Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Depósitos para mileuristas

La inversión más apropiada para los mileuristas son las imposiciones a plazos muy cortos

Uno de cada tres asalariados en España es mileurista, estado que afecta a 4,5 millones de trabajadores. El 30% de los empleados tuvo en 2011 un salario mensual inferior a 1.218 euros brutos, según los datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA) sobre salarios. Debido a las especiales características de este tipo de cliente bancario, a la hora de invertir o guardar sus ahorros, lo más aconsejable es que se decante por imposiciones a periodos muy cortos. Este artículo desvela las peculiaridades de este tipo de depósitos y enumera los más interesantes que hoy en día ofrecen las entidades bancarias.

Productos de ahorro tradicionales

Los mileuristas, por regla general, se encuentran entre los trabajadores con menor capacidad de ahorro. Con innumerables problemas para llegar a final de mes y cuentas de ahorro no demasiado llamativas, no es fácil que decidan invertir en la renta variable (Bolsa, warrants, futuros, etc.), sino en productos de ahorro tradicionales que incrementen su exiguo capital. Este tipo de ahorrador busca seguridad y que se garanticen sus aportaciones, aunque las remuneraciones sean más que decepcionantes.

Los mileuristas buscan inversiones seguras en las que se garanticen sus aportaciones, aunque las remuneraciones sean decepcionantes

No hay ningún diseño específico para estos trabajadores con escaso poder adquisitivo, pero hay algunos productos que se pueden amoldar a sus necesidades:

  • Estas imposiciones no deben implicar aportaciones que sean de manera mediana exigentes, sino que el importe mínimo deba partir de 500 euros y en ningún caso superar los 2.000 euros.

  • Los plazos de permanencia no tienen que ser muy elevados. Deben ser modelos lo más cortos posible (a uno, dos y tres meses), para que puedan ajustarse a las obligaciones de pago y el mantenimiento de las necesidades más básicas de un asalariado mileurista.

  • Contratar propuestas que pueden incrementar algo más sus ingresos de manera regular, como los depósitos que abonan su rentabilidad cada mes, trimestre o semestre y no al vencimiento.

  • Acudir a las ofertas promocionales para nuevos clientes: si bien disponen de plazos un poco más largos (unos 12 meses), permiten a sus depositantes mejorar sus ganancias al remunerarlos con hasta el 4% en sus tipos de interés.

  • Seleccionar productos cuyas cancelaciones no estén penalizadas.

Desde plazos más cortos a adelanto de intereses

Varias son las fórmulas para que los mileuristas puedan concentrar sus ahorros a través de un depósito y conseguir un poco más de liquidez todos los meses o al final de su vencimiento.

Destaca la oferta de Bankia, cuyo Depósito 1 Plus, a un solo mes, brinda una mejor rentabilidad para este plazo de permanencia. No tiene gastos ni comisiones de administración o mantenimiento y permite la liquidez inmediata. En caso de reembolso anticipado, se aplicará el 50% del tipo de interés vigente en el momento de realizar la imposición.

Aun para tiempos más cortos se puede contratar en el mercado bancario el PlazoNet 15, de Caja España-Duero. Es un depósito a 15 días, que posibilita obtener una rentabilidad fija del 2% nominal anual, aunque su contratación es exclusiva por Internet.

Otra posibilidad es aceptar la propuesta de Unnim, cuyos Depósitos Banca Electrónica, también contratados a través de la Red, dan un 1,9% de rentabilidad para un periodo de un mes y requiere una aportación de 1.000 euros, aunque aplica una penalización por la cancelación anticipada del 1%.

Para los mileuristas son muy interesantes los depósitos que generan intereses todos los meses y no al vencimiento

Con unos pocos días más de permanencia está la apuesta confeccionada por Caja 3: el Depósito Naranja Caja 3 on line, una imposición a plazo fijo (tres meses) con alta rentabilidad y contratación exclusiva on line. Abona intereses al vencimiento y se puede suscribir desde 1.000 euros.

Banesto presenta para estas ocasiones su gama de imposiciones a plazo fijo a uno, tres y seis meses que se pueden contratar solo por Internet. Se puede acceder a estas imposiciones desde 600 euros, con rentabilidad según el plazo, y sin gastos ni comisiones de administración o mantenimiento.

Otra variante de depósitos para esta clase de clientes con escaso poder adquisitivo es la representada por los productos que generan intereses todos los meses y no al vencimiento.

Uno de ellos es el Depósito Sprint on line, de Novagalicia Banco. Se puede conseguir un 2,4% T.A.E. a diez meses, aunque con una variante: es de un 2% nominal anual durante los nueve primeros meses y finaliza con un 6% el último mes. El importe mínimo para acceder a esta imposición es de 2.000 euros.

Catalunya Caixa cuenta con el Depósito Libre, a un periodo de 12 meses, con liquidación de intereses mensual y disponibilidad total o parcial que permite disponer del dinero cuando se necesite.

Ibercaja tiene en su oferta el Depósito Disponible, a plazo fijo, que puede cancelarse en cualquier momento, sin penalización.

La propuesta de Caja Vital posee un periodo de permanencia más elevado a cambio de subir un poco más su rentabilidad. Se comercializa bajo la denominación de Depósito 15, con un tiempo de 15 meses. Los tipos de interés son del 3% T.A.E. -fijo en el primer trimestre y referenciado al euríbor en los siguientes trimestres-.

Por su parte, Banco Sabadell tiene el Depósito Bienvenida, a un plazo de 12 meses, y confeccionado para nuevos clientes. Se puede obtener una elevada remuneración, que llega hasta el 4% T.A.E., y puede contratarse desde 600 euros.

Para plazos ultracortos, mejor los pagarés

Debido a las especiales necesidades de liquidez de estos trabajadores, una de sus preferencias son los depósitos a plazos ultracortos (días o semanas de permanencia). Esta posibilidad está presente en la mayoría de las propuestas de la actual oferta bancaria, aunque genera una rentabilidad casi insignificante.

Para estos casos, es más aconsejable dirigirse hacia los pagarés bancarios, que por los mismos plazos proporcionan una remuneración más generosa de entre el 2% y el 3%. Eso sí, asumen más riesgos porque no se pueden realizar rescates parciales o totales, a no ser que se vendan en el mercado secundario a un cambio por debajo del precio de compra. Pero para siete, 14 o 21 días merece la pena optar por este modelo de ahorro, siempre que en este periodo no se deba afrontar ningún gasto.

RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones