Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Albañilería y fontanería

Cisternas empotradas

Aunque visualmente ahorran espacio, cuando no se pueden ocultar en la pared es necesario levantar un tabique falso

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 1 octubre de 2008

Se lleva el minimalismo en el baño. Especialmente en aquellos de reducidas dimensiones, en los que aprovechar el espacio es una necesidad. Los inodoros de pie dejan paso a los inodoros suspendidos y las cisternas se esconden detrás de la pared para dar una mayor sensación de aire y conseguir una menor carga visual.

Pulsador en la pared

Las cisternas empotradas se reconocen porque en la pared tan sólo se aprecia un pulsador. Al contrario que las cisternas fluxor, que dejan a la vista también la tubería por la que discurre el agua que se descarga, estos modelos son muy discretos. El cuerpo de la cisterna se oculta dentro de una pared de obra (ladrillo) o en una pared falsa de pladur, por lo que se intenta que el grosor del aparato apenas supere los diez centímetros (hay modelos de tan sólo ocho centímetros).

Lo habitual es que las cisternas para empotrar estén fabricadas de una sola pieza para reducir el riesgo de fugas. Además, si no fuera así, en caso de avería habría que picar la pared para encontrarla, aunque la mayoría de estos sistemas facilitan el acceso a los elementos internos a través del cajetín del pulsador.

Se pueden instalar tanto en inodoros de pie como suspendidos, con una sujeción oculta que garantiza estabilidad al aparato. Además, al almacenar hasta nueve litros de agua, es frecuente que el cuerpo esté protegido de un material aislante, como el poliestireno expandido, para que no se produzcan condensaciones de agua en la pared. En cuanto al pulsador, puede ser de descarga interrumpida o de doble descarga.

Instalación

A la hora de instalar una cisterna empotrada hay dos posibilidades: hacerlo en pared ligera o en pared de obra. En el primer caso, la colocación de la cisterna requiere una estructura ligera en la que enganchar el mecanismo y una pared falsa para ocultarlo. En una pared de obra, por su parte, es necesario abrir el hueco correspondiente para empotrar la cisterna -hay que asegurarse de que el grosor de la pared es suficiente para albergar todo el equipamiento-.

Hay dos posibilidades: en pared ligera o en pared de obra

De esta manera, aunque visualmente apenas se aprecian el inodoro y el pulsador, en la pared se esconden la cisterna, el tubo de alimentación al inodoro, el mecanismo de descarga y los pernos, escuadras o elementos de sujeción del inodoro, entre otros, que quedan cubiertos por una placa frontal y el alicatado general del baño.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto