Sencillo consejo para aportar el fósforo necesario a las plantas sin fertilizantes

Distribuir unas cuantas cerillas en la maceta será más que suficiente
Por mediatrader 23 de junio de 2005

Para quienes se acaban de introducir en el mundo de la jardinería es complicado saber qué otras posibilidades tienen a mano al margen de los socorridos fertilizantes químicos. A continuación se explica una sencilla solución para aportar el fósforo necesario a los ejemplares:

El fósforo, junto al nitrógeno y el potasio, es uno de los elementos fundamentales de los que se nutre una planta. Si efectivamente quiere aplicarlo sin recurrir a productos inorgánicos, lo que debe de hacer es coger unas cuantas cerillas, mojarlas e insertarlas en la tierra, bocabajo, alrededor de la planta que quiere abonar. La cerilla tiene en su extremo un alto contenido en fósforo que, con la ayuda del agua, será absorbido rápidamente por el ejemplar.

Este sencillo truco es especialmente aconsejable para las plantas frutales y las herbáceas, puesto que son las que más cantidades de fósforo necesitan. No obstante, cerciórese antes de aplicar esta técnica de si el ejemplar sobre el que la va a poner en práctica requiere un aporte adicional de este componente.