Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje

Maderas para tallar

Los requisitos fundamentales son que las maderas sean duras, consistentes, con el grano homogéneo y sin nudos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 11 febrero de 2004

La talla de la madera tiene como objeto dar a esta una determinada forma para que sea decorativa, ornamental o funcional. Este trabajo tiene diversas aplicaciones, desde las más artísticas a las más prácticas, y se realiza mediante un proceso de desbaste y pulido de la madera. Para esta tarea, se emplean gubias, formones y otras herramientas específicas para el tallado y rebaje. Para la talla se pueden utilizar muchos tipos de madera, los requisitos fundamentales es que sean duras, consistentes, con el grano homogéneo y sin nudos.

Maderas duras y con el grano homogéneo

Las maderas se pueden clasificar de acuerdo a varios parámetros. Uno de ellos es la dureza: hay maderas blandas, semiduras y duras. Cuando se talla madera, la dureza de la misma no es sinónimo de dificultad, ya que son más fáciles de trabajar y permiten acabados más minuciosos.

En las labores de tallado, también es importante el grano de la madera. Para obtener un acabado natural en trabajos muy elaborados, hay que evitar el uso de maderas con el grano marcado, que puedan restar calidad al resultado final. No obstante, en algunas ocasiones, el propio grano de la madera contribuye de forma positiva al efecto final.

Para la talla se pueden utilizar muchos tipos de madera, los requisitos fundamentales es que sean duras, consistentes, con el grano homogéneo y carentes de nudos.

Entre las maderas más fáciles de tallar destacan el cerezo, el cedro, el nogal o el peral

Entre las maderas más fáciles de tallar destacan el cerezo, el cedro, el nogal o el peral. Todas ellas tienen una textura muy fina y una madera dura y elástica que facilita la tarea de tallado. En el caso concreto del cerezo, la madera de este árbol permite un buen pulido y es perfecta para realizar relieves.

Las maderas más duras son más difíciles de tallar y se destinan, sobre todo, al tallado de obras de pequeño tamaño. En este grupo figuran las maderas de boj, castaño, caoba, tejo y ébano.

Herramientas para tallar madera

La talla de la madera se realiza mediante un proceso de desbaste y pulido. Para esta tarea se emplean gubias, formones y otras herramientas especiales para tallar, cortar y rebajar. Estos instrumentos deben ser de calidad y han de estar siempre en buen estado. Una gubia o un formón con rebabas, óxido o el corte mellado no solo pueden estropear cualquier trabajo, sino también provocar un accidente.

Estos instrumentos deben ser de calidad y han de estar siempre en buen estado

Las características y usos de este tipo de herramientas requieren estar afiladas en todo momento. Además, al ser herramientas muy cortantes, hay que evitar manejarlas con una sola mano y el corte se debe realizar en la dirección contraria al cuerpo.

Para golpear cinceles, gubias y formones, se emplean las denominadas macetas de albañil, unos mazos que se caracterizan por ser pesados y tener el mango corto.

Seis claves para iniciarse en la talla de madera

  1. De las cinco partes de la madera (corteza, cámbium, albura, médula vegetal y duramen o corazón), la más adecuada para la talla es el duramen, ya que en esa zona la madera es dura, consistente y tiene menos porosidad, lo que facilita su manipulación.

  2. Para obtener buenos resultados, la madera debe estar seca y sin nudos.

  3. Si nunca se ha realizado una talla en madera, la mejor opción es practicar con un trozo de tabla vieja. También se puede emplear un trozo de madera que resulte económica, como la de pino. Cuando se tenga un poco de pericia en la materia, se puede utilizar madera de cedro. Este material no es demasiado caro y su estructura densa y compacta facilita el trabajo de tallado.

  4. Antes de comenzar a tallar, conviene marcar el dibujo sobre la madera para disponer de una guía sobre la que trabajar.

  5. Los principiantes deben comenzar con motivos pequeños y con poca profundidad.

  6. Hasta que se consiga práctica y soltura, se puede prescindir de la maza y golpear el cincel con la mano, sobre todo, si el motivo es poco profundo.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones