Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Sociedad y consumo

Tipos de contenidos: Economía

Ahora no podemos parar
Λ

Las nuevas casas de empeño

La crisis ha hecho aflorar negocios de empeño que ofrecen contratos irregulares y cobran intereses de hasta un 25%

  • Autor: Por LAURA SALI
  • Fecha de publicación: 28 de noviembre de 2008

Tasación a la baja

Imagen: Christa Richert

El crecimiento de la actividad de los montes de piedad ya ronda el 12% en el último año, a raíz de la falta de efectivo provocada por la crisis. Debido a la mayor demanda de este servicio por parte de los consumidores, han aparecido nuevos comercios dedicados al empeño que aprovechan el filón brindando créditos con irregularidades en los contratos y altos intereses. Ante ello no cabe más que recordar que es necesario prestar atención para evitar la usura y el riesgo de perder los objetos empeñados.

Los tradicionales montes de piedad gestionados por las cajas de ahorro, donde los españoles han acudido a empeñar sus joyas desde siempre, han incrementado su actividad desde que comenzara la crisis económica hasta casi el 17% en algunas regiones como Zamora. La Confederación Española de Cajas de Ahorro, CECA, cifra en un 11,6% el crecimiento del negocio en el primer semestre del año en España; estos datos sirven sólo como muestra de una tendencia que se extiende a todo el negocio del empeño. La falta de liquidez, la subida del paro y el incremento del valor de las cuotas hipotecarias ha supuesto que dejar en prenda ya no sólo joyas, sino de objetos de valor como cámaras digitales, bicicletas o aparatos tecnológicos en general esté a la orden del día para conseguir dinero líquido.

Las casas de empeño tasan los objetos entre un 60% y un 75% del valor real de venta y aplican un interés de hasta el 25%

Lo más importante es que mientras que los montes de piedad realizan una tasación de los objetos empeñados de entre el 70% y el 85% del valor real de venta en el mercado, el promedio de las tasaciones de las casas de compra y venta de oro ubicadas en galerías y en zonas comerciales céntricas es del 60%-75%, lo que disminuye la cuantía del crédito que los clientes pueden adquirir. A ello hay que sumar que mientras que el interés mensual que se paga en un Monte de Piedad oscila entre el 5% y el 10%, diversos especialistas cifran entre un 10% y un 25% lo que se abona en una casa de empeño corriente. Más allá de los mayores costes del servicio, el funcionamiento de estos negocios que han encontrado en los locutorios un lugar de emplazamiento idóneo, implica irregularidades que ponen en riesgo la posibilidad de recuperar los objetos empeñados y la seguridad de los consumidores.

Los inmigrantes son cerca del 20% de los clientes de este sector de la economía que en estos momentos tiene créditos otorgados por 180 millones de euros, contabilizando únicamente los montes de piedad. Por otra parte, el perfil del español que empeña ha cambiado, según los expertos, ya que tras la crisis además del ama de casa de entre 35 y 50 años de edad, tradicional asidua de las casas de empeño, hombres jóvenes, empresarios y personas de clase media en general recurren a este sistema.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto