Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje

Remaches, unión segura de los materiales

Su principal función consiste en fijar dos piezas, del mismo material o diferente, de forma rápida y segura

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 7 marzo de 2003

El remache es una pieza de ferretería muy habitual en los trabajos de carpintería. Está compuesto por dos partes: un tubo cilíndrico, denominado vástago, y una cabeza de un diámetro mayor para que, al introducir el remache en un agujero, quede encajado. Es un sistema de fijación que une dos piezas distintas, sean o no del mismo material, de una forma rápida y segura. La principal ventaja de los remaches reside en que es posible emplearlos para uniones a las que sólo se accede por una de las dos superficies que se van a ensamblar.

Tipos de remaches

Remaches y tornillos comparten la misma función: ambos se emplean para ensamblar dos elementos. Sin embargo, los primeros no son reutilizables, ya que sólo es posible usarlos una única vez. Sí se asemejan en el modo de clasificarlos, que como los tornillos depende de las distintas formas que tienen sus cabezas:

  • Alomado: es el más demandado por su versatilidad y diversidad de usos. Está disponible en una gran variedad de diámetros y longitudes.

  • Avellanado: se emplea cuando se necesita un acabado plano, en el que no sobresalga la cabeza del remache en las piezas que se ensamblan.

  • Ancho: esta cabeza permite remachar materiales de diferentes resistencias. Al tener mayores dimensiones, reparte las cargas mejor y evita la deformación de las superficies que se unen.

Cómo se utilizan

Para realizar un ensamblaje con este tipo de fijación, es imprescindible utilizar una remachadora. Es una herramienta que no perfora por sí sola, sino que ejerce una fuerza tractora sobre el remache hasta insertarlo en la superficie.

La remachadora no perfora por sí sola, sino que ejerce una fuerza tractora sobre el remache hasta insertarlo en la superficie

En primer lugar, con la ayuda de un taladro, se deben realizar en las dos piezas los orificios pasantes. Es conveniente que los agujeros sean precisos y perpendiculares para que el remache encaje y no queden holguras que debilitarían la unión.

A continuación, se introduce el vástago de la pieza en la boquilla de la remachadora y se acciona la herramienta varias veces hasta que la cabeza del remache se inserte en los orificios.

En general, una misma remachadora permite colocar fijaciones de diversos tamaños y formas. La mayoría de las herramientas se equipan con varias boquillas intercambiables, que sirven para alojar distintos cabezales de remache.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto