Bruselas propone fuertes recortes en la pesca de anchoa, cigala, gallo, rape y caballa en aguas ibéricas

Su plan incluye fijar cinco zonas de veda en estas aguas y limitar a 20 días mensuales la captura de algunas especies
Por mediatrader 9 de diciembre de 2004

La Comisión Europea aprobó ayer la propuesta provisional de cuotas pesqueras para 2005 que establece fuertes recortes en las capturas de anchoa, cigala, gallo, rape y caballa en aguas ibéricas, e incluso fija cinco zonas de veda. El plan, que cuenta ya con la oposición del Gobierno español y de las cofradías, será negociado los días 21 y 22 de diciembre por los ministros de Pesca de los Veinticinco, al objeto de que se pueda poner en marcha en enero.

La propuesta sobre Totales Admisibles de Capturas (TAC) marca un descenso desde las 33.000 toneladas de anchoas de 2004 a las 5.000 previstas para el próximo año en el Golfo de Vizcaya, lo que supone un recorte del 85%. No es la única especie que ve reducida su cuota. En los caladeros del Cantábrico, Portugal y el Golfo de Cádiz, se restringe el porcentaje permitido de pesca para gallo (-28,5%), rape (-20%) y caballa (-23%). Así, en el Golfo de Cádiz, el límite actual para la caballa está fijado en 3.000 kilos de producto por día y barco; una cantidad que quedaría fijada en 2.310 para 2005. También bajan los permisos para jurel (-20%), gallo del norte (-20%) y caballa del norte (-27%).

En la misma línea, Bruselas reclama una serie de medidas para recuperar las reservas de merluza del sur y cigala. En primer lugar, aboga por una reducción en un 10% del esfuerzo pesquero en torno a la Península Ibérica, lo que implica que los barcos españoles podrían faenar sólo 20 días al mes frente a los 22 actuales. Asimismo, se establecen cinco zonas de veda para cigala en Asturias, Cantabria, sur de Galicia, sur de Portugal y la zona de Huelva y el Algarve portugués, debido al mal estado de los bancos.

Más bacalao

Frente a estos recortes, la pesca permitida de bacalao pasaría de las 5.700 toneladas actuales a 6.200 para 2005, una ligera tendencia al alza que se extiende a especies como la merluza del sur (0,30%), atún (0,64%), o lenguado. Más importantes son las mejoras en las cuotas autorizadas para bacaladilla (22%), rape (20% en el norte, salvo en Vizcaya, que se limita a un 5,5% más) y patudo (23%). En merluza del norte, el aumento (9%) permitirá llegar a las 24.000 toneladas en el Mar del Norte y Escocia, donde faenan barcos españoles.

Este texto es la primera iniciativa del comisario de Pesca, el maltés Joe Borg, desde que asumió su cargo en noviembre. Su contenido es negociable, según apuntó el responsable técnico de la Dirección General de Pesca, el español Ernesto Penas, «a condición de que el resultado final sea una reducción verdadera del esfuerzo pesquero». A lo que se opuso es a los acuerdos bilaterales dentro de la Unión Europea (UE), como el de anchoa entre España y Francia.