Más de 6.000 recetas con información nutricional para saber elegir la mejor

Filtrar recetas Cerrar

Puré de garbanzos gratinado

Img 38430 g
Tiempo 50 min - 1 h
Dificultad Media
Valor energético 476 kcal
Nº de raciones 4
Temporada Invierno, Otoño, Primavera, Verano

Elaboración

Picamos finamente la cebolla y el ajo.

Cortamos el jamón a dados pequeños.

Salteamos en una sartén, con un poco de aceite, la cebolla y el ajo. Cuando esté pochada la cebolla (blanda y transparente), añadimos el jamón y los granos de sésamo.

Pasamos por el pasapurés los garbanzos, añadiendo un poco de agua si es preciso. Vertemos en la sartén el puré de garbanzos y removemos bien con el resto de ingredientes.

Calentamos el horno a 180 ºC.

Rallamos el queso y mezclamos con la leche y el huevo batiéndolo hasta que quede como una crema.

Disponemos el puré en una fuente de horno.

Cubrimos con la mezcla de queso y gratinamos durante un cuarto de hora.

Hay que servirlo caliente y se puede acompañar con una ensalada.

Semáforo nutricional

El semáforo nutricional es un sistema de colores que permite entender los valores nutricionales de una forma clara, rápida y completa.

Una ración contiene

Calorías Grasa Grasa saturada Azúcares Sal
476 23,2g 5,9g 5,4g 0,8g
24% 33% 29% 6% 13%

* de la ingesta de referencia (IR) para un adulto

  • Baja: el 10% o menos de la ingesta de referencia
  • Media: entre el 10% y el 35% de la ingesta de referencia
  • Alta: más del 35% de la ingesta de referencia

Las recetas presentan normalmente ingredientes cuyo porcentaje sobre la Ingesta de Refencia (IR) es alto (predominan amarillos y naranjas). Estos platos están concebidos como plato principal de una comida o cena, con lo que su tamaño de ración es superior y su aporte nutricional es más elevado.

Por este motivo, las recetas tienen puntos de corte diferentes a los de los productos. Así, por ejemplo, mientras que un alimento cualquiera tendrá los nutrientes de color amarillo hasta un valor máximo del 20% de la IR, las recetas concebidas como una comida principal tendrán los nutrientes en amarillo hasta un valor máximo del 35% de la IR.

Calorías Grasa Grasa saturada Azúcares Sal
Qué es bajo por ración 200 Kcal o menos 7 g o menos 2 g o menos 9 g o menos 0,6 g o menos
Qué es medio por ración Entre 200 Kcal y 700 Kcal Entre 7 g y 25 g Entre 2 g y 7 g Entre 9 g y 32 g Entre 0,6 g y 2,1 g
Qué es alto por ración 700 Kcal o más 25 g o más 7 g o más 32 g o más 2,1 g o más
Nutrientes Cantidad Diaria Orientativa
Calorías 2.000 Kcal
Grasa 70 g
Grasa saturada 20 g
Azúcares 90 g
Sal 6 g

La Ingesta de Referencia (IR) es una guía sobre la cantidad total de calorías y de varios nutrientes que debemos ingerir al día para mantener una dieta sana. La información sobre los porcentajes de IR indica lo que supone la cantidad de nutriente de una ración respecto a la IR para ese nutriente en el día.

Los porcentajes de Ingesta de Referencia (IR) están calculados para una mujer adulta con una ingesta diaria de 2000 Kcal. Las necesidades nutricionales individuales pueden ser más altas o más bajas, en función de sexo, edad, nivel de actividad física y otros factores.

Dentro de la dieta mediterránea las legumbres representan un papel fundamental, y se ha comprobado que un consumo continuado de estos alimentos ejerce un efecto protector frente a las enfermedades cardiovasculares. Las legumbres, y dentro de ellas están los garbanzos, destacan por sus interesantes cualidades nutritivas. Son fuente de hidratos de carbono complejos, fibra y vitaminas. Aportan una importante cantidad de proteínas vegetales, que si se toman en combinación con cereales como el arroz, son de tan buena calidad como las de la carne.
En este caso los garbanzos se han preparado en forma de puré, y puede resultar un plato muy indicado para los niños, que muchas veces son reticentes a incluir las legumbres en su dieta. Además, el queso y la leche aportan calcio, muy necesario para el buen desarrollo de los huesos en la infancia.
Aunque las legumbres tienen poca grasa, el queso es fuente de grasa saturada, o como se llama comúnmente, grasa mala. Este tipo de grasa, presente en los alimentos de origen animal, aumenta el colesterol, por lo que las personas que tengan hipercolesterolemia deben limitar su consumo.
La combinación de los ingredientes hace que sea un plato energético, muy adecuado para tomar en temporada de invierno, y que acompañado de verdura o ensalada resulte un menú nutritivo.
Como la receta incluye queso y leche, el postre más indicado en este caso sería una pieza de fruta fresca.

Enfermedades para las que está recomendada esta receta:
  • Ácido úrico y gota
  • Alergia al pescado
  • Anemia ferropenica (falta de hierro)
  • Anemia perniciosa (carencia de vitamina B12)
  • Anemia por carencia de ácido fólico
  • Cálculos renales
  • Diabetes mellitus
  • Estreñimiento
  • Gastritis
  • Hipertensión arterial
  • Intolerancia al gluten (celiaquía)
  • Osteoporosis
Enfermedades para las que no está recomendada esta receta:
  • Alergia a la caseína
  • Alergia al huevo
  • Cálculos en la vesícula biliar
  • Hipercolesterolemia
  • Hipertrigliceridemia
  • Intolerancia a la lactosa
  • Meteorismo
  • Obesidad o sobrepeso