Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Solidaridad


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad > Derechos Humanos

Tipos de contenidos: Solidaridad

^

El peor lugar para ser niño

Numerosos países no reúnen unas condiciones óptimas para el bienestar infantil, incluso en las regiones industrializadas

  • Autor: Por AZUCENA GARCÍA
  • Fecha de publicación: 18 de septiembre de 2009
Imagen: Juanma Mendo

Hambre, guerras y epidemias son los mayores enemigos de los niños. Diversos informes confirman que en determinadas zonas del planeta la situación mejora para ellos, pero incluso en los países industrializados tienen carencias. Son el grupo más vulnerable y la crisis económica actual no contribuye a mejorar su situación: la tasa de mortalidad infantil ha descendido en los últimos años, pero todavía debe bajar más; los conflictos armados se nutren de niños soldados, cuyas secuelas psicológicas son a menudo mayores que las físicas; y en los países desarrollados, el crecimiento del PIB no es proporcional al nivel de bienestar infantil.

Mortalidad infantil

Hace apenas unos días, UNICEF anunciaba un hito: ahora mueren menos niños que hace dos décadas. Se ha pasado de 12,5 millones de muertes infantiles en 1990 a 8,8 millones en 2009. Pero esta cifra podría ser todavía menor. "Evitar estas muertes no es complicado", subraya UNICEF.

En comparación con 1990, cada día mueren 10.000 niños menos. Sin embargo, "es posible acelerar el progreso, incluso en los entornos más pobres". Los programas de salud integrados son una de las principales apuestas. Fomentan la participación de las comunidades para abordar las causas de mortalidad: neumonía, diarrea, trastornos en recién nacidos, paludismo, VIH y desnutrición. "Las dos causas principales de mortalidad de menores de cinco años son la neumonía y la diarrea", asegura la agencia de Naciones Unidas para la infancia. La meta, insiste, es cumplir el Objetivo de Desarrollo del Milenio que pretende reducir en dos terceras partes la mortalidad de los menores de cinco años. Conseguirlo en el plazo previsto, para el año 2015, exigirá "recursos específicos".

La mitad de los fallecimientos se registran en seis países: India, Nigeria, República Democrática de Congo, Etiopía, Pakistán y China

Los datos de Save the Children (STC) revelan que el 99% de las muertes de niños menores de cinco años se registran en países en desarrollo. "En su mayoría, por causas totalmente prevenibles", coincide. Cada tres segundos muere un niño en el mundo. La mitad de los fallecimientos se registran en seis países: India, Nigeria, República Democrática de Congo, Etiopía, Pakistán y China.

Entre los menores de cinco años, la neumonía es la principal causa de muerte, por delante del sida, la malaria y el sarampión juntos. Unos dos millones de niños fallecen cada año como consecuencia de esta enfermedad, "y se estima que un millón más muere como consecuencia de infecciones severas", apunta STC. La diarrea provoca cerca de dos millones de muertes cada año entre niños menores de cinco años y la malaria, que está en el origen de 800.000 muertes en África subsahariana, tan sólo es responsable del 1% de las bajas en el Sudeste Asiático.

Soluciones económicas

Reducir estas cifras no es caro. Es un trabajo largo que se consigue "con intervenciones sencillas, de bajo coste y muy eficaces", señala UNICEF. Entre ellas, destacan las vacunaciones sistemáticas de niños y madres, el uso de mosquiteras impregnadas con insecticida para prevenir el paludismo (malaria), la distribución de suplementos vitamínicos y la mejora en la atención médica a niños y mujeres.

Las intervenciones de bajo coste podrían reducir la tasa mundial de mortalidad de neonatos hasta en un 70%, indica Save the Children. Algunas de sus propuestas son:

  • Método de la madre canguro. Consiste en colocar al recién nacido con bajo peso en contacto con la piel materna para que mantenga su calor: "Ayuda a los niños a sobrevivir en los primeros días críticos".
  • Lactancia exclusiva. Podría salvar la vida de casi un millón de bebés al año.
  • Vacunas contra el tétanos y el sarampión. La primera apenas cuesta 40 céntimos y evitaría la muerte de 215.000 recién nacidos y 30.000 madres cada año. La vacuna contra el sarampión no llega a 15 céntimos.
  • Sales de rehidratación oral. Se emplean para combatir los efectos de la diarrea. Cuestan 50 céntimos.
  • Antibióticos para tratar la neumonía, por tan sólo 30 céntimos.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 3]
  • Ir a la página siguiente: Conflictos armados »

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en