Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Educación > Escolar

Tipos de contenidos: Educación

Concurso Relatos del buen Camino
Λ

Mobiliario escolar

Su diseño debería adaptarse a la altura de cada estudiante para evitar malas posturas y aliviar la carga de la espalda

  • Autor: Por AZUCENA GARCÍA
  • Última actualización: 12 de diciembre de 2007
Imagen: Pam Roth

Se calcula que un estudiante permanece sentado casi el 80% del tiempo que pasa en la escuela. Una situación que se repite los cinco días de la semana, durante cerca de nueve meses, y que obliga a pensar en criterios ergonómicos a la hora de elegir el mobiliario. Igual que en una oficina. Lo deseable es que cada aula cuente con sillas y mesas ajustables a las dimensiones de cada alumno o que, al menos, los muebles eviten posturas inadecuadas que se mantienen durante un prolongado periodo de tiempo. Algunos aspectos a tener en cuenta en este sentido son el tamaño de la silla, la posición del respaldo y la altura de la mesa, que debe permitir que debajo quede espacio suficiente para las rodillas y las piernas. Además, los muebles no deben tener cantos vivos ni zonas cortantes y su estabilidad tiene que estar asegurada para soportar todo el peso del cuerpo.

Adaptado a cada edad

Durante la etapa escolar, los niños y niñas pasan buena parte del día sentados. Ya sea en la escuela, en la biblioteca o en casa, los estudiantes son uno de los grupos más sedentarios, en el sentido de no ejercitar el cuerpo durante la jornada. Sin embargo, casi en la misma medida, son uno de los sectores más olvidados. La homogeneidad es la principal característica del mobiliario escolar. Pese a que cada persona crece a un ritmo diferente, las escuelas suelen contar con sillas y mesas de dimensiones estándar a las que los estudiantes deben adaptarse. Miguel López Torres, del área de I+D del Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV), recuerda cómo el sistema escolar "agrupa en la misma aula a los niños que han nacido un mismo año, sin tener en cuenta las dimensiones corporales y dejando de lado el ideal de mesas y sillas ajustables". Por ello, lamenta esta circunstancia e insiste en la importancia de que "cada niño cuente con una talla de mobiliario adaptada a su grado de desarrollo, es decir, en función de la distancia que existe entre el suelo y la parte de atrás de las rodillas. Sobre todo, cuando empiezan a dar el estirón".

El aumento de la talla de los alumnos obliga a que las dimensiones de los muebles también aumenten.

El aumento de la talla de los alumnos obliga a que las dimensiones de los muebles también aumenten

De la misma forma, en otras estancias, como el comedor o las salas de estudio, donde existen alumnos de diferentes edades, se deben tener en cuenta estas consideraciones y disponer en ellas de muebles de diferentes medidas que se adapten a las necesidades de quienes los utilizan. Se considera que una mesa es adecuada cuando permite introducir por completo las piernas por debajo, mientras que la silla debe permitir que los pies estén apoyados en el suelo. Si éstos cuelgan, habría que poner un taburete u otro objeto donde apoyarlos. "El ajuste del mueble es la situación ergonómica ideal, siempre que se pueda hacer en pocos pasos y muy fácilmente. Sin embargo, los mecanismos de ajuste son muy caros y sólo se justifican cuando el valor del mueble es alto, por ejemplo, en una silla de oficina, que puede costar unos 300 euros. Pero el mobiliario escolar es mucho más barato", subraya López Torres. En el caso del mobiliario infantil, para uso en guardería, es necesaria la colocación de armarios para mantener bajo llave las cosas que los menores no pueden coger, baldas con sistema anticaída, vallas para delimitar los espacios a los que pueden acceder y otros complementos que, en general, deben cumplir criterios de seguridad, resistencia y durabilidad.

Respecto a los materiales y colores empleados, Iñigo Pedruzo, de la empresa de mobiliario Mobidecor, con quince años de experiencia en el sector, reconoce que la evolución en este ámbito sí ha sido palpable, ya que, según explica, "antes todos los muebles eran metálicos y en color verde o crema, mientras que ahora se tiende al colorido y al mobiliario de madera, al constatarse que las estructuras metálicas se oxidan y quedan feas". Desde Federico Giner, uno de los principales fabricantes de mobiliario escolar de España, un portavoz de la empresa confirma también los cambios tanto en los materiales como en la calidad de los acabados y apuesta porque "se tenga muy en cuenta el tipo de usuario al que el mobiliario va destinado". "Por ejemplo, no haber en los muebles aristas cortantes, sino cantos redondeados, tampoco zonas donde los niños puedan meter los dedos y hacerse daño, y, en el caso de mobiliario para los más pequeños, las pinturas y las colas empleadas no deben ser tóxicas o peligrosas", precisa.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto