Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bebé > Bebés > 6 meses-1 año

Seguridad infantil en casa, y sin gastar dinero

El 86 % de los accidentes que sufren los menores de un año ocurren en el interior del hogar, por lo que reforzar las medidas de seguridad infantil en casa estos días se antoja imprescindible

ninos seguridad hogar

Ante el cuidado de un menor siempre debemos extremar las medidas de seguridad, más aún si son bebés o si están empezando a dar sus primeros pasos. El hogar es un lugar seguro para los niños, pero también puede convertirse en el más peligroso, sobre todo en estos momentos de confinamiento originado por la crisis del coronavirus que debemos pasar más tiempo de lo habitual en nuestros domicilios. Los datos no engañan y revelan que los lugares dentro de la casa en los que más accidentes se producen son el dormitorio y la cocina. En este artículo se detallan cinco peligros comunes y cómo prevenirlos con el fin de garantizar la seguridad en el domicilio del pequeño niño explorador sin gastar dinero.

Niños, bebés y accidentes en el hogar

Cerca de 91.000 menores de cinco años sufren cada año algún percance, de mayor o menor envergadura, entre las paredes de su domicilio, el lugar de mayor siniestralidad para los pequeños. Así lo constatan los datos del Ministerio de Sanidad en el estudio 'Detección de Accidentes Domésticos y de Ocio'. El informe también apunta que el dormitorio y la cocina son las estancias donde se producen más accidentes a estas edades.

Por eso, desde que el bebé comienza a gatear, entre los seis y diez meses, los adultos deben tomar distintas medidas de seguridad infantil en casa. Y es que más del 61 % de los accidentes de los niños de uno a cuatro años ocurren en el hogar, una cifra que se eleva hasta el 86 % en el caso de los bebés de menos de 12 meses.

A estas edades, el niño se convierte en un pequeño explorador. Es un ser curioso por naturaleza. "Necesita tocarlo todo para conocerlo, meterse las cosas en la boca; es una época de especial peligro de accidentes", señala María Jesús Esparza, pediatra miembro del grupo PrevInfad, Prevención en la Infancia y la adolescencia, de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap).

Esta especialista recomienda a los padres ejercer una vigilancia activa sobre sus hijos a esta edad en la que son muy intrépidos y no tienen conciencia del peligro. Pero tampoco es beneficioso sobreprotegerlos en exceso. La clave está en conseguir que la casa sea un hogar seguro, en el que el niño se pueda mover a sus anchas sin peligro.

A continuación se enumeran los cinco riesgos domésticos más comunes para los pequeños y se explica cómo prevenirlos.

1. Accidentes infantiles: caídas en la escalera

El 13,3 % de los menores de un año accidentados ha sufrido una caída por las escaleras, un percance que puede ser muy peligroso si se producen contusiones en la cabeza. La principal medida de prevención es colocar sendas puertas de seguridad en ambos lados de la escalera y cuidar que permanezcan cerradas mientras el menor deambula por la casa. Los más mañosos pueden optar también por fabricar su propia barrera con un simple retal de tela enguatada y unos agarres adecuados.

2. Productos tóxicos, cortes y ahogamientos en niños

bebe juega en casa segura Imagen: webdesignprof0

Los productos de limpieza, los materiales punzantes y los elementos pequeños que puedan provocar el ahogamiento del niño deben estar siempre fuera de su alcance. Lo más recomendable es guardarlos en muebles altos a los que no puedan acceder, pero si no es posible, es importante bloquear las puertas donde se encuentren estos productos para impedir su apertura. Existen en el mercado distintos dispositivos de seguridad infantil.

3. Niños en casa: golpes en la cabeza

El 73 % los menores de un año accidentados se golpean en la cabeza, una de las partes más delicadas de su pequeño cuerpecito. Para protegerla, no es necesario forrar toda la casa con gomaespuma, pero sí los elementos que puedan resultar más susceptibles de hacer daño al niño, como las esquinas de las mesas, muebles bajos y cualquier mobiliario de vidrio del hogar.

Con un simple rulo de natación se pueden resguardar muchos de estos peligros, como muestran en el blog My Mom Toughts. Un sencillo corcho de botella también puede ser un estupendo aliado para preservar la cabeza del niño de las esquinas peligrosas.

4. Seguridad infantil en la cuna

Para evitar los golpes en la cabeza con los barrotes de la cuna mientras duerme el bebé o que se enganche sus piernas o brazos entre ellos, se suele colocar una chichonera que recorra parte o todo el perímetro de la cuna del pequeño. Esta se puede adquirir, pero también se puede hacer a medida con unas mínimas nociones de costura, como sugieren las bitácoras De Tijera Rápida y Cristina en Casa.

5. Protectores de puertas

Después de la cabeza, las extremidades superiores de los niños son la parte del cuerpo más afectada en los accidentes caseros. Uno de los más comunes es pillarse los deditos con las puertas. Para prevenirlo, se pueden colocar distintos dispositivos de seguridad, como topes de corcho o gomaespuma en la parte superior de la puerta. También se puede fabricar un bonito y original protector de tela, como el que propone Pequeocio.

RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones