La rentabilidad de las supercuentas

El interés real que ofrecen, de hasta el 4,3% TAE, es el más alto de la historia. Su inconveniente es que no permiten realizar operaciones básicas como domiciliar nóminas y recibos
Por Gracia Terrón 21 de septiembre de 2007

Las supercuentas, cuentas corrientes que remuneran el ahorro a un tipo de interés atractivo, nacieron en el año 1987, bajo la inspiración de Emilio Botín, presidente de banco Santander. Hasta ese momento, los intereses de las cuentas eran nulos o apenas alcanzaban el 0,5%. Desde entonces, la historia de este producto no ha hecho más que crecer y, en la actualidad, se puede decir que se encuentran en un momento de máximo esplendor. Con la subida de los tipos de interés, que han pasado del 2% en el año 2002 hasta situarse en el 4% actualmente, las entidades han ido apostando con fuerza por este tipo de activos, seguros, fáciles de entender y con los que suelen atraerse a numerosos ahorradores que huyen de los productos con riesgo. Hoy día, algunas de las mejores cuentas de ahorro ofrecen intereses que superan el 4,3%, lo que bate la rentabilidad de la Letra del Tesoro a un año, el activo seguro por excelencia.

Las mejores ofertas

Las mejores ofertasEn la actualidad hay que tener en cuenta una circunstancia que incrementa aún más el valor de estas cuentas: con la inflación controlada en el 2,2%, la rentabilidad real que ofrecen estos productos es más alta que nunca. Es decir, si se resta al tipo de interés que ofrecen las entidades la subida del IPC, el ahorro real que se obtiene actualmente con estas cuentas es de los más altos de toda su historia. José Antonio Pérez, director de estrategia y márketing de Openbank, asegura que llevan trece años lanzando productos con intereses más altos que los tipos oficiales. Y puntualiza: “la inflación era hace una década bastante más alta, con lo que es posible que un tipo como el 11% TAE a un mes o el 4% TAE a un año sea el tipo de interés real más alto ofertado hasta ahora”. En cualquier caso, el cliente debe saber que este tipo de cuentas, que llevan el apellido de ‘ahorro’, suelen funcionar en realidad como meros depósitos. Sí que se puede rescatar el dinero sin tener que atenerse a plazos y sin ninguna penalización, pero no suelen permitir realizar operaciones básicas como domiciliar recibos, la nómina y realizar transferencias.

El cliente debe saber que este tipo de cuentas, que llevan el apellido de ‘ahorro’, suelen funcionar en realidad como meros depósitos

Ahora, la cuenta de ahorro más rentable es la que ofrece una pequeña caja de ahorros balear, Sa Nostra, que da un tipo de interés del 4,39%. Le siguen otras promociones como la Cuenta Naranja de ING Direct, la Cuenta Depósito de Oficina Directa Banco Pastor, la e-Cuenta Net Duero, todas ellas al 4%. También son interesantes las cuentas de ahorro de Cortal Consors, denominada Cuenta Activa, al 3,75%, o las cuentas de Uno-e y Openbank, al 3,5%.

Una de las características comunes a todas estas cuentas es que, para obtener la rentabilidad prometida, el cliente debe contratarlas on line, es decir, por internet. Este canal renovó el interés por las supercuentas a finales de los 90. En aquel entonces, ofrecían intereses de hasta el 5%. No obstante, la inflación española llegó a superar en algunos momentos el 4%, con lo que la rentabilidad real, una vez descontado el poder adquisitivo que se desaprovecha ante la subida de precios, era más bajo que en la actualidad.

Además, en la banca tradicional también se localizan ofertas interesantes: Destaca, por ejemplo, Caja Madrid, cuyos responsables han manifestado recientemente su intención de colocarse entre las entidades que mejor rentabilidad dan por el pasivo en España. La caja de ahorros madrileña ofrece un 3,25% en su Cuenta Superior por Internet. La Cuenta Citibank ofrece este mismo interés, del 3,25%…

Rentabilidad de la supercuenta

Como con cualquier producto de ahorro, la rentabilidad que se obtiene con una supercuenta dependerá del tiempo en que se mantenga el saldo invertido. Las entidades dan el dato de la rentabilidad TAE, es decir ofrecen la cifra de lo que renta la cuenta en el periodo de un año. Así, por ejemplo, 6.000 euros depositados durante 365 días en una cuenta al 4,3% TAE darían unas ganancias netas de 248 euros. La cifra es destacable y contrasta, por ejemplo, con el interés que dan las cuentas a la vista de baja remuneración, cuyo interés medio se sitúa actualmente en el 0,63% TAE, según datos del Banco de España a cierre de julio. Los mismos 6.000 euros invertidos un año en una de estas cuentas a la vista rentarían tan sólo 40,8 euros al año.

Destinatarios

La sencillez del funcionamiento de este producto, depositar ahorros en una entidad y recoger periódicamente un tipo de interés por el capital acumulado, sin correr ningún tipo de riesgo, es una de las virtudes más alabadas de las supercuentas y que las convierten en un instrumento apto para todo tipo de usuarios y perfiles de inversión. Luis Javier Ruiz, director de márketing de Bancopopular-e.com, asegura que “en los últimos meses, fruto de la subida de tipos de interés ha convertido a las cuentas de ahorro y los depósitos en productos cada vez más demandados por su rentabilidad. Estos instrumentos están atrayendo tanto el inversor más tradicional como aquel otro que, aunque disponga de otros productos no garantizados, busca tener una parte de su inversión en activos libres de riesgo”, afirma.

Sofía Rodríguez-Sahagún, directora general de Cuenta Naranja de ING Direct, asegura por su parte que este tipo de cuentas cubren una “necesidad universal: la de obtener más por el dinero, pero con total disponibilidad. Esta disponibilidad es la que la hace un producto universal porque todo el mundo necesita tener una parte de su ahorro disponible, para unos fines u otros, y lo lógico es rentabilizar también esa parte de tu ahorro hasta que llegue el momento de utilizarlo”, comenta. Rodríguez-Sahagún opina que uno de los aspectos más valorados de este producto es su ventaja de obtener alta rentabilidad con el dinero siempre disponible, y no sujeto a plazos, como ocurre con otros productos financieros.

¿Por qué sube el interés de las cuentas?

El principal atractivo y gancho de las supercuentas es su alta rentabilidad. En la actualidad, las entidades financieras se encuentran enroladas en una guerra sin precedentes por captar el ahorro de los particulares y, de hecho, uno de sus productos estrella es, precisamente, este instrumento. Mientras los tipos sigan al alza, la tendencia de las cuentas de ahorro que comercializan bancos y cajas de ahorro será ineludiblemente subir. Desde Openbank, José Antonio Pérez asegura que en su entidad han subido diez veces sus tipos en los últimos quince meses, cinco de ellas durante este año. “La política de nuestra entidad ha sido siempre trasladar a sus clientes de ahorro las subidas de tipos que se van produciendo en el mercado”, añade.

Jorge Buergo, director de marketing de Caja Duero, por su parte, afirma que en su entidad la estrategia seguirá marcada por el lanzamiento de nuevas ofertas agresivas. “Nos hemos dado cuenta de que los clientes valoran la seguridad rentable. La demanda de productos de ahorro como cuentas y depósitos está experimentando un crecimiento exponencial en los últimos meses”, precisa. En opinión de Buergo, otro aspecto que está animando a las entidades a apostar por estos productos es la volatilidad que se vive en la bolsa en estos momentos. “La crisis crediticia que ha azotado a los mercados este verano ha hecho decaer la confianza en instrumentos como las acciones o determinados fondos de inversión, con lo que gran parte del dinero se está refugiando ahora en cuentas y depósitos”, añade Jorge Buergo.

Para los próximos meses se espera también que se mantenga la batalla comercial entre las entidades financieras en este campo. Jorge Buergo opina que, mientras los tipos de interés sigan subiendo (y es probable que en Europa veamos nuevas subidas tal y como ha insinuado el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet), la rentabilidad de las cuentas también se incrementará.