Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Mascotas > Convivencia y psicología > Convivencia

Tipos de contenidos: Mascotas

Escuela de alimentación
^
Tu canal de Mascotas

Cinco juguetes para gatos con el rollo del papel higiénico, ¡rápidos y baratos!

Los rollos de papel higiénico pueden transformarse, en pocos minutos, en atractivos juguetes para los felinos

Imagen: Alisha Vargas

Los gatos tienen la habilidad de transformar cajas de cartón, gomas del pelo y hasta bolas de papel de aluminio en sus juguetes favoritos; una destreza creativa con la que logran engatusar a sus atónicos dueños. Los rollos de papel higiénico no son una excepción. Pero, ¿cómo convertir esos tubos en unos juguetes para felinos aún más atractivos y, sin duda, muy baratos? Este artículo recoge cinco ideas geniales para lograrlo: crear anillas a las que perseguir, doblar los rollos para fabricar escondites y dispensadores de premios con cara de gato, construir en menos de un minuto bolas que sueltan bolitas de pienso y hasta fabricar un inteligente rompecabezas, en un abrir y cerrar de ojos.

Jugar con el gato: ¿por qué es tan importante?

Los gatos tienen la habilidad de transformar objetos insospechados en atractivos juguetes, y esto incluye a los rollos de papel higiénico

Los gatos necesitan al menos 30 minutos de juego diario para mantener en forma no solo su cuerpo, sino también su mente. "El juego es esencial para su bienestar, tanto físico como emocional", afirma la etóloga felina Pam Jonhson. La media hora mínima de juego diario con sus dueños previene el peligroso sobrepeso del gato -sufrido por dos millones de felinos en España, según la Asociación para la Prevención de la Obesidad en los Animales de Compañía-, mientras que fortalece su vínculo emocional con nosotros.

Acertar con los juguetes para gatos, sin embargo, no siempre es sencillo. Los felinos, curiosos por naturaleza, disfrutan de los objetos menos evidentes, incluidas cajas de cartón vacías, gomas del pelo y pelotas de papel de aluminio, esos artilugios que sus atónitos dueños ven transformarse, en un abrir y cerrar de ojos, en el juguete preferido del gato.

Los rollos de papel higiénico no son una excepción. Estos residuos domésticos pueden convertirse en divertidas propuestas de juego para los felinos, y, además, sin gastar dinero. ¿Cómo? A continuación se recogen cinco ideas geniales para transformar estos tubos en divertidos dispensadores de premios y distintos juguetes, capaces de despertar la inteligencia del peludo amigo de fatigas.

1. Anillas para gatos

Imagen: Alisha Vargas

La primera propuesta para fabricar juguetes caseros para gatos con el rollo del papel higiénico no puede ser más sencilla.

El procedimiento es el siguiente: se retiran los restos de papel que hayan podido quedado adheridos y se aplasta el rollo de papel.

Ahora solo queda hacerse con unas tijeras y cortar tiras de algo más de un centímetro de ancho (la medida es aproximada), volver a darles la forma de un anillo y... ¡listas!

Esta sencilla idea es del blog Squidoo.

2. Escondite de premios para gatos

Los rollos del papel higiénico pueden transformarse en atractivos juguetes para gatos en pocos minutos

Esta propuesta para construir un juguete para felinos con un rollo de papel higiénico no lleva más de un minuto.

La idea del blog felino Mi Miga se realiza de la siguiente forma: cogemos el rollo y, con ayuda de unas tijeras, recortamos en su interior una apertura ovalada del tamaño suficiente como para permitir al gato introducir su pata. El siguiente paso es hacerse con una servilleta fina de papel, separarla en sus láminas y taponar cada lado del rollo con una de las capas arrugadas. Solo queda introducir un premio en el interior del hueco y... ¡a jugar!

3. Dispensador de premios para gatos

Imagen: Anssi Koskinen

Como se describe en la anterior propuesta, los dispensadores de premios para felinos son una buena herramienta para lograr que incluso los más perezosos jueguen. Este tipo de accesorios libera bolitas de pienso o galletas caseras, mientras que el peludo compañero interactúa con su juguete.

Una forma sencilla, y económica, de construir un bonito juguete dispensador de premios para gatos con un rollo de papel higiénico es la ideada por Crafty Kitty Cats.

El primer paso consiste en pintar una carita felina en el rollo de papel con ayuda de un rotulador de punta gorda (este paso nos lo podemos saltar, pero el resultado no será tan simpático). Después, hay que doblar con cuidado, y con ayuda de nuestros pulgares, uno de los extremos del rollo, pero solo por el centro. El resultado será una agradable cara de gato con dos orejas de cartón. El proceso de doblar se repite por el otro extremo del rollo, pero antes se rellena el juguete de cartón con algunas sabrosas bolitas que harán las delicias del peludo jugador. El juguete que resulta puede observarse en este divertido vídeo.

4. Una bola para gatos... ¡muy loca!

Un atractivo, y más sencillo y rápido de fabricar, juguete para felinos con un rollo de papel consiste en cortar tiras y encajarlas unas con otras, de la forma que explica el blog La Loca de los Gatos. El truco está en encajar las tiras cortadas con un círculo dentro de otro. El resultado es una bola de cartón más o menos compacta.

Este juguete se puede decorar al gusto, con ayuda de rotuladores o ceras que no sean tóxicas para el animal. Lo mejor es optar con material infantil.

Se llenan de bolitas de pienso, y... ¡a rodar!

5. Rompecabezas para gatos

Esta última propuesta de juguetes caseros para gatos con rollos de papel higiénico es también muy sencilla, pero proporcionará horas de entretenimiento al felino inteligente.

Antes de construir este rompecabezas para gatos de cartón hace falta acumular unos 15 rollos de papel higiénico y hacerse con una caja de cartón, más o menos rígida, como propone el blog Four White Paws.

Los rollos se incrustan dentro de la caja: si son suficientes, quedarán sujetos por la presión de unos con otros. La caja puede permanecer erguida, sujeta a la pata de un mueble, con ayuda de un par de cuerdas que la atraviesen, anudadas a la pata. Solo queda introducir distintos premios en los rollos. Algunos pueden llevar comida; otros, algún juguete; y otros, mantenerse vacíos para despertar el juego del felino.

¿Conoce alguna otra idea de juguetes caseros para gatos con rollos de papel higiénico? Puede compartirla en la sección de comentarios. ¡Gracias!


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en