Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Mascotas > Adopción

Tipos de contenidos: Mascotas

^
Tu canal de Mascotas

Perros abandonados: cómo actuar

Según un estudio, protectoras y ayuntamientos recogen a diario 400 perros y gatos de la calle

Imagen: Care_SMC

Dos de cada diez de los animales que están en los albergues de las sociedades protectoras han sido llevados allí por sus propietarios, pero por desgracia, todavía se puede ver la triste estampa de perros abandonados que vagan asustados y desvalidos por la calle o la carretera. Estos animales necesitan nuestra ayuda, sepamos cómo ofrecérsela.

El abandono supone para el perro uno de los peores traumas que puede atravesar en su vida. Un perro abandonado se encuentra desorientado, asustado, nervioso, y es posible que esté sediento y hambriento. Depende de alguna persona que le ayude, por lo que hay que ser solidario y tender una mano al perro que está desprotegido y puede ser atropellado o causar un accidente. Estos animales pueden tener la oportunidad de ser adoptados y encontrar un nuevo hogar si se les lleva a un albergue.

Cómo acercarse al perro

Más de 60% de los animales que están en las sociedades protectoras de animales han sido encontrados o recogidos de la calle y 4 de cada 10 son llevados a las protectoras por personas que los encuentran. Hay que tener en cuenta que un perro abandonado o perdido tiene miedo y se siente desprotegido, así que si se acerca un desconocido es posible que huya de él.

Para acercarse al perro y ganar su confianza, es recomendable llamarle primero a cierta distancia y hablarle con suavidad y tranquilidad. A través del tono de voz, el perro sabrá si nuestras intenciones son buenas e intuirá que no le vamos a hacer daño. Si además contamos con algo de comida y el perro está hambriento el acercamiento será más sencillo.

¿Cuándo acercarse al perro?

Si el perro se relaja; mueve la cola, agacha la cabeza y las orejas y nos olisquea, entonces es el momento propicio para acercarse a él. Un perro vagabundo no tiene por qué ser agresivo, pero hay que acercarse con precaución y observar su actitud frente a nuestra presencia.

Un perro abandonado o perdido tiene miedo y se siente desprotegido, así que si se acerca un desconocido es posible que huya de él

Si está tranquilo y se muestra sumiso, es un buen momento para aproximarse y acariciarle. Hay que hacerlo con la mano extendida, con la palma hacia arriba, y agacharse al llegar a la altura del perro. Es recomendable evitar los movimientos bruscos, correr tras él o gritarle, porque se asustará.

Cuando se gana la confianza del perro

Cuando se consigue coger al perro, hay que llevarlo a la clínica veterinaria más cercana, para que comprueben de manera gratuita si tiene microchip. Si es así, es posible que el perro se haya perdido y sus dueños lo estén buscando. De esta manera, se averiguan los datos de los dueños y el animal puede volver a casa.

En caso de no estar identificado con microchip, en la propia clínica, pueden avisar a un albergue que pueda acoger al perro en sus instalaciones, hasta que pueda ser adoptado. Los servicios de recogida para estos casos son muy pocos y suelen estar saturados, así que, en caso de conocer un albergue para animales abandonados es más recomendable llevar al perro.

Si nuestro perro ha desaparecido

Si estamos en la situación contraria, es decir si nuestro perro ha desaparecido o sospechamos que lo han robado, es recomendable denunciar en comisaría el extravío del animal. Por desgracia, hay quien encuentra en el robo y venta de perros de ciertas razas un modo de obtener dinero fácil. Explotan a los perros a través de su reproducción, para luego vender a los cachorros. De hecho, hay bandas organizadas que se dedican a la sustracción de animales.

Incluso, hay casos de robos de perros con el fin de utilizarlos en el negocio ilegal y cruel de las peleas de perros. Por todo ello, es imprescindible presentar denuncia cuando desaparece el animal. También están en la obligación de denunciar el robo del animal, quienes presencian los hechos o tienen conocimiento de lo ocurrido con el perro. La denuncia se puede presentar ante cualquier cuerpo policial, tanto nacional, como autonómico.

Me quedo con el perro

Es posible tomar la decisión de quedarse con el perro. En este caso, es recomendable llevarle al veterinario para que le haga un chequeo. Si es un cachorro hay que vacunarlo y, hasta entonces, no hay que bañarlo.

Cuando se consigue coger al perro, hay que llevarlo a la clínica veterinaria más cercana, para que comprueben de manera gratuita si tiene microchip

Si es un perro adulto (a partir del año de edad), se puede intentar darle un baño antes de llevarle al veterinario para comenzar con el plan de vacunación o desparasitación. Si el perro no está identificado, también hay que ponerle el microchip.

En cuanto a la alimentación, hay que ofrecerle un pienso canino, recomendado por el veterinario según su edad, tamaño y nivel de actividad. Siempre debe tener a su disposición agua limpia y fresca. Además de pasear y dedicarle tiempo, hay que ofrecerle mucho cariño y paciencia, porque no hay que olvidar que el perro ha sufrido una experiencia muy traumática. Es posible que al principio le cueste estar solo y tarde en adaptarse a la nueva situación, pero hay que darle tiempo y ponerse en su lugar.

Hay que tener en cuenta que el abandono de animales es ilegal, así que en caso de ser testigo de esta situación, hay que denunciar a los autores. Se puede llamar al teléfono gratuito del Servicio de protección de la Naturaleza (SEPRONA) 062.

Consejos

  • Implicarse para ayudar a un perro abandonado, aunque sea con el aviso a un albergue o centro de recogida de animales.

  • Para acercarse al perro, que está asustado y desorientado, hacerlo sin hacer movimientos bruscos y con un tono de voz amigable y suave.

  • Procurar llevar al perro a una clínica veterinaria donde puedan comprobar si tiene microchip para poder localizar a sus dueños, en caso de que el perro se haya extraviado.

  • Si es nuestro perro el que ha desaparecido, denunciar la situación en la comisaría más cercana.

  • Si se toma la decisión de quedarse con el perro, porque está abandonado y no tiene microchip, ni se localiza a su dueño, llevarle al veterinario para realizar un chequeo.


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto