Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Mascotas obesas

La mitad de los perros y gatos europeos tienen problemas de sobrepeso

¿Le sobra peso?

En los últimos años han comenzado a detectarse en los animales de compañía -perros y gatos principalmente-, problemas de obesidad muy similares a los que se dan en las personas. Un reciente estudio de la compañía de nutrición animal Hill’s Pet Nutrition asegura que el 76% de los propietarios están convencidos de que el peso de sus animales es normal, pese a que el 50% de los canes y felinos europeos tienen sobrepeso.

La obesidad afecta sobre todo a perros y gatos. Los problemas de nutrición de cobayas, conejos o hámsteres suelen ser otros y las aves saben administrarse el pienso a lo largo de la jornada sin caer en la glotonería, explica Marcos Makowski, veterinario del Centro de la Asociación Nacional de Amigos de los Animales (ANAA).

Existen tablas orientativas sobre los pesos ideales de las diferentes especies y razas de animales de compañía, pero, al igual que en las personas, son sumamente variables y han de tener en cuenta, al menos, el sexo y edad del ejemplar. La obesidad, generalmente, está causada por una abundante ingestión de calorías frente a un bajo consumo energético, fruto de cierta falta de ejercicio. La gordura se manifiesta como un exceso de grasa que se acumula en el tejido adiposo. Para valorar si una mascota tiene la constitución corporal adecuada el propietario debe observar su silueta y seguir los siguientes pasos:

  • Se debe poder palpar su cintura, justo detrás de las costillas.
  • Las costillas han de poder contarse y palparse.
  • El abdomen ha de estar plano y firme.

Cuando existe un problema de sobrepeso, el abdomen pierde firmeza, la cintura del animal suele ser difícil de palpar y lo mismo sucede con las costillas. En los animales obesos el abdomen aparece normalmente distendido, se pueden tentar cúmulos de grasa y es imposible encontrar la cintura y buena parte de las costillas. El sobrepeso es el paso anterior a la obesidad y ésta puede afectar considerablemente a la salud de los animales, llegando incluso a mermar su esperanza de vida.

Puede ocurrir que el animal obeso padezca algún tipo de enfermedad endocrina que favorezca el aumento de peso, la más común es el hipotiroidismo. Además, los machos castrados y las hembras tienden, en mayor medida, a padecer obesidad. Los labrador retriever, Cocker spaniel y los Dachshunds o perros salchicha son algunas de las razas de perros más propensas a engordar. Pero, según Makowski, la obesidad en los animales de compañía depende sobre todo de la combinación de tres factores:

  • La propensión fisiológica o de carácter del ejemplar. El ejemplo más llamativo lo constituye el perro labrador, que pertenece a una raza “insaciable” a la hora de comer y además es muy tranquila, mostrando pocos deseos de moverse.
  • El perfil del propietario. Este factor tiene su lógica: si una persona mayor vive sola, lleva una vida tranquila y posee un animal, éste tendrá una existencia igual de apacible. Si su fiel amigo es un gato persa que posee un carácter muy sedentario y le encanta comer, será muy probable que su peso ideal se vea superado en algún kilo.
  • El tipo de vida. No es lo mismo un “perro de piso” que el guardián de una finca, ni hace el mismo ejercicio un animal cuyos propietarios son una pareja joven, que sale a menudo a pasear, que el que realiza una mascota que acompaña a una persona mayor.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 4]
  • Ir a la página siguiente: Obesidad y salud »

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones