Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Tecnología


Estás en la siguiente localización: Portada > Tecnología > Internet y telecomunicaciones

Tipos de contenidos: Tecnología

Navidad 2017
^

Tiendas de música online: ¿un modelo con futuro?

Al calor del éxito de la tienda de iTunes, están apareciendo diversas iniciativas que pretenden trasladar el negocio de la venta de canciones a la Red, aunque sin aportar ninguna novedad a lo ya existente

  • Autor: Por JORDI SABATÉ
  • Última actualización: 9 de junio de 2006

Mientras la venta de Cd's cae a un ritmo del 3% anual, el negocio de la compra de canciones en Internet se ha triplicado durante 2005. Y ello a pesar de que paralelamente crece la alternativa gratuita: el intercambio de música en las redes P2P. Una buena parte de la culpa de este fenómeno lo tiene la 'iTunes Music Store' de Apple. Este servicio se estrenó en abril del 2003 y en julio de 2005 celebró la venta de su canción número 500 millones. Ahora, algunas de las grandes empresas de la Red quieren probar suerte y se han decidido por desarrollar sistemas similares.

Una tienda para un reproductor

Tras el éxito de El Koala y los chicos de 'Amo a Laura...', el penúltimo 'hit' en cuanto a vídeos musicales en Internet procede de los Estados Unidos. No se trata de un tema con aroma agrícola ni de una parodia de grupo ñoño diseñada por una agencia de publicidad; su autor, apodado MC Lars, desgrana en clave de rap un discurso serio y amenazante para la industria discográfica: "Hey Mr. Record Man / Tu sistema no puede competir / Es el Nuevo Modelo de Artista / Transferencia de fichero completada /¡Descarga esta canción!"

El vídeo de MC Lars ya se puede ver en YouTube y la canción, 'Download this song' ('Descarga esta canción') se puede bajar desde la página del rapero en MySpace. La corrosiva letra también está traducida al castellano y no tiene desperdicio. Viene a explicar, en definitiva, algo que muchos usuarios piensan: no se puede ir contra el futuro, contra lo que tiene éxito, en este caso la compartición digital de música.

Sin embargo, la experiencia de Apple en este campo demuestra que sí se puede hacer un cierto negocio vendiendo música en la Red, aunque sea de forma muy peculiar. Su tienda online, 'iTunes Music Store', acapara el 75% de las descargas de pago y se ha establecido como modelo de lo que muchos expertos piensan es la única salida para la supervivencia de la industria musical: la alianza entre un reproductor multimedia y las empresas discográficas.

Apple no vende música

El usuario se conecta directamente a la tienda de 'iTunes' desde el reproductor del mismo nombre, que debe haber instalado previamente en su escritorio, y puede acceder a la compra completa de discos, o bien a la compra de canciones sueltas a un precio de 0,99 dólares la canción. Estas mismas canciones que vende iTunes se pueden encontrar en las redes P2P, y sin embargo cientos de miles de usuarios han preferido pagar por ellas. ¿Por qué?

Para entender la clave del éxito de esta tienda hay que tener en cuenta previamente algo que no todo el mundo sabe: Apple no gana un sólo euro con la venta de canciones. El beneficio de la compañía no está en la venta de música, sino en la de hardware, concretamente de su reproductor iPod.

Lo que pretende Apple es que aquellos usuarios que posean un iPod tengan un sitio oficial donde adquirir su música a precio ajustado y con cierta garantía de calidad y seguridad frente a los peligros (más o menos reales) que puedan acechar en las redes P2P: software maligno para el ordenador, ficheros que tardan en descargarse, que tienen mal sonido o son difíciles de encontrar...

Las canciones compradas en la tienda de iTunes sólo se pueden escuchar en un reproductor iPod, quedando el resto de aparatos incapacitados para ello por causa del sistema anticopia

Por otro lado, las canciones compradas en la tienda de iTunes sólo se pueden escuchar en un reproductor iPod, quedando el resto de aparatos incapacitados para ello por causa del sistema anticopia (DRM) de iTunes. Así, quien quiera escucharlas en un reproductor portátil debe comparse un iPod. Tampoco se pueden grabar en un Cd más de un número determinado de copias, y no se pueden poner en las redes P2P para compartirlas con otros usuarios.

A pesar de esto, la tienda iTunes ha resultado ser una excelente estrategia para aumentar la venta de reproductores de música, ya que ha dotado al iPod de su complemento ideal: un lugar muy especial para un producto igual de especial y con un precio elevado. De paso, Apple ha conseguido demostrar a la industria del ocio que se puede vender música en Internet.

Problemas con el sistema anticopia y con los precios

Recientemente, la estrategia de Apple ha estado a punto de sufrir varios reveses. El primero por parte de la Ley de Propiedad Intelectual francesa, que estipula que las obras con Copyright vendidas digitalmente en Francia no pueden tener sistemas anticopia (DRM). Sin su DRM, las canciones de la tienda iTunes se podrían escuchar en cualquier reproductor y se perdería el efecto que estimula al usuario a comprar un iPod para poderlas escuchar. Además, es dudoso que las discográficas le permitieran vender canciones sin sistema anticopia. El asunto está todavía sin resolver, aunque Apple ha amenazado con retirar su tienda 'iTunes' francesa.

Otra batalla que Apple ha tenido que enfrentar ha sido la demanda de las discográficas para subir el precio de las canciones. La industria musical considera que 0,99 dólares (0,99 euros si se compran desde Europa), era un precio ideal hace tres años, pero actualmente resultan demasiado baratas. Finalmente, Apple las ha convencido para mantener el precio.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto