Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Medio ambiente


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente > Naturaleza

Tipos de contenidos: Medio ambiente

^

Biodiversidad subterránea

La enorme y desconocida variedad de los seres vivos del subsuelo puede ser vital para el presente y el futuro ecológico del planeta

Imagen: Frank Wouters

Bajo tierra se esconde toda una serie de minúsculos y desconocidos seres vivos, desde insectos hasta hongos y bacterias, deparando todos los años nuevos descubrimientos. En este sentido, España es uno de los países de Europa con mayor cantidad de biodiversidad subterránea. Aparentemente insignificantes, cumplen sin embargo un papel esencial para el resto de seres vivos, y podrían además ser fundamentales para el desarrollo de nuevos fármacos o productos industriales. A pesar de ello, diversas amenazas, causadas por el ser humano, se ciernen sobre ellos, y son pocos los científicos dedicados a estudiarlos y conservarlos.

¿Por qué es importante la biodiversidad subterránea?

Según los científicos, el subsuelo, especialmente el tropical, contiene más especies sin descubrir que las que habitan la superficie. Algunos datos son especialmente llamativos: Por ejemplo, un gramo de suelo de bosque tropical puede contener hasta 40.000 especies de bacterias, muchas de ellas desconocidas. Asimismo, sólo se conoce un 5% de hongos, o apenas la mitad de lombrices.

El subsuelo, especialmente el tropical, contiene más especies sin descubrir que las que habitan la superficie

La doctora Ana I. Camacho, Científica Titular del Departamento de Biodiversidad y Biología Evolutiva, en el Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC), subraya que cada organismo, aunque "ni siquiera lo veamos o sepamos de su existencia, cumple su misión como un eslabón más de la larga cadena trófica, donde todos los seres son igualmente necesarios".

Según Klaus Töpfer, Director Ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) hasta el año pasado, el estudio de las formas de vida subterráneas, las menos conocidas de todas las existentes, permitirá obtener nuevos fármacos y productos industriales, contribuyendo al desarrollo sostenible y a la reducción de la pobreza.

Los ejemplos son muy diversos: Investigaciones recientes en Australia y la sabana africana han demostrado que los procesos digestivos de las termitas aumentan el acceso de nutrientes a las plantas. Por ello, su papel en el ciclo agrícola tradicional es básico, al ser capaces de fertilizar y recuperar hasta los suelos más duros o degradados.

En Brasil, una especie de bacteria que se fija al nitrógeno, llamada Bradyrhizobium, está reemplazando el uso de fertilizantes industriales en cultivos de soja. Según la doctora Fátima Moreira, microbióloga de la Universidad brasileña de Lavras, una zona de su país que cubre 14 millones de hectáreas ha sido cultivada de esta forma, "ahorrando a la economía nacional cerca de mil millones de dólares anuales". Y en las plantaciones de té del estado indio de Tamil Nadu se han reintroducido unos gusanos de tierra que han incrementado las cosechas en casi un 300%.

La capacidad de algunas bacterias y hongos de combatir ciertos patógenos puede ser de gran ayuda para depurar el agua potable subterránea o en la lucha contra diversas plagas y enfermedades tanto en humanos como en animales. Asimismo, se sabe que muchos de estos organismos están involucrados en la liberación desde el suelo de dióxido de carbono, metano y otros gases de efecto invernadero. Los científicos también investigan la capacidad de los organismos subterráneos para influir en la capacidad de absorción del suelo, especialmente en zonas propensas a sequías, inundaciones y erosión.

Alberto Sendra, Doctor en Biología y Conservador del Museo Valenciano de Historia Natural (Fundación Entomológica Torres Sala) subraya además la importancia de estudiar tanto a las poblaciones de seres beneficiosos, por ejemplo los murciélagos, como los peligrosos, en este caso diversas cepas de virus y mohos.

Además, este experto asegura que las especies que habitan el medio subterráneo tienen un gran interés científico para la compresión de la evolución de la vida sobre la Tierra: "La actual distribución de algunas de estas especies pone bajo sospecha la existencia de verdaderas tierras emergidas y mares epicontinentales que la tecnología actual más avanzada es incapaz de demostrar."

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto