Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Ideas y consejos

Tipos de contenidos: Viajes

^

Trasladar el coche al destino de vacaciones

El camión remolque que transporta varios vehículos a la vez es el medio más económico para trasladar el automóvil particular de un lugar a otro

  • Autor: Por ANA PALOMO
  • Fecha de publicación: 25 de noviembre de 2011
Imagen: Philip Lai

Diciembre se aproxima y, como cada año por estas fechas, media España se dispone a viajar. Se calcula que se registrarán más de 16 millones y medio de desplazamientos por carretera. Sin embargo, estos días anochece antes y la lluvia, los bancos de niebla, las placas de hielo e, incluso, la nieve dificultan de manera notable la conducción. Utilizar el coche en estas condiciones meteorológicas supone un reto para muchas personas. El 72% de los conductores españoles admite que no sabe conducir con nieve en la calzada. Si a esto se añade que se deben aprovechar los pocos días de asueto, en ocasiones, es necesario viajar en transporte público y contratar a un transportista para que envíe el coche a la localidad de destino. El camión remolque que transporta varios vehículos a la vez es el medio más económico para trasladar el coche particular de un lugar a otro.

Tipos de transporte de vehículos

En octubre de 2006, Renfe (Red Nacional de Ferrocarriles Españoles) suprimió todos sus servicios de autoexpreso (transporte de vehículos por ferrocarril). Esta decisión se debió, en parte, a la proliferación de viajeros que se trasladan en tren y alquilan un coche en el lugar de destino. Desde entonces, son numerosas las personas, sobre todo jubiladas y familias numerosas, que recurren a las empresas de transporte de vehículos.

Estas compañías, a través de grandes camiones, e incluso barcos y aviones, trasladan los vehículos particulares hasta las localidades que se les ha indicado.

Conviene estudiar con detenimiento la cobertura del seguro del transportista

Cuando se decide transportar el coche a otra ciudad sin conducirlo uno mismo, se necesita contratar a una empresa de transporte de vehículos para su traslado. Por lo general, estas compañías de transporte de automóviles disponen de rutas y trayectos semanales con origen y retorno desde casi cualquier punto de España. Hay que tener en cuenta una serie de aspectos en cuanto al tipo de transporte:

  • Transporte cerrado e individual por carretera:

    Si se dispone de un automóvil de alta gama o un "clásico", lo más indicado es trasladarlo a través de una empresa que disponga de un camión de transporte individual y cerrado. Es la mejor opción, pero también la más cara, puesto que el precio del transporte no se reparte con otros clientes. El vehículo se protege y su traslado se hace puerta a puerta.

  • Conductor que lleva el coche por carretera:

    La alternativa más económica es contratar a una empresa que disponga de conductores que trasladen el vehículo a la localidad de destino. Son numerosas las personas que descartan esta opción, puesto que les disgusta que un desconocido conduzca su vehículo y porque, además, en los viajes largos, se incrementa en exceso el kilometraje del coche. Como ventaja, hay que señalar que el traslado del automóvil se hace puerta a puerta.

    Los precios, aunque varían en función de la distancia, se sitúan a partir de 400 euros por los traslados de ida y vuelta. El kilómetro recorrido puede costar entre 0,45 y 0,70 euros, mientras que el propietario del vehículo abona el combustible. Si un particular desea que un conductor traslade su coche desde Madrid hasta la localidad castellonense de Oropesa del Mar (450 Km), cada trayecto le puede suponer entre 200 y 315 euros. A esta cantidad se añade el coste del carburante.

  • Transporte en camión con más vehículos:

    La opción intermedia entre las dos anteriores es llevar el coche en un camión remolque con capacidad para el transporte conjunto de varios vehículos a la vez. Es la solución más adecuada en traslados de larga distancia y es más económica que la primera opción, puesto que el coste se reparte entre varios clientes. Sin embargo, el servicio de transporte es más lento.

    La mayoría de los camiones especializados en el transporte de vehículos son plataformas que cargan entre seis y diez automóviles. El kilómetro recorrido cuesta entre 0,40 y 2 euros. En esta modalidad no se puede llevar a cabo el sistema puerta a puerta sino que, a menudo, el coche se entrega en un centro de distribución destinado al efecto. Otro inconveniente de esta opción es que el propietario del vehículo tiene que supeditarse a los horarios de la compañía de transportes respecto a la recogida y entrega de su coche.

  • Transporte marítimo y aéreo:

    Si el propietario del vehículo pasará unas cortas vacaciones en una localidad y luego regresará a su ciudad de origen, no merece la pena embarcar el coche. Es más lógico alquilar un turismo en el lugar de destino, que asumir el gasto de llevarse el coche.

Consejos para contratar a una empresa de transporte de vehículos

Cuando se decide contratar los servicios de una empresa que traslade el vehículo particular hasta el lugar de destino, hay que seguir una serie de pautas:

El seguro del transportista debe cubrir daños materiales por roces en vehículos o incendios, entre otros

  • En principio, hay que desconfiar de las empresas de transporte que no disponen de un domicilio social físico, en cualquiera de los medios que se escoja para trasladar el vehículo.

  • Elegir qué compañía de transporte es la adecuada y preparar la documentación del vehículo para su traslado puede llevar varios días. Por ello, hay que planificar con tiempo suficiente el traslado del coche.

  • Se tiene que decidir la fecha exacta en que se necesita que la empresa realice el transporte del vehículo. En este caso, hay que tener en cuenta que no todas las compañías hacen rutas a diario a todas las ciudades.

  • Además, conviene solicitar a la compañía un presupuesto previo para el transporte y detallar las características específicas del coche: los accesorios adicionales con que cuenta, los extras que no vienen de fábrica, los elementos o dispositivos que no funcionan, etc. Esto hace que la empresa pueda dar un presupuesto más ajustado.

  • Se debe estudiar a la empresa de transporte que se ha elegido y, en particular, las coberturas de su seguro. En general, el tipo de seguro más común que utilizan estas compañías son las pólizas de abono (a prima fija). Este tipo de seguro otorga una cobertura determinada por un mismo medio de transporte y es el más utilizado para cubrir los riesgos de mercancías transportadas por camiones. Cubre los daños materiales directos de las mercancías trasportadas, como consecuencia de golpes o roces en vehículos descubiertos, incendios, explosiones, accidentes y vuelcos, robos, etc.

  • Lo más apropiado es inspeccionar el coche antes de dejarlo y al recogerlo para asegurarse de que no ha sufrido daños durante el transporte. En caso de que el coche haya sufrido algún desperfecto en el traslado, el seguro del transportista lo cubrirá. También se recomienda hablar con la compañía de seguros para saber qué se cubre en el traslado. En caso de apreciarse daños registrados durante el transporte, estos deben reflejarse en el albarán de entrega. Si los desperfectos no se documentan, la empresa de transporte queda exonerada de cualquier tipo de responsabilidad.

  • No es conveniente dejar la documentación original en el vehículo. Lo mejor es entregar al transportista una fotocopia.

  • Hay que proporcionar una copia de las llaves del coche a la empresa de transporte.

  • Por otra parte, es importante saber que la mayoría de las compañías de transporte no permiten llevar objetos personales dentro del vehículo, debido a las restricciones de peso y a los seguros.

  • Se debe retirar la antena del vehículo, los dispositivos telefónicos de manos libres y los mandos a distancia de garajes que no estén integrados en el coche. Aparte de esto, algunas compañías recomiendan desconectar la alarma del coche antes de transportarlo.

  • El coche tiene que estar limpio para apreciar mejor los posibles desperfectos que se puedan ocasionar tras el traslado. Además, hay que verificar el estado de la batería y tener el coche preparado en caso de viajar a un lugar frío (comprobar los neumáticos, anticongelante, cadenas, etc.).

  • En cuanto a las formas de pago aceptadas por las empresas de transporte, figuran: el dinero en efectivo, la transferencia bancaria, el pago por adelantado, el pago parcial por adelantado, el servicio PayPal (abono a través de internet) y el pago contra reembolso.

  • A las tarifas de las compañías de transporte se añade un recargo cuando el traslado del vehículo se realiza por la noche, fines de semana y festivos y en temporadas de vacaciones.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en