas, es muy importante conocer su rendimiento (las mejores son las de cuatro estrellas). Las calderas de condensación y las de baja temperatura, a pesar de ser más caras que las convencionales (hasta el doble de precio), pueden obtener un ahorro de energía superior al 25%, por lo que el sobrecoste se puede recuperar en un plazo medio de 5 a 8 años; es decir, en menos de la mitad de la vida útil de un equipo de estas características.

  • También hay que incidir en que por norma general, y según el IDAE, los sistemas eléctricos de calefacción y producción de agua caliente sanitaria no son recomendables desde el punto de vista energético. Dentro de las variantes de calefacción eléctrica uno de los sistemas más adecuados que plantea este instituto es la bomba de calor y, de los menos aconsejables, los elementos individuales (radiadores eléctricos, convectores, etc.) distribuidos por las habitaciones.

No hay que perder de vista tampoco que desde el año 2006 el consumo eléctrico doméstico que supere los 1.300 kilovatios por hora en un bimestre, se penaliza aplicando a la energía consumida por encima de este valor un recargo de 0,013 kilovatios por hora, o lo que es lo mismo, se contempla una penalización de 1,3 céntimos por cada uno de los kilovatios por hora que los usuarios domésticos consuman por encima de los 650 kilovatios al mes.

Reducción de la contaminación local

La instalación de las nuevas calderas de calefacción "de condensación" de gas natural permite obtener una serie de ventajas a la comunidad de propietarios que la contrate, entre ellas las que están más íntimamente relacionadas con el medio ambiente y la protección medioambiental, por encima de las prestaciones que ofrecen otras energías como el carbón o el gasóleo. El gas natural puede contribuir enormemente a la reducción de la contaminación "local" y a la mejora de la calidad del aire.

Las calderas colectivas de calefacción "de condensación" suponen unas emisiones de óxidos de nitrógeno tres veces menores (un 35%) que las de calderas colectivas de carbón y la mitad que las calderas colectivas de gasóleo", según explican desde Gas Natural. Las emisiones de dióxido de carbono son diez veces más reducidas respecto a las calderas de carbono, y las importantes emisiones de dióxido de azufre de las calderas de carbón y gasóleo prácticamente desaparecen con las calderas de gas natural.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto