Más de 6.000 recetas con información nutricional para saber elegir la mejor

Filtrar recetas Cerrar

Fritos de mejillón

Tiempo 30-40 min
Dificultad Media
Valor energético 384 kcal
Nº de raciones 4
Temporada Invierno, Otoño, Primavera, Verano

Elaboración

Abrimos los mejillones frescos al vapor.

En una sartén ponemos mantequilla y aceite de oliva con un poco de cebolla y pimiento verde picado en brunoise y pochamos a fuego suave.

Cuando esté pochada la verdura, añadimos la harina, dejamos que se disuelva con la grasa y añadimos poco a poco la leche.

A esta bechamel le agregamos un huevo cocido, la carne de los mejillones finamente picados y, si queremos, otros ingredientes (jamon, gambas, bacalao, setas…).

Rellenamos las conchas de los mejillones con la bechamel y dejamos enfriar.

Una vez fríos los empanamos pasándolos por harina, huevo batido y pan rallado.

Posteriormente los freímos con bastante aceite de oliva, poniéndolos en la sartén a freír por la zona de la bechamel y no por la concha, porque si no se desharía la bechamel y se podría salir del mejillón.

Una vez fritos los sacamos a un plato con papel de cocina para que absorba el aceite de la fritura y posteriormente los servimos en una bandeja acompañados de una cucharilla de postre para su fácil consumo.

Semáforo nutricional

El semáforo nutricional es un sistema de colores que permite entender los valores nutricionales de una forma clara, rápida y completa.

Una ración contiene

Calorías Grasa Grasa saturada Azúcares Sal
384 14g 4,3g 6,2g 1g
19% 20% 22% 7% 16%

* de la ingesta de referencia (IR) para un adulto

  • Baja: el 10% o menos de la ingesta de referencia
  • Media: entre el 10% y el 35% de la ingesta de referencia
  • Alta: más del 35% de la ingesta de referencia

Las recetas presentan normalmente ingredientes cuyo porcentaje sobre la Ingesta de Refencia (IR) es alto (predominan amarillos y naranjas). Estos platos están concebidos como plato principal de una comida o cena, con lo que su tamaño de ración es superior y su aporte nutricional es más elevado.

Por este motivo, las recetas tienen puntos de corte diferentes a los de los productos. Así, por ejemplo, mientras que un alimento cualquiera tendrá los nutrientes de color amarillo hasta un valor máximo del 20% de la IR, las recetas concebidas como una comida principal tendrán los nutrientes en amarillo hasta un valor máximo del 35% de la IR.

Calorías Grasa Grasa saturada Azúcares Sal
Qué es bajo por ración 200 Kcal o menos 7 g o menos 2 g o menos 9 g o menos 0,6 g o menos
Qué es medio por ración Entre 200 Kcal y 700 Kcal Entre 7 g y 25 g Entre 2 g y 7 g Entre 9 g y 32 g Entre 0,6 g y 2,1 g
Qué es alto por ración 700 Kcal o más 25 g o más 7 g o más 32 g o más 2,1 g o más
Nutrientes Cantidad Diaria Orientativa
Calorías 2.000 Kcal
Grasa 70 g
Grasa saturada 20 g
Azúcares 90 g
Sal 6 g

La Ingesta de Referencia (IR) es una guía sobre la cantidad total de calorías y de varios nutrientes que debemos ingerir al día para mantener una dieta sana. La información sobre los porcentajes de IR indica lo que supone la cantidad de nutriente de una ración respecto a la IR para ese nutriente en el día.

Los porcentajes de Ingesta de Referencia (IR) están calculados para una mujer adulta con una ingesta diaria de 2000 Kcal. Las necesidades nutricionales individuales pueden ser más altas o más bajas, en función de sexo, edad, nivel de actividad física y otros factores.

Los mejillones son muy nutritivos y su sabor es excelente, a pesar de que se les considera de menor calidad gastronómica que otros moluscos bivalvos tales como las ostras o las almejas. Además, tienen grandes posibilidades culinarias: se pueden consumir cocidos al vapor con limón, en escabeche, con tomate, como ingrediente de ensaladas u otros platos, o como en este caso, con bechamel y fritos, de textura y sabor exquisitos.
La bechamel, elaborada con harina, mantequilla y aceite de oliva, los enriquece, desde el punto de vista nutricional, con energía procedente de hidratos de carbono complejos y grasas respectivamente. El huevo cocido y los otros ingredientes opcionales (jamón, gambas, bacalao), destacan por su aporte proteínas de gran calidad.
Los fritos de mejillón resultan bastante calóricos, por lo que se recomienda un consumo ocasional y en cantidades moderadas. Por su composición nutricional, son adecuados para todas las edades, pero no para personas con exceso de peso o que deban restringir la cantidad de grasas de su alimentación por motivos de salud, ni para quienes sufren de alteraciones digestivas y piedras en vesícula biliar o colelitiasis.

Enfermedades para las que está recomendada esta receta:
  • Anemia ferropenica (falta de hierro)
  • Anemia perniciosa (carencia de vitamina B12)
  • Anemia por carencia de ácido fólico
  • Diabetes mellitus
  • Estreñimiento
  • Gastritis
  • Hipertensión arterial
  • Meteorismo
  • Osteoporosis
Enfermedades para las que no está recomendada esta receta:
  • Ácido úrico y gota
  • Alergia a la caseína
  • Alergia al huevo
  • Alergia al pescado
  • Cálculos en la vesícula biliar
  • Cálculos renales
  • Hipercolesterolemia
  • Hipertrigliceridemia
  • Intolerancia a la lactosa
  • Intolerancia al gluten (celiaquía)
  • Obesidad o sobrepeso