Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje

Otras consideraciones para comprar un sofá

Para tumbarse sobre él es conveniente que tenga apoyabrazos anchos y mullidos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 10 agosto de 2006
img_sofasp
A la hora de comprar un sofá se debe tener en cuenta que su respaldo ha de ser cómodo y adaptarse perfectamente a la zona lumbar, de forma que estando sentados con la espalda sobre su respaldo no tendamos a encorvarnos o deslizarnos hasta abajo porque el sillón esté demasiado mullido.

Asimismo, el respaldo debe adaptarse a la curvatura de la espalda y la zona de apoyo de los riñones deberá ser mullida y relativamente pronunciada, con una suave curva hacia fuera.

La altura del respaldo también será tomada en consideración, porque debe permitir que todos los miembros de la familia puedan apoyar la espalda contra el respaldo y echar la cabeza ligeramente hacia atrás.

Los reposabrazos nos ayudan a sentarnos e incorporarnos, pero en ocasiones pueden utilizarse de improvisada almohada. Para estos casos lo mejor es que sean anchos y bien mullidos. Si por el contrario lo que se desea es sobre todo apoyar los brazos -función para lo que realmente fueron creados- mientras se está sentado estos deberán ser rígidos, de forma que los brazos no se hundan.

Procure que las patas que sustentan el sofá lo eleven, al menos, unos ocho centímetros, para facilitar la tarea de limpiar por debajo. Tenga en cuenta también que los productos de limpieza del suelo pueden dañar su tapizado, por lo que se ha de tener mucho cuidado al emplearlos.

Si las patas del sofá son de metal deben estar protegidas por algún antioxidante y además disponer de algún sistema, como tacos de goma, para evitar rallar el suelo.

Compruebe también que el sofá se adapta a sus necesidades, porque si lo que quiere es recostarse sobre él puede resultar interesante adquirir uno que disponga de algún mecanismo desplegable o extraíble que nos permita apoyar las piernas estiradas. Si desea uno de estos modelos compruebe la fiabilidad y facilidad de uso del mecanismo de apertura.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones