Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Mascotas > Reproducción y cría > Embarazo

Tipos de contenidos: Mascotas

Mascotas
Λ
Tu canal de Mascotas

Embarazo psicológico en perras: ¿qué es y qué hacer?

Cerca de 6 de cada 10 perras no esterlizadas tienen síntomas de un embarazo psicológico

Imagen: belchonock

¿Sabías que casi 6 de cada 10 perras no esterilizadas sufren embarazos psicológicos? El embarazo psicológico de los perros no es una enfermedad: es un desajuste hormonal, que atraviesan muchas perras. ¿Cómo reconocer el embarazo psicológico de las perras? Aquí tienes las respuestas.

Embarazo psicológico en perras, ¿qué es?

Los síntomas físicos del embarazo psicológico en perras incluyen abdomen inflamado, aumento del tamaño de las mamas y producción de leche. No solo eso: los síntomas psicológicos son tratar objetos o juguetes como si fueran cachorros, inquietud, nerviosismo y, en algunos casos, incluso síntomas de parto. Los expertos creen que el embarazo psicológico de las perras es un mecanismo de supervivencia desarrollado en la especie canina. "De esta forma, en estado salvaje, una hembra sería capaz de criar una camada, aunque la madre biológica haya muerto", explica el veterinario Manuel Lázaro.

Este comportamiento se mantiene en los lobos: cuando la loba dominante de la manada tiene cachorros, las otras lobas presentan "pseudogestaciones" con el fin de colaborar con la madre biológica en el amamantamiento de la camada. De esta manera, los cachorros multiplican sus posibilidades de salir adelante. Un mecanismo que asegura la reproducción de los individuos mejor dotados del grupo.

Imagen: molka

Embarazo psicológico en perras: síntomas

"El embarazo psicológico de las perras no necesita tratamiento alguno, ya que los síntomas desaparecerán por sí solos con el paso de los días", explica Lázaro. El veterinario añade que, sin embargo, hay situaciones en las que sí es necesario un tratamiento, como cuando hay una excesiva producción de leche, que pueda causar a la perra mastitis o trastornos graves de conducta.

El tratamiento se lleva a cabo con un grupo de medicamentos específicos para perras, denominados "antiprolactínicos", es decir que actúan disminuyendo la hormona de la prolactina y que recetará el veterinario.

El embarazo psicológico de las perras es frecuente un mes y medio después del final del celo

En el caso de que se presenten trastornos de conducta graves, el veterinario le recetará ansiolíticos, siempre bajo su supervisión. Y, como es posible que se vuelva a repetir, la mejor solución preventiva es la esterilización de la perra.

El embarazo psicológico se suele producir un mes y medio después del final del celo. No solo eso: alrededor de un 60% de las perras pueden tener embarazos psicológicos, dicen los expertos.

Embarazo psicológico en perras, ¿qué hacer?

Si los síntomas del embarazo psicológico en las perras son muy leves, es probable que el veterinario no aplique ningún tratamiento. ¿Qué hacer en estos casos? El consejo es mantener a la perra entretenida con más actividad de lo normal, como los juegos, para ayudar a que la situación se normalice.

En el caso de que los síntomas sean más acusados, el veterinario, descartará que haya un embarazo real y se recomienda, siempre bajo supervisión veterinaria:

  • Evitar la auto estimulación de las mamas con lamidos. De esta manera se frena la activación del mecanismo de secreción de leche.
  • Retirar los objetos adoptados, como peluches o juguetes.
  • Incrementar la cantidad de ejercicio físico.
  • Reducir la ingestión de agua. De esta manera, se restringe la producción de leche.

Normalmente el desajuste hormonal remitirá en tres semanas. Es lógico que durante el proceso del embarazo psicológico, así como después, la perra esté algo decaída y sensible. En esos momentos, necesita más cariño y apoyo de lo habitual para recuperar el equilibrio emocional. Así que hay que ser muy generoso con las caricias y los mimos.

Imagen: talitha_it

Embarazo psicológico en perras, ¿qué lo causa?

Tras la finalización del estro (celo de la perra), es relativamente frecuente que la perra sufra estos trastornos hormonales: embarazo psicológico o pseudogestaciones.

Los embarazos psicológicos en perras se producen porque nuestra amiga mantiene unos niveles hormonales equivocados o erróneos. Su metabolismo actúa como si atravesara un verdadero embarazo canino.

Algunos síntomas son la preparación del nido, llantos o quejidos, pérdida de apetito, rascado del suelo y paredes, negativas a salir a pasear e incluso escoger un muñeco para adoptarlo. Las perras con embarazo psicológico pueden incluso segregar leche.

Estos síntomas no tienen por qué producirse a la vez en una perra con un embarazo psicológico. Pero cuando el trastorno serio, es importante recurrir al veterinario.

Embarazo piscológico en perros

  • Ante síntomas de embarazo psicológico en perros, acudir al veterinario.

  • Para prevenir el embarazo psicológico, lo mejor es esterilizar a la perra.

  • Ayudar a la recuperación de la perra del embarazo psicológico con cariño y paciencia.

  • Como forma de avanzar en la normalización de la situación de la perra, Conseguir que haga más ejercicio de lo habitual.

  • Retirarle los juguetes adoptados.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto