Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Depósitos que exigen un capital elevado

Algunos productos incrementan el mínimo de entrada, pero brindan una mayor flexibilidad y rentabilidades más altas

Las aportaciones mínimas para contratar un depósito no son un factor determinante en la mayoría de las ofertas del mercado. Entre los plazos fijos, abundan incluso productos que requieren un solo euro. No obstante, algunos elevan el capital de entrada a cambio de otros beneficios: una mayor flexibilidad, la posibilidad de realizar sucesivas imposiciones a distintos vencimientos, tipos de interés adaptables a los diferentes plazos, elección de la divisa según la conveniencia y rentabilidades más altas.

Personalidad propia

Imagen: Eric Caballero El rendimiento medio de los depósitos se encuentra a la baja en comparación con su situación hace un par de meses: con condiciones de contratación parejas, la mayoría de los bancos y cajas ofrecen hoy una ganancia estimada entre el 3% y el 4% TAE. El sector bancario busca compensar la caída en la contratación de depósitos registrada durante el primer semestre de este año, que ronda el 18% de media, frente al 25% que alcanza en algunas de las entidades bancarias más destacadas.

La rentabilidad de algunos depósitos que exigen un mínimo elevado se acerca al 5%

Entre una oferta uniforme, se distinguen con características propias los depósitos que exigen más capital al inicio. Algunos brindan una rentabilidad superior a la media. En el caso de Caixa Balears, se pide una aportación mínima de 10.000 euros, pero se ofrece un buen rendimiento: del 4,91% TAE. La disponibilidad para cambiar el dinero hacia nuevas posiciones es una condición necesaria en la contratación de estos productos.

Especiales para empresas

La gama de depósitos para empresas destaca entre los productos con aportaciones mínimas elevadas. Buscan sacar el máximo rendimiento a los saldos de tesorería, con imposiciones a plazo flexibles que se adecúan a cada cliente, facultades de cancelación anticipada y posibilidades de obtener una fiscalidad más conveniente, si se reducen del 18% al 15% los rendimientos del depósito. Las exigencias de capital oscilan desde una aportación mínima de 1.000 euros hasta los 500.000.

Caja Madrid cuenta con el Eurodepósito, destinado a empresas que deseen colocar a plazo fijo sus remanentes de tesorería. Exige una aportación mínima de 500.000 euros por un plazo fijo sin retenciones, con posibilidad de cancelación anticipada y liquidación al final del período de imposición. Su característica más destacada es que el cliente elige el plazo y la divisa. Otra de las entidades que ofrece productos con alta exigencia de capital para empresas es Kutxa, con su Depósito Tesorería. La rentabilidad es variable, vinculada a un índice de referencia que fluctúa en función del plazo de imposición pactado. Se contrata entre dos y 90 días, con una imposición mínima de 30.000 euros.

Los depósitos para empresas permiten obtener una fiscalidad más beneficiosa

En muchas ocasiones, las condiciones contractuales de los depósitos para empresas permiten realizar sucesivas imposiciones a distintos vencimientos y tipos de interés adaptables a los diferentes plazos. Es una ventaja porque permite acompañar los movimientos de caja de la empresa. La liquidación se realiza al vencimiento, pero a veces requiere una cuenta asociada para hacerse efectiva y el rescate anticipado impone una penalización del 20% de los intereses acumulados. En estos casos, es conveniente que los titulares de la cuenta sean los beneficiarios de la desgravación fiscal que acompaña al producto.

La mayor complejidad en este tipo de depósitos requiere la máxima atención. Hay que conocer, incluso, la información preliminar con la que se promocionan. Las imposiciones mínimas elevadas pueden estar relacionadas con las particularidades más variadas. Hay depósitos para fondos provenientes de otras entidades, cuya contratación exige un incremento del saldo en las cuentas del titular desde una fecha dada y "que supere al menos en un 80% el importe que se quiere contratar", una condición que apenas se exige en los depósitos corrientes.

SITUACIÓN ACTUAL DE LOS DEPÓSITOS

Si se desea una inversión segura y garantizada, los depósitos son una de las opciones más adecuadas. No obstante, la búsqueda de mayor rentabilidad mediante estos productos bancarios está acotada a las promociones de bienvenida de bancos y cajas, que ofrecen hasta dos puntos más que la media por periodos cortos al inicio, por lo general a un mes.

El inconveniente es que, para sostener una inversión en el tiempo con buenas rentabilidades, hay que mover el dinero al compás de las ofertas, que se renuevan cada día en Internet (el medio óptimo para contratar productos con estos beneficios). El reclamo “sin comisiones” de algunos depósitos funciona como un atractivo adicional, pero muchas veces está asociado a la contratación de cuentas o tarjetas que sí las tienen.

Cuando se haya contratado un depósito que esté a punto de vencer y se quiera renovar, es fundamental encontrar una rentabilidad atractiva para mover el dinero antes del vencimiento: al no dar la orden contraria, algunas entidades los renuevan de manera automática y pueden aplicar tipos muy bajos, del 0,75% al 1%. Esto puede privar al cliente de disponer del dinero hasta que termine el plazo, además de obtener muy pocas ganancias.

RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones