Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Tecnología


Estás en la siguiente localización: Portada > Tecnología > Software

Tipos de contenidos: Tecnología

^

Qué son los micropagos

El incremento del comercio electrónico y los nuevos hábitos de consumo abren las puertas a los sistemas de pago de pequeñas cantidades

  • Autor: Por JORDI SABATÉ
  • Última actualización: 7 de octubre de 2005

Los micropagos no han funcionado hasta ahora en España, tanto por falta de unidad de los sistemas que los soportaban como por la lentitud con que crecía el comercio en Internet. Sin embargo, las ventas online se han incrementado un 20% en los últimos dos años y existen nuevos mercados para los que es importante poder contar con un sistema de pagos de pequeñas cantidades de dinero en las que no compensa, por sus altas comisiones, pagar con tarjeta de débito o crédito.

Qué es el micropago

En España más de cuatro millones de internautas utilizan la Red para comprar. El medio de pago más utilizado es la tarjeta de crédito ( 65,4% de los casos) seguida del pago contra reembolso (18,5%). Queda un 16,1% de usuarios que no utilizan ni tarjeta ni reembolso para pagar. Es posible que una parte importante de este porcentaje se deba a compradores que han utilizado sistemas de micropago. Estos usuarios no se verían reflejados en las estadísticas al operar con métodos que no precisan necesariamente de registro de datos.

Cinco duros virtuales

Los sistemas de micropago están diseñados para compras muy pequeñas, de unos pocos euros, lo que tradicionalmente se han llamado los cinco duros. Su filosofía se basa en que el usuario compra por anticipado el dinero que va a utilizar y lo carga en una cuenta o bono de prepago. Las cuentas se van recargando a medida que se gastan.

Estos sistemas resultan cada vez más necesarios en el medio virtual, donde aumenta exponencialmente el número de productos digitales, como informes, periódicos en PDF, música, vídeos, etc, con precios pequeños. Asociaciones como Commercenet, en la que participan empresas como La Caixa entre otros, coinciden en que la implantación de sistemas de micropago eficaces supondrían un gran empuje para el comercio electrónico en la Red.

Enrique Dans, profesor y director del área de Sistemas y Tecnologías de Información del Instituto de Empresa, opina que "se trata de la opción lógica para muchos modelos de negocio". "El micropago cubre un segmento muy importante, y aporta además unos niveles de seguridad muy razonables; bien en los mecanismos de acumulación o en los de comprobación de transacciones", asegura.

Los pequeños pagos salen caros

Pero a pesar de ser cada vez más reclamados, estos sistemas no terminan de consolidarse. "Llevamos literalmente años, casi desde los albores del comercio electrónico, hablando de micropagos", explica en su blog Dans. "Sin embargo" prosigue, "nunca ha llegado a haber ninguna alternativa verdaderamente exitosa y eficiente para este tipo de transacciones pequeñas".

Dans también explica el motivo de su dificultad de implantación: "exigen una operativa muy eficiente y un nivel de comisiones muy bajo para poder ser rentables". Es decir, que son pagos que por su pequeña cuantía ofrecen márgenes de beneficio muy ajustados. Es por ello que uno de los primeros escollos a la rentabilidad de estos sistemas reside en la comisión que el intermediario, una figura fundamental en el pago electrónico, cobra al vendedor por el uso de su sistema, dado que al pagador nunca se le descuenta ninguna cantidad.

El intermediario es quién facilita el sistema de pago y garantiza su seguridad. Para sustentar los costes del mismo, y obtener además un beneficio, éste necesita aplicar unas comisiones proporcionales al volumen de dinero movido. Cuando las cantidades movidas son bajas, la rentabilidad del sistema desciende y las comisiones se elevan, restándose del margen de beneficio del vendedor sobre el producto. En otras palabras, los pagos pequeños no resultan tan rentables como las cantidades de dinero grandes. Por eso hay resistencia a aceptarlos.

Dans, sin embargo, apunta que la solución reside en el propio concepto de micropago, ya que su objetivo es "aportar eficiencia donde los costes de transacción por otros medios (tarjetas de crédito, reembolso) dificultan un funcionamiento rentable". Es decir que su diseño financiero debe tender a minimizar las comisiones.

Paginación dentro de este contenido

Etiquetas:

micropago, pago, paypal, ukash


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto