Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

El sector turístico en Bolsa

Invertir en turismo no es una opción de riesgo, aunque es uno de los sectores más sensibles a la recesión económica

Llega el verano, la temporada turística por excelencia, aunque la crisis económica amenaza este año las vacaciones de miles de españoles. Y también, a los valores turísticos en Bolsa, ya que precisamente este sector es el más sensible a los cambios de hábito o tendencia de los consumidores. Aunque, en principio, no es una inversión de riesgo para el pequeño y medio inversor, los títulos del sector turístico no ofrecen nítidas revalorizaciones, y sí cuentan, en cambio, con la circunstancia agravante de poder verse afectados por hechos exógenos al sector, como la recesión económica o los atentados terroristas.

Escasa presencia en el mercado

España, a pesar de ser un país turístico, no está posicionado con la fuerza necesaria en la renta variable y el sector turístico. Solamente está representado por cuatro compañías, dos del subsector hotelero y dos líneas aéreas: Sol Meliá, NH Hoteles, Iberia y Vueling. Atrás quedaron los tiempos de Amadeus, Aldeasa o Parques Reunidos, que consiguieron dar más atractivo al panorama con una oferta más amplia. Lo cierto es que, aunque la posibilidad de operar en los mercados bursátiles europeos es más amplia, su oferta en valores turísticos está también por debajo de la de otros sectores, y a pesar de que se pueden contratar títulos de las principales aerolíneas -aunque con determinadas lagunas sectoriales-, tampoco están lo suficientemente representados en la renta variable. La oferta queda limitada a los grandes touroperadores, como es el caso de TUI.

Los valores hoteleros y los de aerolíneas tienen comportamientos opuestos, ya que mientras los primeros mantienen cierta estabilidad en su cotización, las líneas aéreas generan movimientos más erráticos y, especialmente en los últimos tiempos, están expuestas a vaivenes corporativos que afectan a sus empresas. En lo que presentan un comportamiento homogéneo los grupos españoles del sector turístico es en las pérdidas que acumulan en este ejercicio, que alcanzan los dos dígitos; Iberia, Vueling, NH Hoteles y Sol Meliá tienen, respectivamente, descensos del 21%, 14%, 13% y 12%; un aspecto que debe tenerse en cuenta a la hora de decidirse a invertir en alguna de estas empresas. Además, también es importante saber que tan sólo Iberia cotiza en el "Ibex-35", lo que le proporciona mayor liquidez a la hora de entrar y salir en el mercado sobre los demás títulos.

Los valores hoteleros son más estables que los vinculados a aerolíneas, más adecuados para inversores agresivos

La evolución de los valores asociados al turismo depende, en gran medida, de factores ajenos al sector. Además, no todos se ven afectados por las mismas situaciones. Así, los títulos de la cadena Sol Meliá, cuyos alojamientos hoteleros están repartidos por todo el mundo -especialmente en los destinos turísticos de América Latina- se ven afectados por cualquier atentado o síntoma de inestabilidad política. NH Hoteles, por su parte, tiene su punto fuerte en el segmento urbano y su evolución bursátil depende, sobre todo, de la pernoctación a nivel nacional.

Por lo que respecta al sector aéreo, desde que salió a Bolsa, Iberia se ha mantenido cotizando en una horquilla no excesivamente amplia (entre 1,30 y 3 euros), por lo que se trata de una inversión indicada para perfiles si no conservadores, al menos poco agresivos. Vueling, por el contrario, destaca por la elevada especulación y volatilidad de sus títulos, que pueden subir en una sola sesión un 5%, lo que la convierte en una de las empresas preferidas por los inversores más agresivos que puedan operar en el valor con operaciones intradía (en el mismo día). Esta compañía, precisamente, ha experimentado durante los últimos meses fuertes oscilaciones en su cotización debido a la posible entrada de nuevo accionariado, y a las dudas que acechan sobre la viabilidad de su negocio.

Particularidades del sector

Los títulos asociados al Turismo ostentan una serie de particularidades que deben ser tenidas en cuenta por el inversor a la hora de posicionarse en alguno de ellos, al igual que los parámetros que influyen en la evolución en Bolsa de estas empresas.

A favor de estas empresas:
  • Las cifras de entrada de turistas en España son bien recibidas por estas compañías, siempre y cuando representen mejoras con respecto a otros períodos anteriores.

  • La positiva evolución de las pernoctaciones en los hoteles también se refleja en las cotizaciones de estas empresas. Obviamente, es durante los períodos vacacionales cuando estas cifras presentan mejores resultados y los valores cotizan al alza.

  • Las sociedades de capital riesgo tienen bastante interés por los grupos hoteleros que cotizan en bolsa, por lo que puede ser interesante tomar posiciones (comprar) en ellos, ante la posibilidad de que cristalice un movimiento corporativo.

Acontecimientos que perjudican a estos valores:
  • Atentados: Cuando se produce un atentado, son precisamente los valores del sector turístico los más sensibles, y sus pérdidas son mayores, tal y como se pudo comprobar con los atentados de las "Torres Gemelas" en Estados Unidos.

  • Encarecimiento del petróleo: La escalada del crudo puede lastrar los títulos de las compañías aéreas, que dependen fundamentalmente de esta energía, porque limitan los beneficios que puedan obtener estas empresas.

  • Recesión económica: Uno de los sectores que antes se resiente en los períodos de recesión económica es el turístico, ya que los ciudadanos cambian sus hábitos: realizan menos desplazamientos, sus viajes son más cortos.

POCO ATRACTIVO POR DIVIDENDO

Las empresas del sector turístico no se distinguen por ofrecer una buena rentabilidad por dividendo, más bien todo lo contrario. Dos de ellas (NH Hoteles y Vueling) ni tan siquiera lo reparten entre sus accionistas.

Iberia y Sol Meliá, por su parte, han tenido una rentabilidad por dividendo durante los últimos 12 meses del 1,39% y 1,33%, respectivamente. Estas cifras las sitúan en el escalafón más bajo de las empresas que cotizan en el Mercado Continuo por este concepto, y claramente por debajo de otros sectores más generosos a la hora de hacer efectiva esta retribución como el bancario, las eléctricas, y las empresas de construcción o de telefonía.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones