Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bebé > Bebés > 1-2 años

Seis juegos geniales para bebés de uno a dos años

Los niños de entre 12 y 24 meses necesitan juegos y juguetes que estimulen su movilidad e inteligencia

El juego forma una parte esencial del desarrollo del bebé. Las actividades lúdicas reportan al pequeño tres ingredientes fundamentales: diversión, distracción y aprendizaje. En la etapa que trascurre entre el primer y segundo año de vida, el niño comienza a desarrollar numerosas habilidades que le permiten divertirse con una mayor variedad de juegos y aprender y experimentar por sí mismo, sin depender de un adulto. Este artículo detalla seis juegos sencillos para bebés de entre uno y dos años, así como los juguetes más recomendables para esta edad.

Imagen: USAG- Humphreys

¿Por qué el bebé necesita jugar?

Los juegos para bebés de entre uno y dos años deben estimular su inteligencia y el descubrimiento de su propio cuerpo

Durante el primer año de vida del bebé, los juegos infantiles requieren por lo general la intervención de un adulto; el contacto y la interacción con ellos es su principal fuente de esparcimiento. Sin embargo, a partir de esta edad, el pequeño comienza a adquirir mayor movilidad e independencia y, poco a poco, el niño descubre lo divertido que es también entretenerse él solo. "Los bebés de entre uno y dos años de edad encuentran estimulante descubrir y utilizar individualmente la inteligencia, la experiencia, el ambiente, su propio cuerpo y su personalidad", afirma la psicóloga Teresa Arango, autora de 'Estimulación temprana para niños' (Ediciones Gamma, 2006).

Pero estos no son los únicos beneficios que reporta el juego al bebé de entre uno y dos años. Entre otros, Arango cita el "desarrollo de la confianza en sí mismo, el autocontrol y la capacidad de cooperación con los demás". Entre los 12 y 24 meses, el juego es importante también para que el pequeño desarrolle la psicomotricidad fina y gruesa. Una carrera con más niños o un recorrido de obstáculos le ayudará a ejercitar su cuerpo y coordinar sus movimientos, mientras que coger piezas pequeñas con las manos o dibujar los primeros trazos le permitirá mejorar su habilidad manual.

1. Juego para bebés de uno a dos años: agacharse y levantarse

Los juegos para bebés entre uno y dos años deben favorecer su motricidad, y ser divertidos

Este es un sencillo juego indicado para desarrollar la motricidad gruesa del bebé y el equilibro.

El adulto debe colocarse frente al pequeño y tomar sus manos. Una vez en esta postura, se puede empezar a cantar la melodía "agáchate y vuélvete a agachar, que los agachaditos no pueden bailar" o "arriba, abajo, arriba, abajo", a la vez que se sube y se baja, primero erguido y después de cuclillas. Poco a poco el juego se hace más difícil: primero se suelta una mano del bebé, para al final dejar que suba y baje de forma independiente.

2. Mi primer puzle

Este juego ayuda a que el niño desarrolle la psicomotricidad fina y aprenda a colocar objetos en el espacio.

Se pone una cartulina de color en una superficie plana y en otra se dibujan y recortan distintos elementos de un paisaje sencillo como una casa, un sol, una flor, una nube o un pájaro. El adulto coloca las piezas en la cartulina para que el bebé observe cuál es el lugar lógico de cada una y su posición. Luego hay que dejar que por sí mismo cree sus propios paisajes.

3. Pasar la pelota

Una pelota es el único material que se necesita para desarrollar este juego. Es importante elegir una del tamaño y peso adecuado, que el niño pueda tomar entre sus manos y lanzarla sin dificultad.

Sentados en el suelo con las piernas abiertas, el adulto pasa el balón rodando al pequeño y este se lo devuelve. Poco a poco, el juego se hace más difícil aumentando cada vez más la distancia entre los jugadores y, después, lanzando la pelota sin que toque el suelo.

4. Juego para ordenar por colores

El bebé ya puede aprender a distinguir los colores.

Un juego para que se entrene en esta habilidad consiste en escoger distintas piezas o juguetes de colores y enseñarle a clasificarlos. Para ello solo se necesita un trozo de cartulina de diferentes tonalidades. Hay que colocar los objetos de cada color sobre ella, quitar todas las piezas y dejar al pequeño que las clasifique por sí mismo.

5. Juego para aprender las formas

Los juegos encajables para bebés son muy prácticos para que el niño aprenda las formas geométricas.

Un sencillo juego consiste en recortar en la tapa de una caja de zapatos distintas formas (cuadrado, círculo, triángulo, rectángulo, rombo) y pintar cada una y el borde recortado de un mismo color. El paso siguiente es cerrar la caja y darle las formas recortadas al bebé para que intente introducirlas dentro por el hueco correspondiente.

6. Juego con el bebé: las partes del cuerpo

Imagen: opel2006

Este simple y divertido juego ayudará a que el niño desarrolle su habilidad manual, a la vez que aprende las distintas partes del cuerpo.

El primer paso es dibujar y recortar en una cartulina una forma de cuerpo humano, pero solo el tronco y la cabeza. Por otra parte, se recortan y colorean el resto de partes del cuerpo (brazos y piernas) y del rostro (ojos, nariz, boca y orejas). En cada pieza se pega un trozo de velcro y se repite la misma operación en las partes del tronco y cara en las que encajen. El pequeño deberá aprender a pegar cada pieza en el lugar que le corresponde.

Juguetes para bebés entre uno y dos años

La etapa que va desde uno a dos años del bebé estará marcada por el paso de juguetes estáticos, caracterizados por su simplicidad, a otros más dinámicos que presentan retos mayores para los pequeños. A esta edad suceden grandes cambios en el desarrollo del menor. «El niño adquiere mayor movilidad y autosuficiencia motora, así como inteligencia sensoriomotriz que le permite manipular objetos y explorar el espacio», apuntan los especialistas del Instituto Tecnológico de Producto Infantil y de Ocio, que recomiendan proporcionar a los bebés de esta edad «juguetes variados y dedicar mucho tiempo a interactuar con ellos a través de distintos tipos de juegos».

A la hora de elegir un juguete para el niño hay que tener en cuenta no solo su edad biológica, también las aptitudes y habilidades particulares de cada uno, ya que algunos tardan más que otros en superar determinados pasos de su desarrollo.

Entre los juguetes que aconsejan estos especialistas para esta etapa infantil destacan los siguientes: bloques de plástico para apilar y tirar, muñecos que representen el cuerpo humano, juguetes de construcción y de arrastre, balancines y columpios, pelotas, juegos de formas, rompecabezas de pocas piezas y grandes, juegos de arena, pizarras magnéticas y disfraces.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto