Consejos para cultivar la alegría guineana más allá del verano

A partir del otoño deberá reducir la cantidad y frecuencia de riegos
Por mediatrader 22 de agosto de 2006

La alegría de Guinea es un ejemplar que suele cultivarse de forma anual, desechándose al final del verano, cuando ha perdido la belleza de sus flores.

Sin embargo, no resulta demasiado complicado mantenerla en perfecto estado más allá de la época estival si se conocen las necesidades de riego de un ejemplar que requiere gran cantidad de agua durante su crecimiento, durante los meses previos a la estación estival y a lo largo del verano.

Pero a lo largo del otoño la transpiración de sus hojas es menor, al recibir durante menos tiempo los rayos del sol, por lo que es necesario reducir tanto la frecuencia como la cantidad de los riegos. De esta manera se evitarán enfermedades, tanto en las flores como en los brotes, y que la planta esté permanentemente encharcada al no absorber ni necesitar ese exceso de agua.

Deberá vigilar los ejemplares, retirando inmediatamente las partes dañadas, para que su olor no atraiga a potenciales predadores como el oídio o la botritis.