Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Tecnología


Estás en la siguiente localización: Portada > Tecnología > Internet y telecomunicaciones

Tipos de contenidos: Tecnología

^

Explorar los océanos con Google Earth

La nueva versión del programa de geolocalización de Google permite bucear bajo la superficie de los océanos y ver el relieve marino

Imagen: CONSUMER EROSKI

La última versión de Google Earth, presentada a finales de enero de 2009, incluye por primera vez la posibilidad de explorar la superficie de los océanos y el relieve submarino. Google Ocean se activa mediante la capa "océanos" en Google Earth e incluye determinadas ubicaciones bajo la superficie del agua, como marcas de posición donde los usuarios pueden encontrar más información en formato de textos, imágenes o vídeos.

Esta herramienta se ha convertido en la mayor base de datos de libre acceso sobre la vida marina

De esta forma, los usuarios pueden aprender realizando observaciones oceánicas y contemplar especies en peligro de extinción o lugares donde hacer inmersiones submarinas y otros deportes acuáticos. También dispone de información sobre los naufragios más conocidos y aspectos para concienciar sobre la conservación de la naturaleza, como la ubicación de zonas marinas donde no existe el suficiente oxígeno para que haya vida, o el proceso de fusión del hielo polar y la pesca sin control en las últimas décadas.

Historia Google Ocean

La idea de Google Ocean nació en España en 2006, cuando la oceanógrafa de National Geographic Sylvia Earle coincidió en unas jornadas con John Hanke, uno de los responsables de Google Earth y anterior fundador de Keyhole, empresa adquirida por Google en 2004. En estas jornadas, Google Earth recibió el premio de la Sociedad Geográfica Española y Sylvia Earle alabó la herramienta creada por Google, pero le comentó a Hanke que la parte más grande de la tierra, los océanos, no estaba representada.

Según Bernardo Hernández, director mundial de Geomarketing de Google, cuando John Hanke volvió a Estados Unidos, un ingeniero decidió dedicar parte del 20% de su tiempo (disponible en la empresa para desarrollar proyectos propios) a trabajar en la integración del relieve submarino en Google Earth. Finalmente, el proyecto tuvo la suficiente entidad para que contara con apoyo de la empresa para su desarrollo e incorporación a la nueva versión de la herramienta de geolocalización.

Un proyecto colectivo

Para complementar la información de los fondos marinos representados, Google Earth ha contado con la colaboración de diferentes empresas y organismos de todo el mundo. Entre las más de 50 organizaciones que han trabajado con Google se encuentran National Geographic, Sociedad para la Conservación Marina, BBC, Sociedad Cousteau, Asociación Hidrográfica Japonesa y la Asociación para la Investigación la Conservación del Océano (ORCA).

Estos organismos han incorporado información de interés para los usuarios, como ubicaciones especiales, vídeos o fotografías de especies marinas, así como la recreación en 3D de estructuras creadas por el hombre en el fondo del mar, o barcos hundidos como el célebre Titanic, cuyos restos pueden ser visitados virtualmente desde esta aplicación.

Imagen: CONSUMER EROSKI

Estos primeros datos proporcionados son la base sobre la cual se pretende construir una herramienta para conocer los océanos y tener información útil sobre corrientes, temperaturas, barreras de coral o barcos hundidos. La participación en el proyecto está abierta a cualquier institución o particular que disponga de información de interés para ser utilizada, desde datos barométricos a nuevas imágenes del lecho marino. De esta manera, los usuarios pondrán conocer mejor los mares y océanos.

Gracias a toda la información aportada por las numerosas instituciones que trabajan en conocer los misterios del fondo del océano, esta herramienta se ha convertido en la mayor base de datos de libre acceso sobre la vida marina. Sin embargo, por motivos de seguridad se han difuminado algunas zonas.

Google desmiente el hallazgo de la Atlántida

Imagen: CONSUMER EROSKI

El ingeniero aeronáutico británico Bernie Bamfor aseguró a finales de febrero haber descubierto la posible ubicación de la mítica civilización hundida de la Atlántida, utilizando para ello el relieve del fondo marino proporcionado por Google Ocean. La zona, de una extensión similar a una provincia española de tamaño medio, aparecía como una especie de plano cuadriculado con la posibilidad de que se tratase de una construcción realizada por el hombre. Se da la casualidad de que la zona, situada en el Atlántico, es uno de los puntos donde se cree que pudo haber estado radicada en el pasado la civilización atlante, mencionada por primera vez por el filósofo griego Platón.

Sin embargo, Google ha declarado que lo que se percibe en esa parte del fondo son las trazas dejadas por los barcos mientras recogen datos con un sonar para elaborar los mapas del llano oceánico. Es decir, son los artefactos utilizados en el proceso de recolección de datos.

Pero no sería la primera vez que se descubren restos arqueológicos o nuevas especies usando Google Earth. El último descubrimiento ocurrió el pasado mes de diciembre, cuando un equipo de científicos del Reino Unido halló un bosque no catalogado hasta ahora en la cima de una montaña en Mozambique. En este bosque, después de haber sido explorado, se han encontrado nuevas especies animales y vegetales.


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto